Él es Luca, posible ancestro de todos los seres vivos

Conozcan al ancestro de todas las cosas vivas sobre la superficie terrestre. Se llama Luca, o Last Universal Common Ancestor (último ancestro común universal) y probablemente existió hace 4 mil millones de años, cuando la Tierra era una jovenzuela de tan solo 560 millones de años. Este retrato hablado elaborado por un grupo de científicos fue publicado en la revista Nature Microbiology este mes de julio.

luca ancestro comun seres vivos

Este descubrimiento arrecía la discusión entre los que postulan que la vida surgió en un ambiente extremo, como en un cráter de volcán o en fuentes hidrotermales, y aquellos que teorizan ambientes mucho más agradables, como una “pequeña charca tibia”, según lo propuso Darwin.

La naturaleza del ancestro más antiguo de las cosas vivas siempre fue una incertidumbre, pues el sistema de tres dominios de la vida parece no tener un punto común de partida. Este sistema de dominios está compuesto por bacterias, arqueas y eucariontes. Las arqueas son organismos similares a las bacterias, pero cuentan con un metabolismo distinto, y en los eucariontes se engloba toda la flora y fauna.

Hace algún tiempo los investigadores empezaron a creer que las bacterias y arqueas son los dominios más primitivos, y que los eucariontes aparecieron después. Esto allanó el camino para que un grupo de biólogos evolucionistas, comandado por William Martin, de la Universidad Heinrich Heine, Alemania, intentara definir la naturaleza del organismo que originó las bacterias y arqueas.

Así fue que empezaron a investigar los genes de codificación de las proteínas de las bacterias y arqueas. Más de seis millones de este tipo de genes fueron acumulados en las últimas dos décadas en una base de datos alimentada por equipos de decodificación de genes de miles de microbios.

 

Árboles genealógicos.

Por ejemplo, genes con una misma función tanto en humanos como en ratones generalmente descienden de un ancestro genético común, del primer mamífero. Por eso al comprobar sus secuencias de ADN, los genes pueden agruparse en una especie de árboles genealógicos evolutivos. Esto posibilitó que Martin y compañía distribuyeran seis millones de genes en unos cuantos árboles genealógicos. Entre estos, solo 355 genes poseen las características necesarias para ser descendientes de Luca.

Al lograr determinar aquellos genes que probablemente estaban presentes en Luca, Martin logró descubrir el hábitat del organismo. “Quedé boquiabierto con los resultados, no podía creerlo”, recuerda el científico.

Esos 355 genes señalaron con mucha precisión a un organismo que vivió en condiciones encontradas en las fuentes hidrotermales profundas, un ambiente sumamente caliente y saturado de metales, algo que se genera gracias a la interacción entre el agua de mar y el magma que se escapa del fondo.

Entre estos genes, algunos metabolizan hidrogeno como una fuente de energía, y otros son responsables de una enzima (topoisomerasa) llamada girasa, que solo se encuentra en microbios que viven a temperaturas extremadamente altas.

El descubrimiento ha “avanzado de forma significativa nuestra compresión sobre cómo vivió Luca”, comentó James McInerney, de la Universidad de Manchester, en el Reino Unido. “Es una visión intrigante sobre la vida hace cuatro mil millones de años”.

 

Una afirmación arriesgada.

Pero Martin no se detuvo aquí con el estudio. También sugiere que Luca puede estar muy próximo al origen de la vida en la Tierra, pues no posee muchos genes necesarios para la vida, y que por ello apenas estaría “medio vivo”.

Es una declaración muy osada que terminó generando mucha controversia en el medio científico. Otros investigadores creen que Luca era un organismo muy sofisticado, muy evolucionado respecto al comienzo de la vida. “Luca y el origen de la vida son sucesos separados por una enorme distancia evolutiva”, afirma Jack Szostak, investigador especializado en las primeras membranas celulares.

Otros científicos están de acuerdo en que Luca probablemente vivió en las profundidades del océano, pero niegan que haya sido el punto de partida de la vida. Para ellos, posiblemente la vida inició en cualquier otro lugar y después quedó confinada a este lugar debido a algún evento catastrófico, como el Intenso Bombardeo Tardío, que sucedió hace unos 3.8 mil millones de años. En este evento, un número enorme de asteroides alcanzó a nuestro Sistema Solar.

El tema está lejos de llegar a su fin, pero el descubrimiento de un ancestro común ya es un gran paso en el estudio del origen de la vida en la Tierra.

Con información de The New York Times.

Biología

Artículos Relacionados

  • Zman Jul 29, 2016

    De pelos. Hay tanto por saber, el creacionismo es apenas ya un estorbo obligado al leer de estos temas.

    • Hadad Ago 1, 2016

      El creacionismo ya es considerado ciencia ficción.

Formulario de comentarios

Send this to friend