Las consecuencias de la privación del sueño

Todos los días un ser humano sano experimenta una compulsión inevitable por cerrar los ojos, y después permanece inconsciente durante horas y horas. De forma totalmente natural aceptamos este estupor involuntario que podría ser fácilmente alterado. En promedio, los seres humanos pasamos una tercera parte de nuestra existencia acostados, quietos y con los ojos cerrados.

insomnio privacion sueño

Esto significa que si llegas a vivir noventa años, habrás dormido en torno a treinta años de tu vida (imagina todo lo que se puede vivir en ese tiempo). Es un desperdicio enorme. ¿Pero, es posible recuperar algo de esa vida perdida a través de la reducción o supresión del sueño sin efectos secundarios adversos?

En la historia han aparecido diversas personas afirmando que han estado en vigilia permanente durante años. En el 2009 se hizo viral la historia de un sujeto vietnamita llamado Hai Ngoc que afirmaba no haber dormido ni un solo instante desde 1973. Otro fue el caso de un ucraniano llamado Fyodor Nesterchuk, que en el 2005 afirmó no haber dormido desde 1980. Sin embargo, la comunidad médica siempre se ha mantenido escéptica sobre estas vigorosas afirmaciones, sugiriendo que todos estos casos no son más que historias fantasiosas y totalmente falsas.

Fyodor Nesterchuk

En su época Fyodor Nesterchuk afirmó no haber dormido durante 25 años.

Existe todo un arsenal de armas químicas para mantener el sueño a raya, al menos durante un tiempo… pero la falta de sueño siempre debe compensarse, pues de otra forma el cuerpo y la mente sufren las consecuencias. El modafinilo es un neuroestimulante utilizado para tratar la narcolepsia (un desorden que causa episodios involuntarios de sueño durante las horas normales de vigilia) que ha sido probado en individuos sanos, y el resultado es la eliminación del impulso por dormir. También incrementa el tiempo de vigilia, lo que le permite al paciente mantenerse despierto y activo a lo largo de varios días sin dormir, pero como sucede con la cafeína y otras drogas, solo aplaza lo inevitable. El ejército de los Estados Unidos alguna vez llevó a cabo estudios para averiguar si había alguna ventaja en suministrar modafinilo a sus soldados.

Y resulta que si se impide el sueño de forma activa durante largos periodos de tiempo, cosa que algunos han intentado, los efectos secundarios severos se acumulan como una bola de nieve. Todos los síntomas aumentan en intensidad a medida que se van agregando nuevos al cuadro clínico:

  • Después de saltarse una noche de sueño, se experimenta fatiga, disminución de la concentración y problemas con la memoria de corto plazo.
  • Después de dos o tres noches sin dormir, el paciente sufre de poca coordinación, espasmos musculares, una evidente pérdida de la concentración, visión borrosa, alteración del juicio, náuseas y dificultad del habla.
  • Tras cuatro o cinco días en vigilia se experimenta una irritabilidad extrema, alucinaciones y episodios de delirio.
  • Después de seis u ocho noches de privación del sueño, a todos los síntomas anteriores se agregan el habla lenta, temblores en las extremidades, pérdida de la memoria, confusión con respecto a la identidad propia, comportamiento inusual y paranoia.
  • Después de nueve u once noches sin dormir aparecen pensamientos fragmentados (empezar alguna oración sin concluirla) y episodios prolongados de “estupor consiente” donde no hay ningún tipo de respuesta.

