Rodolfo Fierro: el carnicero


Gatillero y brazo derecho de Pancho Villa. Fierro fue conocido entre el grupo del centauro del norte como un hombre frío, sin miedo a matar, tanto, que en una ocasión le quitó la vida a 300 prisioneros, uno por uno y a mano propia.

Rodolfo Fierro y Pancho Villa

Rodolfo Fierro y Pancho Villa

Decenas, hasta cientos de personas, cuyos nombres se perdieron entre el polvo de la historia cayeron atravesadas por las sanguinarias balas de Fierro.

POR ALEJANDRO ROSAS.

Sólo era una apuesta, una ocurrencia más de las tantas que tenía Rodolfo Fierro mientras no se encontraba desafiando las balas o los obús es de la artillería enemiga durante una batalla. Sus hombres escuchaban atentos las palabras del jefe, y su insistencia que rayaba en alcohólica necedad, provocaba las carcajadas de los presentes. Nadie tomaba a broma lo que decía el temible revolucionario por más inverosímil que pareciera: si algo habían aprendido de Fierro es que con él todo era posible.

Fierro había lanzado un reto muy simple: apostó que un hombre herido de muerte caería hacia adelante. Uno de los presentes le tomó la apuesta, el general salió de la cantina tambaleándose, desenfundó su pistola y le disparó a un parroquiano que atravesaba en ese momento. Guardó “la siempre fiel”, y regresó con una amplia sonrisa ganadora a cobrar la apuesta: el cristiano había caído hacia adelante.

Los hombres que rodearon a Pancho Villa durante la revolución mexicana contribuyeron a construir el mito del Centauro del Norte, porque a su vez, se convirtieron en personajes míticos formados bajo una situación extrema, llevados al límite, cercados permanentemente por la violencia. La realidad, cruda y cruel, los convirtió en personajes dignos de la literatura, cuando esa realidad había superado por mucho a la ficción.

Audacia temeraria.

Equipo Villa

Nacido en El Fuerte, Sinaloa, en 1880, Rodolfo Fierro fue uno de los lugartenientes de mayor confianza de Pancho Villa; su gatillero y brazo ejecutor en el sentido literal del término. Sabía apretar el gatillo por obligación pero lo disfrutaba más cuando disparaba por devoción, por gusto, por placer.

Al estallar la revolución constitucionalista contra Victoriano Huerta, Fierro militaba en las filas de Tomás Urbina, otro de los generales villistas de dudosa honestidad y arrebatos caciquiles. Había sido garrotero y ferrocarrilero, pero sus conocimientos técnicos eran insuficientes para hacerse cargo de la logística de la División del Norte y de su movilización en locomotoras.

A Villa le llamó la atención el valor y la audacia de Fierro. Supo de inmediato, que era un hombre temerario hasta la locura; no temía morir, por eso se le facilitaba matar; era despiadado y su lealtad incuestionable. Fierro conoció a Villa en septiembre de 1913, cuando los jefes militares de las regiones de la Laguna, Durango y Chihuahua se reunieron en la Hacienda de la Loma, en Durango, y votaron para entregarle el mando de la División del Norte a Pancho Villa. Como ocurrió con muchos otros hombres, Fierro cayó seducido ante el carisma de Pancho Villa.

“Lugarteniente cruel y sanguinario de Villa -escribió Luis Aguirre Benavides, secretario particular del Centauro-, Fierro no carecía de cierta cultura; alto, fornido, de buena presencia y simpático en su trato. Era buen compañero y amigo, valiente y resuelto hasta la temeridad en los combates; de todas las confianzas y consideraciones del general Villa, quien siempre le confiaba comisiones en las que se necesitaba valor y pocos o ningunos escrúpulos; era capaz de hacer todo con tal de complacer y dejar contento a su jefe”.

