Nuevo implante permite activar y desactivar la fertilidad masculina

La vasectomía es una intervención que requiere de absoluta certeza. Y aunque en nuestros días sea posible revertirla, eso implica una cirugía costosa y delicada. Pero esto podría cambiar dentro de poco. Por lo menos así lo propone el alemán Clemens Bimek, que inventó una especie de interruptor para que cualquier hombre fértil pueda conectar o desconectar su posibilidad de tener hijos.

Bimek SLV

Actualmente la operación de la vasectomía consiste en interrumpir, mediante una incisión, la circulación del epidídimo – el ducto que recoge los espermatozoides del testículo. La base de esta nueva herramienta, llamada Bimek SLV, es exactamente la misma. La diferencia es que, en lugar de simplemente cortar el canal y separar las partes, se agrega una pieza que permite un control manual del momento en que habrá o no circulación de espermatozoides en la región. Vamos, es una especie de “hoy no circula” testicular.

El siguiente video ilustra el proceso:

Para activar o desactivar el dispositivo es suficiente con apretar un interruptor con los dedos. En la sección de Preguntas y respuestas del producto, se asegura que el mejor momento para hacerlo es cuando los testículos se encuentran flácidos; por ejemplo, después de un baño. Una vez presionado el botón, hay que esperar durante tres meses o hasta la 30ª eyaculación (lo que suceda primero), para que los canales se limpien por completo, evitando cualquier posibilidad de que se produzca un embarazo. Una vez transcurrido este periodo el hombre es infértil. Para volver a ser fértil el proceso es mucho más rápido: basta con accionar el switch e inmediatamente el hombre vuelve a ser fértil.

En una entrevista para la publicación alemana Der Spiegel, Clemes Bimek afirmó que había implantado el dispositivo en su cuerpo, y que incluso pudo andar en bicicleta sin sentir ningún tipo de molestia. En la entrevista, Bimek dice que la idea le nació tras ver un documental sobre los recursos anticonceptivos y darse cuenta que podría existir una forma más moderna de resolver el problema.

El precio estimado no es nada económico. La idea es que operar los epidídimos (uno para cada testículo) cueste unos 5,000 euros, hablamos de casi $ 100 mil pesos mexicanos. Además, tampoco existe una fecha precisa para la disponibilidad al público del Bimek SLV, pero se estima que las ventas empiecen en 2018. El producto todavía no es probado por instituciones médicas, y actualmente sus desarrolladores se encuentran buscando hombres que deseen servir como conejillos de india para las pruebas. El proceso analizará su eficiencia directamente sobre humanos – los productores aseguran que es un iniciativa vegana (lol?), pues no se utilizan animales en los experimentos.

Medicina

Artículos Relacionados

  • guillertronico Ene 12, 2016

    pa mayor economía se lo pone en una sola weba, en la otra si le corta el epididimus…

Formulario de comentarios

Send this to friend