Señor de los anillos: un descubrimiento para reconsiderar la historia griega

Cuando un equipo de arqueólogos de la Universidad de Cincinnati, en los Estados Unidos, se encontró con la tumba de un guerrero de la Edad de Bronce intacta desde hacía más de 3,500 años y repleta de joyas preciosas, armas y otras riquezas, el mundo de la arqueología se fue de boca. Ahora, después de un año de excavación en el lugar, los científicos dicen que este lugar ofrece una nueva perspectiva sobre los orígenes de la civilización griega.

peine-de-marfil

 

La tumba y su contenido.

Los autores principales del estudio, Shari Stocker y Jack Davis, junto con otros expertos especializados en la Edad de Bronce, se encontraron con una tumba intacta en mayo de 2015 en la ciudad de Pilos, una antigua ciudad ubicada en la costa sudoeste de Grecia.

La tumba se encontraba próxima al palacio de Nestor, un conjunto residencial destruido por un incendio en torno al 1180 a.C., el palacio de la Edad de Bronce más bien preservado de Grecia continental. En su interior se encontraban los restos bien preservados de quien se cree fue un guerrero o sacerdote micénico con mucho poder, de aproximadamente 30 años y que habría muerto en algún momento en torno al 1500 a.C.

Además de los restos humanos se encontraron más de 2 mil objetos dispuestos sobre y alrededor del cadáver, incluyendo cuatro anillos de oro, recipientes de plata, perlas, peines de marfil y una espada, entre otras armas.

La osamenta recibió el apodo de “Guerrero Grifo”, esto debido a que se encontró una placa de marfil decorada con la figura de un grifo, un ser mitológico con el cuerpo de león y la cabeza de águila, enterrada junto con él

 

Minoicos y micénicos.

Según los investigadores, la tumba revela nueva información sobre la civilización micénica durante el periodo de transformación en la Edad de Bronce. Un número significativo de los artefactos encontrados en la tumba del guerrero habría sido confeccionado por los minoicos, una civilización culturalmente dominante en relación con los micénicos, que apareció en la gran isla de Creta, al sudeste de Pilos.

¿Entonces, cómo un hombre del continente griego acumuló un gran tesoro minoico?

Una teoría antigua supone que los griegos de Micenas importaban o hurtaban riquezas de la influyente civilización minoica, no griega. La tumba es justamente de la época en que los micénicos estaban conquistando a los minoicos. “Sabemos que tuvieron lugar extensos ataques y después de la fecha de nuestra tumba Creta cayó en manos micénicas”, dice Stocker al portal Phys.org

Sin embargo, ella y sus colegas creen que los artefactos encontrados con el guerrero sugieren una división cultural mucho más grande entre estas antiguas civilizaciones que mero pillaje.

 

El señor de los anillos.

La teoría de los investigadores es que los artículos cuidadosamente seleccionados y colocados alrededor del cuerpo revelan mucho sobre la relación de la cultura griega continental en expansión con la cultura más refinada de Creta.

El descubrimiento de cuatro anillos de oro con iconografía minoica cuidadosamente detallada ofrece uno de los mejores ejemplos de esta transferencia cultural. Los anillos fueron creados a partir de varias hojas de oro y presentan referencias de arte y religión minoicas.

anillo-de-oro-1-guerrero-grifo

El primer anillo ilustra la escena de una persona saltando un toro, un evento que solía ser una demostración de destreza atlética y motivo común en imágenes minoicas. El segundo anillo, el segundo más grande de oro conocido en el mundo egeo, muestra cinco figuras femeninas en un santuario a orillas del mar.

segundo-anillo-del-guerrero-grifo

En el tercer anillo se representa una figura femenina, probablemente un diosa, sosteniendo un bastón al lado de dos pájaros en la cima de una montaña. El último anillo muestra a una mujer ofreciendo la cornamenta de un toro a una diosa que sostiene un espejo, sentada sobre un enorme trono sobre el que se posa un pájaro.

 

Transferencia cultural y religiosa.

Por sí solos los anillos ya son impresionantes. Los acabados tan detallados en algo tan pequeño y antiguo son una prueba de la habilidad de los artesanos minoicos. El descubrimiento de estos anillos en la tumba de un guerrero micénico llevó a los científicos a preguntarse si el pueblo de Micenas entendía los conceptos tras esta iconografía.

Tras más de un año de un examen cuidadoso a los artefactos, Davis y Stocker concluyeron que la respuesta es sí.

“Las personas han sugerido que los descubrimientos en la sepultura son como el tesoro de Barba Negra, que terminó siendo enterrado junto con un impresionante contrabando”, dice Davis. “Creemos que en este periodo las personas en el continente ya entendían mucho de la iconografía religiosa en esos anillos, y ya estaban aceptando los conceptos religiosos de la isla de Creta”.

Entonces, aunque hayan sido producto de un robo, previamente fueron seleccionados debido a sus significados.

 

Posicionamiento importante.

Los investigadores señalan otros artículos de la tumba que hacen referencia a motivos religiosos y culturales minoicos.

espejo-guerrero-grifo

Un espejo encontrado sobre la pierna del guerrero puede decir algo sobre el cuarto anillo, en el que una diosa es retratada sosteniendo un espejo. La disposición de este objeto en la sepultura sugiere que tenía un significado especial para los micénicos.

La presencia de seis peines sugiere que peinarse el cabello antes de la batalla era algo habitual.

El toro, un símbolo sagrado para los minoicos, también puede apreciarse en imágenes micénicas. En el tercer anillo, una diosa es caracterizada sosteniendo un bastón con cuernos, mientras que en el cuarto anillo se muestra una ofrenda de cuernos de toro. El toro también está representado en el primer anillo.

Según Stocker y Davis, no es casualidad que el guerrero fuera encontrado sepultado junto con una cabeza de toro tallada en bronce, con cuernos prominentes, probablemente como un símbolo de su poderío y autoridad.

 

Una tumba poco común.

En conjunto, estos descubrimientos llevaron a los investigadores a una nueva comprensión del sistema de creencias micénico naciente en un momento de transición, cuando las obras minoicas empezaban a adquirir importancia en la Grecia continental.

Mientras otras excavaciones en Micenas produjeron riquezas aún más notables, la presencia de varios cadáveres en tumbas grupales de la élite micénica hacía difícil determinar cuáles artículos habían sido enterrados con cada individuo y por qué.

La tumba del guerrero grifo solo contiene un esqueleto, lo que permite construir una mejor imagen de lo que realmente era, por qué se seleccionaron estos artículos en particular para acompañarlo en su viaje al inframundo, y lo que estos descubrimientos revelan sobre los principios de la civilización europea.

Con información de UC.edu

Historia

Artículos Relacionados

  • POMPONIO III Oct 10, 2016

    buen reportaje felicidades (y).

  • yanimeacuerdo prime Oct 10, 2016

    exelente se nota el esfuerzo de 10

  • Cybers Oct 11, 2016

    Este tipo de descubrimientos siempre serán interesantes.

  • Quirino Hadur Oct 12, 2016

    Que buena nota, Hery! Felicidades!!

Formulario de comentarios

Send this to friend