México 68

1968 fue el año en que los Juegos de la XIX Olimpiada tuvieron lugar en la Ciudad de México, era la primera ocasión en que un país latinoamericano era sede del evento. Y para la Ciudad de México, era la oportunidad perfecta para demostrar al mundo que era una metrópolis tan valiosa como Berlín, Londres, Roma o Tokio al desarrollar el magno evento internacional.

Logotipo Olimpiadas México 68 Lance Wyman

Entre otros aspectos innovadores en los juegos de México 68, la campaña de diseño gráfico (incluyendo el logotipo, los carteles y otros elementos) se convirtió en la más famosa a través de la historia de las olimpiadas. Establecería un nuevo estándar para los Juegos Olímpicos en el futuro.

Y aquellos diseñadores comisionados por el gobierno también serían cooptados por los activistas locales, quienes anhelaban revelar al mundo la oscura realidad política en México – una realidad que, desde su punto de vista, intentaba ser cubierta por las hermosas y lustrosas imágenes de los juegos de 1968.

 

El milagro mexicano.

En las décadas posteriores a las olimpiadas de 1968, México había atravesado un periodo de alto crecimiento económico que pasó a ser conocido como “El milagro mexicano”. El país se vio rápidamente industrializado, velozmente urbanizado y la capital, Ciudad de México, evolucionó a una metrópolis gigantesca.

Debido a su tamaño y disponibilidad, Ciudad de México hizo frente al gran reto de albergar un evento internacional mayor como las Olimpiadas. La ciudad aún seguía expandiéndose, producto del último impulso del “Milagro”.

Los organizadores olímpicos necesitaban dar la imagen de una metrópolis que no sólo estaba emocionada, sino que también era segura y transitable. Necesitaban idear una identidad visual para condensar todo lo que estaba ocurriendo durante los Juegos, y sobre todo para vender la Ciudad de México a todos esos visitantes que la veían por primera vez.

Palacio de Gobierno Ciudad de Mexico 1905 1910

Palacio de Gobierno Ciudad de México, ca. 1905-1910.

Así fue que decidieron lanzar una competencia internacional con la intención de encontrar a un diseñador que se hiciera cargo de la campaña para el logotipo y diseño gráfico de los Juegos – requerían una nueva imagen que fuera cosmopolita y contemporánea, donde se distinguiera lo mexicano.

 

La cultura mexicana y el Op Art.

Uno de los contendientes que ingresó al período de prueba fue Lance Wyman, un diseñador de 29 años oriundo de Nueva York. En colaboración con un colega, Peter Murdoch, sólo podían permitirse un boleto de ida. Aterrizaron en suelo mexicano en noviembre de 1966 para intentar realizar el diseño que representaría a México. Cabe mencionar que ninguno había estado en México antes de esa fecha.

Este par empezó por donde la mayoría de los turistas lo hace: los museos. Invirtieron bastante tiempo en el Museo de Antropología e Historia, donde estudiaron objetos del México precolombino, como la Piedra del Sol azteca y antiguos murales mayas.

Piedra del Sol o Calendario Azteca

Piedra del Sol o “Calendario Azteca·.

“Me vi influenciado por algunas de las primeras culturas”, dice Wyman, “pues hacían cosas que nosotros hacemos de forma contemporánea con la geometría y los gráficos”. Las líneas gruesas y los colores brillantes así como las formas geométricas evocaron en la mente de Wyman el concepto de Op Art, un movimiento artístico que gozaba de cierta popularidad entre los artistas contemporáneos en Nueva York.

El Op Art (Optical Art), emplea el contraste, la geometría y otros trucos para generar en el espectador la impresión del movimiento. Y por eso, influenciado tanto por elementos autóctonos mexicanos como por el moderno Op Art, Wyman presentó el hipnótico logotipo que parecía repetir los cinco anillos del símbolo olímpico.

Op art por Bridget Riley

Obra de Op Art por Bridget Riley.

