Los hijos de la Luna – Creepypasta

En la pequeña ciudad de Bisden nadie sale de casa después que oscurece. Mientras el Sol se esconde en el horizonte las persianas se cierran, las velas se apagan y las puertas son firmemente atrancadas. Para el momento en que la Luna nace, la ciudad entera parece un pueblo fantasma, el silencio y la oscuridad reinan con supremacía.

hijos de la luna

¿Lo escuchaste?”, susurró Freja con una voz atemorizada en el medio de la oscuridad. “Cierra la boca”, susurró su hermano mayor, Freud, con los dientes apretados mientras veía las ventanas negras de la casa más próxima a ellos. Probablemente allí estaban atrapados. Nadie en su sano juicio dejaría las ventanas abiertas en la noche. Al menos no en Bisden.

Te dije que no debemos jugar en el bosque”, siguió Freja. “Te dije que debíamos volver más temprano”.

Cállate”, respondió el hermano. “Lamentarse por el pasado no cambia el presente”. Freud vio a su hermana, temblando en la oscuridad. “Eso no cambia la situación en la que nos encontramos”.

Antes que Freja pudiera decir palabra alguna, el sonido ronco de una carcajada infantil fue llevado por el viento. Un racimo de escalofríos recorrió la nuca y los brazos de Freud. Algo en aquel sonido parecía… malo.

Quizá hay otro –”, Freud apretó su mano sobre la boca de Freja. Acercándola a su cuerpo, reculó hacia las sombras del callejón. Una vez más, el sonido espectral se hizo eco en el aire. Freja se aferró a los brazos de su hermano cuando se dio cuenta de la magnitud de su situación. La voz de un niño, extrañamente distorsionada, rompió el silencio de la noche como una bala que atraviesa un cristal.

Salgan, salgan de donde quiera que estén”.

Aquella cosa se tambaleaba en la boca del callejón – a unos cuantos metros del escondrijo de Freud y Freja. La cosa tenía el tamaño aproximado de un niño y era algo larguirucho, con brazos que colgaban grotescamente cerca del suelo, haciendo que su cuerpo desproporcionado pareciera el de un gorila.

Estaba completamente desnudo y tenía una piel tan blanca que reflejaba el brillo de la luna. La cosa volvió su brillante calva hacia el callejón mientras lo atravesaba. Su rostro era perfectamente liso, y totalmente desprovisto de rasgos – con excepción de una sonrisa desagradable carente de labios y manchada de sangre. Freud sintió un líquido tibio que le recorría los muslos mientras su vejiga se vaciaba.

Freja gimió.

La cosa se detuvo a medio camino, con el cuerpo rígido como una roca. Lentamente giró el torso mientras analizaba el callejón. Intentó retroceder. Freja respiró tan profundamente que empezó a hiperventilar. Freud le puso una mano en la boca, pero era demasiado tarde.

Con una velocidad absurda, la cosa volvió la cabeza al escondrijo, produciéndose un chasquido repugnante en el cuello.

¡Los encontré!”.

En la pequeña ciudad de Bisden nadie sale de casa después que oscurece. Todos los días, a los jóvenes se les advierte severamente que vuelvan a casa antes del atardecer. Siempre se les recuerda que el mal ronda en las calles por la noche. Siempre se les alerta que deben mantenerse en silencio pues, si los escuchan, los hijos de la Luna los cortarán miembro por miembro.

RadLad.

Creepypasta

Artículos Relacionados

  • Hadad Abr 28, 2016

    Interesante pero el final como que muy cortante.

    • Marichú Abr 28, 2016

      Coincido

  • Andrés Abr 28, 2016

    Había comenzado con una idea que me llamó la atención pero que fue perdiendo la esencia conforma se avanzó en la lectura hasta ese final tan… No sé, Rápido.

  • Alexia Lowster Abr 28, 2016

    A mi me gusto

  • solamente yo Abr 29, 2016

    ¡¡¡¡¡=Advertencia!!!!!!!

    No leer de noche seguramente te mearas como Freud

  • Freud Abr 29, 2016

    Callate!!!!!! >:(

Formulario de comentarios

Send this to friend