El síndrome de Charles Bonnet

En el año 1760, un naturalista suizo llamado Charles Bonnet se vio bastante preocupado cuando su abuelo Charles Lullin comenzó a experimentar un desfile de “visiones mágicas y divertidas”. El anciano de ochenta y nueve años de edad estaba siendo visitado por visiones de personas, aves, carros y edificios, todo lo cual era invisible para todos menos para él. Aparentemente, estos misteriosos objetos eran materializados de forma espontánea a través de los pocos pedazos de mundo que todavía era capaz de percibir debido a sus cataratas.

Alucinaciones del síndrome de Charles Bonnet (2)

El abuelo de Bonnet no mostraba otros signos de pérdida de lucidez, de hecho, parecía bastante sano, aparte de las vívidas alucinaciones. Por otra parte, el anciano era muy consciente de las cosas extrañas que estaban en su mente. Bonnet catalogó las curiosas circunstancias de su abuelo, y con el tiempo la condición que él describió llegó a ser conocida como el Síndrome de Charles Bonnet, o CBS. Numerosos casos similares se han registrado en las décadas posteriores a la fecha, y aunque ha sido considerada como una enfermedad rara, la evidencia reciente sugiere que está mucho más extendida de lo que se creía anteriormente.

Para los afectados con el síndrome de Charles Bonnet, el mundo a veces es adornado con imágenes vivas aunque irreales. Algunos visualizan las superficies cubiertas con patrones que no existen, como ladrillo o azulejos, mientras que otros ven objetos fantasmas con sorprendentes detalles, incluyendo a personas, animales, edificios o cualquier otra cosa que su mente pueda evocar. Estas imágenes permanecen desde unos segundos hasta varias horas, apareciendo y desapareciendo bruscamente. Pueden consistir en elementos comunes tales como botellas o sombreros, o sin sentido para la realidad como niños bailando con flores gigantes como cabezas.

Alucinaciones del síndrome de Charles Bonnet (5)

De esta forma deberían ser las alucinaciones de Bonnet en alguien afectado por glaucoma.

La mayoría de los enfermos por el síndrome de Charles Bonnet son personas en las primeras etapas de la pérdida de la visión, y las alucinaciones por lo general comienzan mientras su visión esta todavía presente, disminuyendo de forma paulatina. La causa más común es la degeneración macular, una enfermedad en la que ciertas células sensibles a la luz de la retina tienen un mal funcionamiento y causan un punto ciego en el centro de la visión que empeora lentamente. Otras enfermedades oculares como el glaucoma y las cataratas pueden causar los síntomas como tal, y en algunos casos poco frecuente se han diagnosticado en personas sin problemas de visión detectables en absoluto. La probabilidad de tener visiones como las de Bonnet también parece aumentar en las personas que han limitado su interacción social, como las personas que viven solas.

Incluso las personas con la vista dañada a menudo se sorprenden por la claridad de estas alucinaciones. La condición no causa una serie de imágenes vagas y flotantes, las visiones son muy detalladas, y muy a menudo se adaptan a su entorno. Un hombre inexistente puede sentarse y relajarse en una banca en la vida real, o un convoy de huevos escalfados puede cubrir por si mismos una repisa de una chimenea legitima. A veces, un segmento significativo de la realidad es alterado – como una escalera que se convierte en una empinada ladera de montaña o una habitación que se transforma de tamaño y forma – haciendo que el mundo sea difícil de explorar. Los objetos reales incluso pueden desaparecer por períodos de tiempo, dejando poca o ninguna evidencia de su presencia anterior.

 

Un porcentaje significativo de los pacientes también describen caras flotantes sin cuerpo que se retuercen en su campo de visión, a veces al azar. Estos a menudo tienen grandes ojos sin pestañas, dientes prominentes, y características que recuerdan a una gárgola de piedra.

 

Las imágenes de personas son una ocurrencia común, aunque las caras familiares son raramente vistas. La mayoría de las apariciones son extraños, aunque hay muchos reportes dónde la gente ve a sus seres queridos fallecidos durante estos episodios de alucinaciones. Estas personas fantasmas normalmente tienen expresiones agradables en sus rostros, y pasan el tiempo en un misterioso silencio, haciendo contacto visual frecuente con el espectador. Curiosamente, un gran número de estos personajes imaginarios se describen portando sombreros, a veces junto con elaborados trajes.

Alucinaciones del síndrome de Charles Bonnet (1)

Aunque estas imágenes sorprendentemente realistas no suelen se amenazantes, no son fácilmente expulsadas. A menudo, las variaciones de las mismas imágenes aparecen con frecuencia, pero los artículos son raramente cualquier cosa con un significado emocional particular. De hecho, con frecuencia son objetos mundanos como camiones o árboles, aunque hay reportes de escenas dramáticas que implican cosas como cortejos fúnebres y dragones. Los temas de estas visiones son a veces de tamaño real, pero no es raro que las alucinaciones se presenten en miniatura, un efecto llamado “alucinaciones Liliput“, el nombre de la pequeña gente liliputiense de Los viajes de Gulliver. Con menor frecuencia, las visiones aparecerán más grandes que en la vida real.