Wyman ganó la competencia, y aquello sólo fue el principio.

 

Lance Wyman.

Wyman tomó el logo y lo convirtió en una tipografía, y después empleó esa tipografía para generar más material. Pero elegir a este joven e inexperimentado diseñador estadounidense que jamás había estado en México resultó un poco problemático. En la época, Wyman era “un diseñador no probado… muy joven y con no mucho tiempo para hacer demasiado”, explica Luis Castañeda en Spectacular Mexico: Desing, Propaganda, and the 1968 Olympics. “Y de alguna forma le habían concedido este enorme grado de responsabilidad”.

tarjeta postal motivos mexico 60

Tarjeta postal con motivos de los JJ. OO. de México 1968.

Wyman y Murdoch terminaron quedándose en México durante dos años para trabajar en la campaña. Junto con un equipo de diseñadores, la mayoría mexicanos, idearon formas para emplear la tipografía, el logotipo y los demás diseños por toda la ciudad. Las hipnóticas rayas fueron convertidas en rayas uniformes por los trabajadores del evento y voluntarios. Los patrones y colores empleados en el logotipo terminaron plasmados en gorras, sellos postales, balones y toda clase de productos para propulsar los inminentes Juegos Olímpicos. Los estadios en la ciudad fueron pintados con patrones radiales típicos del Op Art. Los patrones brillantes decoraban las banquetas, calles y plazas públicas.

 

Una guía para explorar la Ciudad de México.

Aquellos diseños brillantes e hipnóticos le proporcionaban a los Juegos Olímpicos una coherencia visual… pero también ayudaban a las personas a orientarse. El lenguaje del diseño gráfico en las Olimpiadas se expandió a un completo sistema que ayudó a los visitantes a navegar por la enorme metrópolis.

Wyman produjo iconos con colores y símbolos simples para representar cada evento deportivo. Estos eran diferentes a las figuras gestuales a menudo asociadas con las Olimpiadas. “No eran figuras de personajes”, dice Wyman, “estaban más enfocadas en alguna parte del cuerpo o una pieza del equipo, o la combinación de ambas”.

iconografia juegos olimpicos mexico 1968

Los visitantes de otros países podían emplear los iconos y esquemas de color para ir de un evento deportivo a otro, así como a los espectáculos culturales, alrededor de la ciudad. Siguiendo estos signos, los visitantes podían seguir entreteniéndose y explorando la ciudad una vez que los eventos deportivos terminaban.

Entre el logotipo, la tipografía, los colores e iconos, Wyman creó una identidad visual que saturó a toda la ciudad. Estaba en todos lados. “Fue una campaña total de diseño”, dice Castañeda. “Cada cosa individual, idea, lugar u objeto asociado con las olimpiadas era inmediatamente reconocido como parte de un todo”.

mexico 68 collage de imagenes

La intensidad de dicha campaña sentaría un precedente para los años venideros. “Creo que no es arriesgado decir que tanto el diseño, como la arquitectura y las artes en general se vieron fuertemente asociadas con las Olimpiadas antes de México 68”, argumenta Castañeda. “Fue después de México 68 que se convirtió en una especie de estándar el diseño de las campañas asociadas con este tipo de eventos”.

 

“Los juegos de la paz”.

Se decretó que los Juegos Olímpicos de 1968 serían “Los juegos de la paz”. Así fue que Wyman diseñó la silueta de una paloma, misma que fue entregada en forma de calcomanías para que todos los dueños de tiendas en la ciudad la exhibieran en sus ventanas.

movimiento estudiantil mexico 68

Paralelamente, mientras Wyman trabajaba arduamente en este concepto de diseño gráfico, un movimiento de protesta liderado por estudiantes se gestaba alrededor de la ciudad. Estos manifestantes creían que el hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI) privilegiaba a los ricos por encima de la clase pobre, rural y trabajadora. Aunque el país había experimentado un alto crecimiento económico, millones de ciudadanos continuaban rezagados en la pobreza. El “Milagro mexicano” no había sido para todos.

