Salvador Dalí y un surreal libro de recetas

Salvador Dalí, el irrepetible pintor catalán, estaba consciente de que ser un surrealista no solo era una técnica de pintura, sino un estilo de vida. Dalí era surrealista en todos los ámbitos posibles, desde su forma de vestir, hablar, amar y pensar, hasta en su alimentación – su forma de cocinar, las recetas que preparaba y los propios ingredientes de los platillos. Por esto, el libro de recetas que publicó en 1973 no podría ser menos que una obra de arte completamente surreal.

portada libro recetas dali

Bajo el título de “Les diners de Gala”, nombre de su (obsesivamente) amada mujer y musa, en el libro se mezcla erotismo, arte y culinaria a lo largo de una decena de capítulos. La obra está atestada de ilustraciones y pinturas, presenta platillos que van de exóticos a vegetales, pasando por caracoles y platillos afrodisiacos, es posible sentir de forma literal el sabor del surrealismo. “Cuando tenía seis años, quería ser cocinero”, dijo el pintor en su biografía. “A los siete quería ser Napoleón, y mis ambiciones han crecido firmemente desde entonces”, se definió Dalí con esa “humildad” que lo caracterizaba.

Reza la leyenda que apenas 400 copias del libro original fueron impresas, y que actualmente estarían valuadas en hasta $25 mil dólares, en el caso de los ejemplares autografiados por el autor. El título del capítulo afrodisiaco fue sugestivamente bautizado con “Les ‘je mange GALA’”, o “Me como a Gala”.

libro recetas dali (10)

Como puedes imaginar, el libro no ofrece una alimentación balanceada ni mucho menos enfocada en la salud – de hecho, es una invitación a deleitarse y emporcarse, como puede verse en su párrafo de introducción. “Les diners de Gala, como sus recetas e ilustraciones, está exclusivamente dedicado a los placeres del sabor. Si eres discípulo de esos contadores de calorías que transforman el placer de comer en una especie de castigo, cierra este libro de una vez; es muy vigoroso, muy agresivo, y ciertamente muy impertinente para ti”.

libro recetas dali (15)

Para aquellos arriesgados, a continuación siguen unas cuantas recetas. A pesar de la rareza del libro en sí, es solo cuestión de buscar en Internet para encontrar otras recetas surrealistas de Salvador Dalí.

 

Cóctel Casanova.

  • El jugo de una naranja.
  • 1 cucharadita de Campari.
  • 1 cucharadita sopera de jengibre.
  • 4 cucharaditas soperas de coñac.
  • 2 cucharaditas soperas de Old Brandy.
  • 1 pizca de pimienta roja.

Esta bebida es apropiada para aquellas situaciones en las que el cansancio, el exceso de trabajo o simplemente el exceso de sobriedad exigen salvación. Es una receta perfecta para estas ocasiones. Otra ventaja de esta bebida es que no se hace necesario hacer una mueca de amargura que normalmente acompaña a la ingesta de un remedio. En el borde de la copa coloque la pimienta y el jengibre. Coloque el Campari primero, después los coñacs. Refrigere o si lo prefiere póngalo en el congelador. Media hora después, retírelo y vacíe el jugo de naranja dentro del vaso refrigerado. Beba y… espere el efecto. Es una tanto veloz.

 

 

Huevos de mil años.

  • 1 docena de huevos.
  • 1 vaso y medio de agua.
  • 5 clavos de la India enteros.
  • 3 cucharaditas soperas de azúcar.
  • 3 cucharaditas soperas de vinagre.
  • Salsa Tabasco.
  • 2 limones cortados en 8 trozos.
  • ¾ de una cucharadita de té de tomillo.
  • 4 bolsitas de té.
  • Dos cebollas.
  • 2 dientes de ajo.

Seguramente conoces estos huevos de mil años, una de las joyas de la culinaria china. No esperemos alcanzar la perfección absoluta de esta receta, pero sí seguir una preparación divertida y rápida.

Primero, cocina los huevos en agua con sal durante diez minutos. Retíralos y colócalos en agua helada, lo que facilitará descascáralos. En la misma agua en que los huevos fueron cocidos, coloca los clavos, azúcar, vinagre, bastante salsa Tabasco, los ocho trozos de limón y el tomillo. Hierve durante 15 minutos. Apaga la flama, sumerge las bolsas de té y deja que la preparación repose durante 10 minutos.

En un frasco, coloca las cebollas y los ajos picados. Agrega los huevos ya sin cascara, y vacía la preparación hasta que los huevos queden completamente cubiertos. Cierra el frasco y colócalo en el estante inferior del refrigerador. Ten paciencia y no abras el frasco durante tres semanas, solo entonces podrás servirlos. Los huevos de mil años van bien con carnes frías y pescado.

libro recetas dali (1)

libro recetas dali (3)

libro recetas dali (4)

libro recetas dali (5)

libro recetas dali (6)

libro recetas dali (8)

libro recetas dali (9)

libro recetas dali (11)

libro recetas dali (12)

libro recetas dali (13)

libro recetas dali (14)

libro recetas dali (2)

Cultura General

Artículos Relacionados

  • Fabian Abr 5, 2016

    Saludos Hery, me encantó la idea, sabes si el libro se puede consultar en línea o si hay alguna edición más económica?

    • El joven panocho Abr 5, 2016

      Están las recetas de la tía Chonita. Si bien no son tan extravagantes o surrealistas, igualmente trae cosas muy sabrosas. La sección de las sopas trae una de arroz bien ‘che rica… Cómpralo en tu puesto de revistas favorito.

  • Alvin Abr 5, 2016

    Viejo cochino deje su surrealismo junto a sus cuentos para niños

  • oso Abr 6, 2016

    Mejor me sigo aferrando a mi Guru de la cocina…la eterna e inigualable “Chepina Peralta”

  • israel Abr 6, 2016

    jaja cual surrealismo? xD

Formulario de comentarios

Send this to friend