Aunque Charles Bonnet se dio cuenta a un nivel racional que las alucinaciones son fabricadas por la mente, no es menos preocupante que despertar a una habitación llena de extraños, o ver rostros vividos mirando a través de la maleza. También puede resultar desconcertante cuando las visiones de objetos ordinarios aparecen en lugares comunes – tales como una botella sobre una mesa o un camión en la calle – haciendo la ficción más difícil de separar de la realidad. En un caso, una mujer señaló a su doncella lo cruel que era su vecino al sacar las vacas a pastar en el frío invierno, quedó avergonzada al saber que su doncella no podía ver vaca alguna.

Algunas visiones CBS son tan extravagantes que los espectadores describen un momento de asombro como una despedida prematura de su cordura. Una mujer recibió la visita de varios deshollinadores pequeños con sombreros de copa que desfilaron alrededor de su casa, y otro hombre habló de una manada de monos en batas azules y sombreros rojos que se divertían en el patio delantero días tras día. Dada la tendencia humana básica para confiar en los sentidos, estas alucinaciones pueden avivar luchas entre emoción y razón. En una demostración irónica de su racionalidad intacta, muchas personas que sufren de CBS deciden no denunciar estas extrañas visiones por temor a que pongan en duda su cordura. En contraste, las personas con psicosis tienden a sumergirse en ficciones elaboradas para explicar sus alucinaciones, y rara vez se cuestionan su propia salud mental.

Alucinaciones del síndrome de Charles Bonnet (6)

La causa exacta del Síndrome de Charles Bonnet no se conoce realmente, pero la teoría popular sugiere que el cerebro simplemente está tratando de compensar la escasez de estímulos visuales. Tenga en cuenta que cada ojo humano normalmente recibe datos a una velocidad de alrededor de 8.75 megabits por segundo, un ancho de banda que es significativamente mayor que la mayoría de las conexiones a Internet. La corteza visual es el sistema más masivo en el cerebro humano, y está lleno de caminos que manipulan el torrente de datos visuales antes de entregárselo a la mente consciente. Cuando la enfermedad comienza a doblar el camino de la información, una legión de neuronas se queda inactivas a la espera.

Vale la pena señalar que el cerebro humano ya tiene talento significativo para tratar con la ceguera parcial. Cada ojo humano tiene un punto ciego donde el nervio óptico pasa a través de la retina, y la corteza visual automáticamente rellena estos puntos ciegos mediante la extrapolación de lo que debería existir allí basa a los detalles circundantes. Como los dos puntos ciegos de una persona no se superponen, el cerebro también puede hacer referencia cruzada de los datos del ojo cuando ambos ojos están activos. En la ceguera de aparición gradual, es posible que estas vías cerebrales intenten llenar las nuevas áreas oscurecidas. Dado que los ojos están enviando cantidades reducidas de datos con una mayor frecuencia de errores, la corteza visual puede producir más y más conjeturas extravagantes.

Algunos han sugerido que las visiones de Bonnet son el producto de los mismos mecanismos que generan los sueños. Es evidente que la mente está escasa de ideas visuales durante los períodos de sueño, por lo que es lógico pensar que ambos, sueños y alucinaciones CBS, pueden ser el resultado de la misma cosa: la corteza visual se vuelve aburrida debido a la falta de estimulación, y se gratifica usando imágenes almacenadas. Esta noción está respaldada por experimentos de privación sensoriales, donde los sujetos experimentan alucinaciones cuando se colocan en la completa oscuridad durante largos períodos de tiempo. Pero la explicación encaja al problema de manera imperfecta, porque los sueños incluyen sonido y sensaciones, mientras que las visiones Bonnet se limitan a la vista.

En los casos en que los pacientes ven caras flotantes como las de gárgolas, es probable que la región occipital lateral del cerebro este contribuyendo. Esa parte de la corteza visual participa en la discriminación de caras humanas en el río de datos visuales de entrada, y es el mismo fajo de neuronas que se activa por cualquier patrón que se asemeja vagamente a una cara, tal como la parte delantera de un coche. Cuando esta región sufre la carencia de insumos, es muy posible que baje su nivel considerablemente, y revele rostros que no existen.

Alucinaciones del síndrome de Charles Bonnet (3)

Estudios formales han encontrado que el síndrome de Charles Bonnet tiene una mayor tasa de incidencia en las personas con educación superior y aquellos con inclinaciones creativas, un hallazgo que sugiere que las habilidades concepto-asociación inherentes a la creatividad y la inteligencia pueden estar jugando un papel importante. Toda la condición también es una reminiscencia del síndrome del miembro fantasma, donde las personas con miembros amputados experimentan sensaciones como si las partes del cuerpo estuvieran todavía presentes.

Por supuesto que hay algunos que creen que estas extrañas visiones de Charles Bonnet no tienen nada que ver con las células del cerebro, sino que son imágenes reales de una realidad alternativa que es paralela a la nuestra. La teoría sugiere que la gente normalmente no puede percibir estas realidades paralelas, ya que se están ahogando en un mar de datos visual de nuestro propio mundo. Se da a entender – aunque no declarado abiertamente – que estas realidades paralelas deben ser lugares extraños donde la gente a veces tiene flores en lugar de cabezas, y multiples conjeturas absurdas en lugar de pruebas.