Decenas de miles de manifestantes tomaron las calles en diversas ocasiones durante 1968. Una y otra vez la policía dispersaba violentamente las manifestaciones, una violencia que se incrementaba de forma desesperada para evitar que el descontento social interfiriera con los Juegos Olímpicos.

 

Masacre en Tlatelolco.

Entonces, el 2 de octubre, apenas 10 días antes de que arrancaran los “Juegos de la paz”, miles de estudiantes se congregaron en la plaza de Tlatelolco, al noreste de la Ciudad de México, para exigir la liberación de las personas que habían sido encarceladas en las protestas anteriores. Era una manifestación pacífica de personas que exigían sus demandas caminando lentamente en torno a la plaza.

De repente, se desató un tiroteo. Soldados mexicanos abrieron fuego contra los estudiantes. La escena fue inmediatamente limpiada antes que se pudiera llegar a un consenso sobre la cantidad de cadáveres resultantes, pero se estima que fueron varios centenares. La sangre fue lavada. Miles de manifestantes fueron arrestados y encarcelados. El gobierno tomó grandes medidas para cubrir sus rastros.

Exposición Centro Cultural Universitario Tlatelolco

Exposición fotográfica en Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

La versión oficial dice que los estudiantes dispararon primero, con la intención de provocar a los militares. La evidencia refuta de forma contundente esa versión. “Es un evento extremadamente impactante durante mucho tiempo suprimido en la memoria nacional mexicana”, dice Castañeda, “y de diversas formas es el punto de inflexión en la crisis que estableció el escenario para el dramático sentido de las Olimpiadas”.

Pese a su relativo aislamiento en el trabajo, Wyman supo de la masacre. “Cuando escuché sobre el tema y sobre lo grave que había sido, me encontré en una situación bastante complicada pues estaba trabajando para el gobierno y no podía hacer nada al respecto”, dijo. De cierta forma sintió empatía con los estudiantes y tuvo sentimientos encontrados a la hora de seguir con su trabajo. Pero no se vio en la necesidad de elegir entre el gobierno y los manifestantes. En sus diseños encontró la forma de servir a ambos lados.

Los estudiantes empezaron a imitar y cooptar las imágenes de Wyman. Tomaban un póster que había hecho el artista, con la silueta de unos corredores durante una carrera, y convertían esas siluetas en tropas golpeando a los ciudadanos con rifles y bayonetas. También emplearon la tipografía para crear carteles contra el gobierno.

Mexico 68 carteles de protesta

Mexico 68 carteles de protesta. Fotografía de Omar Bárcena.

Los estudiantes recorrían la ciudad esparciendo manchas de pintura roja sobre todas esas palomas que lucían en las ventanas de los establecimientos. Estaban aprovechando la propaganda de los Juegos Olímpicos y exponiendo la oscuridad de la política nacional.

 

El Metro de la Ciudad de México.

México 68 estableció un precedente en la forma que los gobiernos usarían el diseño para promocionar la imagen de su país entre la comunidad internacional – para bien o para mal. Y más allá de las Olimpiadas, el evento dejó una marca permanente en la infraestructura de la Ciudad de México.

La Ciudad de México es una de las ciudades más grandes en el mundo. Posee el área metropolitana más grande de Norteamérica. Alrededor de 4.4 millones de personas se transportan en el sistema del Metro de la Ciudad de México todos los días. Es increíblemente concurrido y muy extenso pero también se le reconoce como uno de los sistemas de tren más fáciles de recorrer, parte de esto se debe a la iconografía. Y esos iconos están ahí gracias (en parte) a Lance Wyman.

estaciones del metro inspiracion wyman

Se suponía que el Metro haría su debut durante las Olimpiadas, pero los excavadores se encontraron con arquitectura antigua en el recorrido de las líneas, y su apertura se retrasó. Mientras su construcción progresaba, Wyman seguía involucrándose en su diseño – especialmente en el mapa. Empleó el mismo sistema visual que había desarrollado en las olimpiadas para ayudar a los visitantes internacionales a transportarse entre las estaciones.