Villa puso a prueba el coraje de Fierro a finales de 1913 en Tierra Blanca. Un convoy con tropas federales intentaba huir a toda velocidad y para evitarlo, Fierro montó su caballo y a todo galope se le emparejó al ferrocarril logrando evitar que las balas enemigas le pegaran; sin detenerse saltó desde su montura, trepó a lo alto de los vagones y avanzó hacia adelante saltando uno tras otro hasta llegar al lado del maquinista a quien le vació la pistola. Acto seguido jaló la palanca de aire y detuvo el tren. Inmediatamente después, el resto de las tropas villistas cayeron encima del ejército huertista.

A partir de ese momento, Fierro accedió al primer círculo de los generales villistas, pero no tuvo mando de tropas durante la revolución constitucionalista. Villa lo tenía a su lado para misiones especiales, las que sólo un desquiciado pudiera cumplir a cabalidad, o bien, para no tener que ensuciarse las manos con la ejecución de sus enemigos.

Era curioso ver la extraña composición social del alto mando de la División del Norte; una combinación de hombres de clase media, preparados, con cierta formación intelectual y con principios políticos firmes y convicciones hechas, como eran los generales Felipe Ángeles, Eugenio Aguirre Benavides o Raúl Madero, compartiendo el mismo espacio, la mesa de Villa, con hombres atrabiliarios, incultos y despiadados como Tomás Urbina y Rodolfo Fierro.

No hubo batalla en la última etapa de la revolución contra Huerta en la que el sanguinario lugarteniente de Villa no estuviera presente. Participó en las tomas de Torreón, San Pedro de las Colonias, Paredón y Zacatecas. Siempre obediente, siempre sumiso, siempre temerario, Fierro era como el cancerbero de Hades que cuidaba el inframundo, con lealtad absoluta y aun a costa de su vida.

Nada lo arredraba, ni siquiera una herida; la sangre parecía detonar con mayor furia su adrenalina. El furor lo poseía y siempre intentaba volver a la batalla. Felipe Ángeles lo describió durante la toma de Zacatecas: “Los heridos heroicos como Rodolfo Fierro andaban chorreando en sangre, y olvidados de su persona, querían seguir colaborando eficazmente en el combate”.

Pero su talento de asesino contrastó con su ineptitud y falta de pericia para la estrategia militar. En 1915, Villa le entregó mando de tropas y Fierro le devolvió varias derrotas que se fueron sumando a la destrucción total de la División del Norte a manos de Álvaro Obregón.

El whisky y la pistola.

Fierro

Fierro bebía whisky; andaba por la vida con los ojos enrojecidos por el alcohol del que siempre procuraba hacerse acompañar. Una copa, que se multiplicaba en pocos minutos, le permitía estar a tono para hacer cantar su pistola. No bebía para darse valor, era un hombre valiente sin discusión. El alcohol simplemente lo ponía en un agradable estado de bienestar físico donde la vida y la muerte eran sinónimos.

“A Fierro se le hacía agua la mano (según su propia expresión) -escribió Ramón Puente-, cuando la posaba en la cacha de su pistola. Está profundamente alcoholizado cuando se deleita en fusilar prisioneros y se ríe con risa diabólica al sentir que su pistola se calienta a tal grado que tiene que cambiarla”.

Villa admiraba la naturalidad con que Fierro disponía de las vidas ajenas. No dudaba, no padecía, no se cuestionaba. Si por momentos era cruel divirtiéndose con los prisioneros, en otros parecía un ser amoral, matar y morir, formaban parte de esa extraña cotidianidad marcada por la violencia revolucionaria. Vivir el instante, el siguiente minuto parecía suficiente porque no existía el futuro.

Fierro fue responsable de la muerte del inglés William Benton con la venia de Pancho Villa. Le metió varios tiros sin saber que el crimen provocaría un escándalo internacional que fue resuelto por el primer jefe Carranza, cuando la División del Norte todavía tenía buenas relaciones con la jefatura del movimiento Constitucionalista.

