Los peores trabajos del mundo

‘Inspector’ de excremento de elefante.

¿Recuerdas aquellos momentos de tu infancia, cuando admirabas al sujeto en el circo que, con una insignificante señal, podía hacer que un elefante girara o se pusiera sobre una pata? Quizás pensabas que su trabajo era fácil y divertido, pero lo que no te imaginabas era todo el proceso escatológico que se ocultaba tras el escenario. En algunas ocasiones, los paquidermos tienen problemas digestivos, debido a su vida sedentaria. Por lo que, la persona encargada de estos animales, tiene que realizar la función de ‘supositorio humano’ e introducir su brazo en la retaguardia elefantesca, para que el excremento emerja con facilidad. ¡Y tú que te quejabas de capturar datos!

Masturbador de animales.

Los científicos que realizan diferentes tipos de investigaciones animales, muchas veces requieren una muestra de semen para para evaluar la infertilidad o algún avance en la inseminación artificial. Hacer esto no conlleva gran ciencia, pero, obtener la secreción es el verdadero reto. Existen dos formas para hacer que un animal eyacule sin la ayuda de su compañera hembra; una de ellas, consiste en utilizar una vagina artificial, y la otra, al modo ‘antiguo’ —en pocas palabras, estimulación manual. Todo un deleite para un zoofílico.

Medidor de embarazo animal.

Un granjero, literalmente es la prueba de embarazo humana para medir la preñez de los animales. En el caso de una vaca, el procedimiento es simple pero muy desagradable: el individuo pone un guante en su brazo, aplica suficiente lubricante y enseguida, inserta su extremidad en el recto del animal. Los médicos señalan que la cría debe sentirse como una pelota de softball.

Removedor de cadáveres en la carretera.

Muchas veces, los conductores han atropellado por error —o por borrachos— a un animal que cruzaba intrépidamente en medio de la carretera. En nuestro país, es común que el cadáver se quede intacto hasta que el paso vehicular provoque su fusión con el pavimento. Pero en caso de otras especies de mayor tamaño, las personas en cargo, tienen que limpiar el destripado accidente en las vías rápidas, lo que resulta sumamente peligroso y repugnante.

Asistente de mago.

Ser asistente, puede ser considerado uno de los peores trabajos del mundo,dependiendo de la persona a la que se vaya a asistir. Si alguien trabaja asistiendo en un edificio, entonces puede considerarse afortunado. Pero si la persona es el conejillo de indias de un mago, probablemente su carrera —y vida— se encuentra en grave peligro. Imagina por un momento que el empleo es tuyo, y comienza el acto de lanzar cuchillos; si el mago no le atina a su objetivo, probablemente acabes con muchas cicatrices (sólo por nombrar un ejemplo).

Limpiador de ventanas.

Remover la suciedad de las ventanas en el interior de un edificio, es un trabajo un poco tedioso pero agradable, comparado con limpiar los cristales en el exterior del mismo. Exponer tu vida día con día, es suficiente razón para aterrorizarse y renunciar al puesto, pero desafortunadamente la necesidad y la poca oferta laboral, provoca que estas heroicas personas se dediquen a este ‘reluciente’ empleo. Agradece a Dios que te encuentras cómodamente sentado, y leyendo esta nota.

Limpiador de alcantarillas.

En algún punto de nuestras vidas, todos filosofamos acerca del misterioso destino de los residuos en el retrete. Y por si todavía tenías dudas, éstos van a parar a las alcantarillas citadinas. Algunas veces, el drenaje se tapa y se necesita ayuda profesional para destaponar la suciedad. Imagina no sólo toda la cantidad de todo el excremento que has producido, sino el de millones de casas al mismo tiempo. Toda un trabajo sucio.

Guardia real.

Ser un guardia de seguridad no es un trabajo tan malo, a menos que resguardes la entrada de El Palacio de Buckingham. Los soldados más famosos del mundo, tienen uno de los peores trabajos que se hayan inventado. Además del hecho de estar parados todo el día, tienen que obedecer otras reglas, como evitar reírse, no mostrar emociones, y abstenerse de hablar con los turistas por más molestos y provocadores que éstos sean. Del mismo modo, los vigilantes tienen que bañarse diario, planchar su uniforme, y lucir impecables, ya que pueden recibir varios castigos, como horas extra.

Conserje de cine porno.

Limpiar una sala cinematográfica puede parecer un empleo bastante engorroso y pesado, pero cuando hablamos de un conserje de un cine porno, la descripción adquiere un nivel totalmente elevado. El pobre encargado, debe desaparecer los fluidos y objetos que utilizaron los pornográficos cinéfilos durante la función, así como soportar olores y otras situaciones que preferimos ahorrarnos. El único ‘beneficio’ de este trabajito, es poder ver material gratuito todo el día, pero definitivamente no es algo que puedas platicar con tu madre, esposa o hijos.

Fuente: conozcamas

Curiosidades, Entretenimiento

Artículos Relacionados

  • PAPA PITUDO Ago 15, 2011

    com dice el tio Sam “alguien lo tiene que hacer”

  • mvz venzor Ago 16, 2011

    tan jodidos con lo de masturbador de caballos y la prueba de embarazo, es de los trabajos mejor pagados.. lo que pasa es que no salen de su escritorito a ensuciarse como debe de ser…

  • JAJAAJ Ago 20, 2011

    No creo que las masturbadoras de caballo se lo esten pasando muy mal

    • Alberto Sep 8, 2011

      ZOOFILICO AUTODETECTED!

  • maura Jun 26, 2013

    los britanicos si que tienen un grado de paciencia muy grande para soportar todo lo que un turista o lo que una dolescente pueda llegar a hacer para imperturbarles la paciencia que tan grande sera el castigo por moverse???

Formulario de comentarios

Send this to friend