 

Los efectos de la privación del sueño más allá de la frontera de los 11 días no han sido probados debido a los riegos que implican para la salud del paciente. Se supone que lo siguiente son daños irreversibles, y poco después la muerte. Así se ha constatado con ratones de laboratorio, que murieron después de haber sido privados del sueño durante dos semanas. Esta evidencia también es apoyada por una enfermedad cerebral muy rara conocida como insomnio familiar fatal, donde el enfermo pierde gradualmente su habilidad para dormir, atravesando por toda la serie de síntomas que listamos arriba durante meses. Eventualmente, esta enfermedad conduce a la demencia, cambios permanentes de personalidad, parálisis motriz y finalmente a la muerte.

alucinaciones

Aparentemente, la privación del sueño causa todos estos efectos adversos porque se produce un daño cerebral. Durante un día normal, el cerebro sufre ligeros daños por el metabolismo del cuerpo y por los radicales libres. Cuando dormirnos, el cerebro se engancha a un centro de reparación que sana lentamente esas pequeñas lesiones, restaurando el cerebro a su máximo potencial. Durante la fase de sueño más profundo, conocida como REM, se cree que ese centro de reparación se repara a sí mismo. Pero entre más tiempo se impide el sueño, mayor es el daño acumulado en el cerebro, y mayor el periodo de sueño que se necesita para repararlo. Cuando el daño alcanza niveles excesivos, se vuelve irreparable.

El periodo de insomnio intencional más largo fue un experimento científico protagonizado por un joven de diecisiete años de edad llamado Randy Gardner en 1965. De alguna forma se las arregló para mantenerse despierto durante 11 días (264 horas) sin usar drogas para estimularse, aunque los asistentes lo vigilaban para evitarle el sueño. Al final, había experimentado todo el paquete de síntomas, incluyendo alucinaciones y estupor, pero fue capaz de suprimirlos cuando dio una conferencia de prensa en el último día del experimento. Los investigadores conectaron su cabeza a monitores de electroencefalograma y se fue a dormir, conciliar el sueño le tomó tan solo cuatro segundos. Se despertó tras 14 horas de sueño, y dijo que se sentía bien.

gardner

De izquierda a derecha: Bruce McAllister, Randy Gardner y Marciano Jr.

En general, dormir poco puede impedir que el cerebro se restaure al 100% de su efectividad, y puede provocar una reducción permanente en el potencial del individuo. Como consecuencia, el cerebro tiene que trabajar más para ofrecer los mismos resultados, lo que va mermando su eficacia. El cerebro también usa el sueño para procesar, ordenar y catalogar la información que absorbió durante el periodo de vigilia, por lo que la memoria se ve afectada de forma negativa por la falta de sueño. La creatividad también sufre pues es durante el sueño que se construyen las asociaciones creativas de los recuerdos. Como si no fuera suficiente, el sistema inmunológico se debilita por la carencia de sueño.

Curiosamente, previo a la invención de la bombilla eléctrica, el humano promedio dormía alrededor de nueve horas por noche. El sueño para un adulto promedio en la actualidad es de poco más de siete horas diarias.

Cultura General

Artículos Relacionados

  • yanimeacuerdo Mar 25, 2016

    buen post, segun e leido antes de la bombilla, se dormia mas, pero a mitad de la noche se despertaba y era comun visitar a los vecinos, que tambien despertaban a mitad de la noche a platicar y despues a volver a dormir

  • RedBake Mar 26, 2016

    Ya valí v*rga?? XD

  • EL MERO MERO !! Mar 27, 2016

    Muy interesante, pero hablando de algo mas comun como el tener problemas para conciliar el sueño> insomnio o insomnio forzado por querer estar viendo las marcianadas… lei que no es necesario quedarse hasta 11 dias sin dormir para enfermarse, sino que solo por dormir mal : ” Las personas que sufren de insomnio parecen tener un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca ” .
    Fuente : drbordenave.com ( por si quieren leer algo interesante a las 2 de la mañana…)

  • Yesenia Mar 27, 2016

    Se me esta ocurriendo la estupidez de permanecer sin dormir por lo menos tres días, a ver que pasa

    • Ellia Mar 28, 2016

      No estas sola, a mi también…estoy de vacaciones.

    • Cybers Mar 29, 2016

      Inténtenlo, y nos cuentan como les fue.

      • Aioria Mar 31, 2016

        ya pasaron 2 días lo hicieron?

Formulario de comentarios

Send this to friend