Sin embargo, antes de salir del trance diplomático, Villa tomó sus providencias para demostrar que se le había dado muerte al inglés con todas las de la ley: le ordenó a Fierro que fuera por el cadáver a donde lo había enterrado, lo exhumara y lo pasara por las armas. El lugarteniente lo hizo sin chistar y fusiló al muerto.

Se solazaba ejecutando prisioneros con sus propias manos. Una de las descripciones más célebres fue escrita por Martín Luis Guzmán en su novela El águila y la serpiente bajo el título “La fiesta de las balas”. Si bien, la matanza de 300 prisioneros, uno por uno, a manos de Fierro -que dispuso de dos pistolas para alternarlas porque se calentaban de tanto disparar-, no está documentada, lo cierto es que entre las tropas villistas era llamado El carnicero.

“Una de sus morbosidades es matar prisioneros -continúa Ramón Puente-, tiene innata la disposición de verdugo, la misma voluptuosidad de esos sacrificadores de hombres que acaban por encallecerse en el oficio y sentir la necesidad de ejercitarlo para que no se enmohecieran sus herramientas”.

Decenas de personas, cuyos nombres se perdieron entre el polvo de la historia, cayeron atravesadas por las balas de Fierro. Con motivos o sin motivos, por una discusión, por un capricho, por una borrachera, cualquier circunstancia la resolvía Fierro con una bala.

Durante los aciagos días de la ocupación de la ciudad de México por las fuerzas convencionistas de Villa y Zapata, en diciembre de 1914, Fierro se despachó no pocos cristianos, entre ellos a David Berlanga, miembro de la Convención Revolucionaria, quien una noche en que se encontraba cenando en el restaurante Sylvain, se percató que un grupo de oficiales villistas se resistían a pagar la cuenta. Berlanga los increpó y pagó la cuenta. Minutos después se presentó Fierro con una escolta, condujo a Berlanga al Cuartel de San Cosme y de ahí fue llevado al cementerio de Dolores, en donde fue asesinado.

Unos meses después, Fierro no tuvo empacho alguno en darle muerte a su viejo amigo y compañero de armas, Tomás Urbina, compadre del Centauro, por instrucciones del mismo Villa. “Tenía una psicología llena de amargura y crueldad -señala Luis Aguirre Benavides-, que lo hizo cometer durante su vida revolucionaria tantos desmanes, pues muchos de los hechos sanguinarios que se le atribuyen, no eran inspirados u ordenados por Villa, sino que eran producto de su propia iniciativa; su temeridad y valentía lo rodearon de una aureola de leyenda”.

Cuando sobrevinieron las batallas del Bajío en 1915, en las cuales Obregón despedazó a la División del Norte reduciéndola a simples guerrillas que fueron erradicadas, comenzó la desbandada de generales. Muchos de sus hombres de confianza abandonaron a Villa: Felipe Ángeles, Eugenio Aguirre Benavides, José Isabel Robles, Maclovio Herrera, Raúl Madero. Rodolfo Fierro siguió fielmente a su jefe. Sin embargo, una vida marcada por la muerte, sangrienta y cruel, no podía terminar de un modo distinto.

Villa ordenó a Fierro retirarse hacia el norte para reorganizarse. En el camino, cerca de Casas Grandes en Chihuahua, tropezaron con la Laguna de Guzmán. Las tropas villistas comenzaron a rodearla, pero Fierro se veía impaciente, parecía tener prisa por llegar a un destino todavía incierto, por lo que sobre su magnífica montura, resolvió atravesar la laguna a galope. Ni siquiera lo dudó, si había librado la fiesta de las balas durante poco más de un año que llevaba al lado de Villa, una laguna no podría detenerlo. Además de cargar con su carabina y su entrañable pistola, las cantinas de la silla estaban repletas de monedas de oro, de suerte que el peso era muy grande y como además el caballo se enredó con la vegetación propia de la laguna, jinete y caballo se hundieron sin que sus hombres pudieran hacer nada. Fierro se ahogó y su cuerpo jamás fue recuperado.

