Museo Atlántico, el primer museo de escultura subacuática en Europa

La isla de Lanzarote, en el archipiélago canario, dará alojamiento a una serie de esculturas en lo que será el primer museo sumergido del continente europeo. Este museo subacuático se extenderá por la costa de la isla, a una profundidad de entre 12 y 15 metros y exhibirá las obras del artista plástico Jason deCaires Taylor, que ya demostró en el Museo Subacuático de Cancún sus dotes como escultor, fotógrafo subacuático, conservador marino e instructor de buceo.

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (11)

El museo se divide en dos instalaciones independientes que exhiben figuras hiperrealistas, como si los protagonistas se hubieran congelado en el tiempo. En la primera sección, titulada “Rubicon”, una serie de esculturas humanas muestra a los individuos en la vida cotidiana; metidos en sus teléfonos celulares, caminando, sacando fotografías y selfies. En la otra instalación, titulada “La balsa de Lampedusa” se retrata a una embarcación pequeña con una tripulación que espera decepcionada por ayuda, una referencia a la actual crisis de refugiados.

Lo interesante de este proyecto es que las obras trascienden a lo artístico pues con el tiempo las esculturas evolucionan en arrecifes artificiales donde prolifera la fauna y flora marina, un simbolismo a la estrecha relación entre los seres humanos y la naturaleza. Varias especies marinas buscan protegerse de los depredadores, y no hay mejor lugar para refugiarse que entre los objetos sumergidos. Como buzo, Jason sabe que cualquier objeto sumergido es rápidamente colonizado.

El escultor pone especial énfasis en el sitio donde coloca sus esculturas, pues deben ser “áridos y desiertos”. En ocasiones, sitúa las obras como mero entretenimiento en zonas donde se reciben muchos turistas, esto con el fin de atraerlos lejos de las áreas frágiles y peligrosas.

Las esculturas están constituidas por un tipo inocuo de cemento marino diseñado para durar cientos de años. Evita utilizar metales pues siempre ceden a la corrosión y contaminan el medio ambiente.

Cuanto más tiempo pasan bajo el agua las capas de depósitos de calcio aumentan, y con el tiempo las figuras se van haciendo cada vez más irreconocibles”, explica el artista. “Esta es una de las razones por las que prefiero una imagen simple o muchas veces una figura humana, pues sé que por más que se desfigure el cuerpo humano aún es posible reconocer alguna parte de él, con alguna característica de identificación que uno puede relacionar”, termina.

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (2)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (3)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (4)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (5)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (6)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (7)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (8)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (9)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (10)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (12)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (13)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (14)

jason_taylor_museo_atlantico_lanzarote (1)

Sitio web.

Arte

Artículos Relacionados

  • Alexqui Feb 5, 2016

    Se me haría terrorifico bucear y encontrarme con esa cantidad de figuras caminando

  • fab Feb 5, 2016

    Por que, a mi me pareseria genial.

  • José John Feb 7, 2016

    El hombre nopal seguramente es mexicano

  • Chavo Loco Oct 7, 2016

    Alexqui, no te preocupes yo te acompaño, y no tendras miedo porque te estare abrazando

Formulario de comentarios

Send this to friend