“En las Olimpiadas”, señala Wyman, “pusimos la confianza en los gráficos y pensé: ¿por qué la ciudad no podría hacerlo?”. Así, dio un color a cada línea del metro, y a cada estación le otorgó un símbolo particular, permitiendo a los visitantes hacer un recorrido gráfico sin tener que leer palabras o caracteres.

Estos símbolos generalmente tenían que ver con algo sobre el nombre de la estación o su ubicación, “como la estación que hace parada en el Parque de Chapultepec”, explica Wyman. “En el lenguaje náhuatl de los aztecas Chapultepec significa cerro del saltamontes”. En otros casos, particularidades históricas o arquitectónicas representaban el icono en el diseño.

Una vez más, algunos mexicanos vieron un problema con este diseñador extranjero joven que venía a plasmar algo que se convertiría en una parte esencial de la ciudad. Eventualmente, diseñadores mexicanos tomaron el proyecto y lo hicieron propio, diseñando líneas adicionales del Metro después que Wyman se retirara.

Mexico 68 y Mexico 70

Además de las Olimpiadas y el Metro, Wyman realizó otros trabajos para México, como el diseño de la Copa Mundial de 1970. Después regresó a los Estados Unidos y se involucró en el diseño de más mapas como el del National Zoo y el sistema de metro de Washington DC.

La iconografía simple del sistema del Metro es un recordatorio de un complicado, y terrible, periodo histórico en la Ciudad de México. Es un diseño simple que te invita a explorar una metrópolis masiva y compleja. Es un sistema de diseño gráfico que se asegura de que, si llegas a perderte, sin importar donde estés, ni el idioma que hables, podrás encontrar el camino y explorar la ciudad por tu cuenta.

Especiales
  • Inculto Jul 4, 2017

    Siempre es grato leer este tipo de contenido, gracias por el aporte Hery

  • Marichú Jul 4, 2017

    ¡Me emocionó! Gracias 🙂

  • yanimeacuerdo prime Jul 4, 2017

    chido post, sobre la matanza no hay cifras x que van desde que enterraron cuerpos en campo militar, hasta lanzarlos vivos desde helicopteros en alta mar, una practica muy comun en sudamerica en esa epoca, si quieren extenderse en la info del 68, les recomiendo la pagina escrito con sangre blogspot, es de asesinos seriales pero tiene un apartado sobre lo de tlatelolco, incluso desde 2 años antes que pasara , vale la pena leerlo, eso si es muuuuy largo de leer asi que deberan dedicar un buen par de horas o un poco mas

  • yanimeacuerdo prime Jul 4, 2017

    me falto agregar que en plena inauguracion de los juegos cuando el simio presidente hablo todo el estadio lo abucheo, toodo lo que quisieron mostrar de modernidad y paz fue el marco perfecto para ese momento que con simple abucheos y gritos se demostro el mal gobierno y la sangre…tristemente el mexicano no entiende y cada generacion mas ignorante que la anterior de su historia tropezara una y otra y otra vez con las misma pri-edra

    • Maclovio Atenógenes Jul 5, 2017

      Toda la razón, compañero.

  • maquinangel Jul 4, 2017

    Me encanto Hery, muy buen post.

  • EL MERO MERO !! Jul 5, 2017

    Me parece que en ese año esos diseñadores se fumaban algo o tenian esquizofrenia y alucinaciones; solo con el primer logo quede con dolor en la vista :/

  • Tibu Jul 6, 2017

    Wooow, muy bueno, no sabía que el metro se hizo para las olimpiadas y que la iconografía era del mismo diseñador de la campaña de esos juegos olimpicos, muy bueno, gracias por compartir.

Comentar el artículo.