Alucinaciones del síndrome de Charles Bonnet (4)

Uno de los estudios más completos sobre el fenómeno se llevó a cabo en el Hospital Universitario de Nijmegen, Holanda, donde participaron 505 pacientes con discapacidad visual. De ellos, se encontró que sesenta y tres habían experimentado alucinaciones visuales complejas en un período de cuatro semanas antes de la selección. El examen psiquiátrico de los pacientes no reveló otros trastornos que pudieran causar tales efectos secundarios. Este y otros estudios sugieren que hasta el 15 % de las personas con pérdida de la visión experimenta alucinaciones del Síndrome de Charles Bonnet hasta cierto punto. Incluso se rumorea que el propio Charles Bonnet siguió los pasos de su abuelo, presenciando su propio conjunto de visiones inexplicables cuando sus ojos comenzaron a fallar en el futuro.

Dada la alta tasa de visiones Bonnet entre los pacientes en estos estudios, parece que no es tan rara como se pensaba. El pequeño número de casos es probablemente debido a la renuencia universal de los enfermos para describir sus experiencias, la mayoría de los afectados por el CBS no hablará de las alucinaciones en absoluto a menos que se les pregunte directamente. Uno de los tratamientos más eficaces es simplemente informar al paciente de que estas visiones no son un reflejo de su bienestar mental. Esto puede no prevenir futuras alucinaciones, pero en muchos casos reducirá en gran medida la ansiedad relacionada.

Alucinaciones del síndrome de Charles Bonnet (7)

Charles Bonnet

Algunos enfermos son capaces de desterrar a sus fantasmas, cambiando el medio ambiente de alguna manera – como encendiendo las luces – aunque la mayoría de las veces el paciente está sujeto a los caprichos de sus visiones. Otros han recurrido a hacerse amigos de las apariciones, haciéndoles conversación ociosa de un solo lado, mientras sus invitados imaginarios miran en silencio. Afortunadamente, la enfermedad es casi siempre temporal, y en la mayoría de los casos, las visiones que los visitan se desvaneces para siempre después de doce a dieciocho meses.

La percepción humana es claramente imperfecta, por lo que incluso un cerebro normal debe fabricar una buena cantidad de datos para proporcionar una idea completa de lo que nos rodea. Los seres humanos tienen la suerte de tener estos cerebros de lujo para masticar los trozos fibrosos de la realidad y regurgitarlos en una agradable pasta blanda, que nuestra mente consciente puede digerir. Pero cada vez que uno de nosotros da cuenta de algo que no existe, o falla en darse cuenta de que algo no existente, nuestra versión personal del mundo es llevada un poco más lejos de la realidad. Lo hace a uno preguntarse cuánto de todo lo que experimentamos tenemos en común, y cuánto de todo eso está en nuestras mentes.

Traducción: damninteresting.com

Especiales, Medicina

Artículos Relacionados

  • MADD Sep 11, 2013

    El cerebro humano es muy poderoso y enigmático, posiblemente nunca conoceremos de todo a la mente, porque cada vez que escarbamos en pensar humano nos encontraremos una y mil interrogantes posiblemente sea tan o más misterioso que el propio universo.

  • yanimeacuerdo Sep 11, 2013

    muy interesante articulo

  • aldo gnz Ene 3, 2014

    le dire a mi abuela

  • Edgar Abr 20, 2014

    Muchas gracias! esta muy completo el articulo.

  • Erika La Torre Loayza Jul 19, 2014

    Mi Papá de 86 años empezó a ver alucinaciones desde ayer, el es operado de cataratas y tiene glaucoma, ya está perdiendo la vista, estábamos asustados, pero con este artículo ya estamos más tranquilos El cree que no le creemos, pero lo hemos tranquilizadi diciéndole que no dudamos de El y le hemos leído este artículo, gracias por publicarlo, también ve hormigas negras grandes y chiquitas, niños, basura, plantas, etc.

  • nelly somaroo Sep 18, 2014

    ESTO LE SUCEDE A MI MAMA DESDE HACE 8 AÑOS. ELLA VE GENTE HABLANDO, ITERACTUANDO LAS VE CON LOS OJOS CERRADOS Y TAMBIEN ABIERTOS. LE HICIMOS LOS EXAMENES SICOLOGICOS Y ESTA EN PREFECTA CONDICION PERO ESTA PERDIENDO LA VISTA POR UN PROBLEMA DE MACULA DEGENRATIVA POR LA EDAD. ENTONCES CUADRA PERFECTAMENTE ESTE PROBLEMA CON LO QUE TIENE. GRACIAS POR PUBLICARLO. SE LO LEERE A MI MAMA PARA QUE SE TRANQUILICE

  • Javier Ene 7, 2016

    Excelente artículo ¡Cuántas cosas ignoramos sobre la realidad que nos rodea!

Formulario de comentarios

Send this to friend