Hombre violento y desalmado, aunque simpático y ocurrente, Rodolfo Fierro pasó a la historia como una leyenda más de las construidas en torno a Villa. Su tristemente célebre fama llegó hasta el cine nacional y Carlos López Moctezuma lo interpretó en varias películas filmadas sobre el Centauro del Norte, al lado de Pedro Armendáriz. Al menos en el séptimo Arte, Fierro se ganó la simpatía del público.

Luis Aguirre Benavides -secretario de Villa-, explica la presencia natural de hombres como Fierro: “Era, sin embargo, sumamente útil en aquel medio siniestro, en el que eran necesarios hombres valientes, decididos y sin ningún escrúpulo de conciencia, para llevar adelante los designios, con frecuencia injustos o equivocados del jefe de la Revolución en Chihuahua”.

Fuente: Quo Historia


Por Hery Emmanuel  hace 2 años

21 comentarios

  • Ktillo sep 21, 2012

    Yo me lei el libro de ignacio taibo, y si esta con madre la vida de ese personaje, lastima que muriera de esa manera, hubiese sido interesante ver como moria en la embiscada de villa

    • X sep 23, 2012

      lastima? lastima da el por que mataba por inercia y asi murio… el que a hierro mata, a hierro muere… y si se llamaba Rodolfo Fierro que ironia!!!

  • Chuy C sep 21, 2012

    Esta historia no la conocia, buen dato !

  • tekkeno sep 21, 2012

    no mames, terminar muriendo ahogado por baboso, al parecer no era ni buen estratega ni tampoco tenia sentido comun =P

  • ED V sep 21, 2012

    NICE

    • V ED sep 21, 2012

      Escribe en español, che indio

      • X sep 23, 2012

        Para que le pides que escriba en español? si el habla ingles y le dices indio? ademas el español es de españa no? entonces indio habla en tu dialecto!!! V ED!!! y tu criollo cierra el pico o te despluman!!

  • yanimeacuerdo sep 21, 2012

    muy buen tema hery no lo sabia y muy buena info, larga pero de exlente dan ganas de leer mas

    • Hery Emmanuel sep 21, 2012

      Oye yanimeacuerdo los zip de las marcianadas no se adjuntaron te agradecería, si es posible, las subas por imagevenue y me las dejes en un comentario como la vez pasada.

      El sistema de contacto solo acepta imágenes individuales peor eso no valido los adjuntos.

  • lucho sep 21, 2012

    Pasa el nombre del Libro de (Taibo) Ktill0. Por cierto muy buen Post

    • paco sep 21, 2012

      si, por favor pasen el nombre del libro, saludos !

    • lucsev sep 23, 2012

      Del libro del que habla es una biografía de Pancho Villa de Paco Ignacio Taibo II, es muy conocida.

  • acemex sep 21, 2012

    Fierro no era amigo de tomas urbina, era compadre de pancho villa y este lo mando matar en las nieves durango por que se acosto con su vieja, bueno una de tantas

  • Francisco Tobareñas sep 21, 2012

    que buen post, solo les falto mencionar su romance con veronica castro…

    • pepex sep 21, 2012

      ….y tu mama tambien

      • X sep 23, 2012

        y la de pepex la mia no creo ni habia nacido jajaja

  • jherrera sep 22, 2012

    muy buen post.. y como este hay muchas historias que no sabemos….te felicito por las cosas iteresantes que publicas

    • X sep 23, 2012

      y como la mayoria estan mal contadas y ni sabemos su verasidad pero ahi andan, fiesta de balas? 300 hombres? vamos….

  • edward.CC sep 25, 2012

    que buena lectura!

  • facs555 jun 4, 2013

    Interesante biografia

  • jose antonio jun 25, 2013

    El general Rodolfo fierro esta en terrado en chihuahua
    El general villa lo mando a sacar trajo unos busos chinos
    De echo ace poco le mandaron acerca su lapida q lleva su nombre

Deja un comentario