Ciencia

¿La muerte es una mera ilusión de la percepción humana?

¿Será que esencialmente la vida es diferente de las cosas muertas? El físico Erwin Schrödinger hizo una definición de la vida como sigue: “Seres vivos que evitan declinar a un estado de desorden y equilibrio”. ¿Qué significa esto? Supongamos que tu carpeta de Descargas es el Universo. Al comienzo estaba organizada, pero a medida que pasa el tiempo se va haciendo progresivamente caótica. Al dedicarle energía, creas determinado orden y haces una limpieza de la carpeta. Esto precisamente es lo que hacemos los seres vivos.

vida-vs-muerte

 

¿Pero, qué es la vida?

Cada uno de los seres vivos de este planeta está compuesto de células. Básicamente, una célula es un autómata compuesto de proteínas demasiado pequeño como para sentir o experimentar alguna cosa. Estas son las características de definimos para la vida:

  • Tiene un límite que la separa del medio que la rodea, creando orden.
  • Se adapta y mantiene un estado constante.
  • Aprovecha y come cosas para mantenerse viva.
  • Crece y se desarrolla.
  • Reacciona al ambiente.
  • Está sujeta a la evolución.
  • Produce copias de sí misma.

Pero de todas las cosas que constituyen una célula, ninguna está viva. Los materiales reaccionan químicamente con otras cosas, dando lugar a reacciones que, a su vez, inician otras reacciones y éstas otras reacciones.

la-vida

En una única célula, cada segundo que pasa va acompañado de varios millones de reacciones químicas, formando una compleja armonía. Una célula puede hacer miles de tipos de proteínas: algunas muy simples, otras parecidas a maquinas complejas extremadamente pequeñas.

Imagina que conduces un automóvil a 100 km/h mientras constantemente reconstruyes todas las partes de este con cosas que encuentras por la carretera. Esto es precisamente lo que las células hacen. Pero ninguna parte de la célula está viva; todo es materia muerta movida por las leyes del universo.

 

¿Entonces, la vida sería un cumulo de todos esos procesos de reacción?

Eventualmente, todo lo que está vivo algún día tendrá que morir. El objetivo de todo este proceso es prevenir este desenlace produciendo nuevas entidades; o sea, replicando el ADN. La vida es, de cierta manera, un montón de cosas que cargan la información genética por todas partes. Toda forma de vida está sujeta a la evolución, y el ADN que desarrolla la mejor forma de vida para sí continuará en el juego.

 

¿Entonces, el ADN es la vida?

Si se considera al ADN fuera de su carcasa, ciertamente resulta una molécula muy compleja, pero que no puede lograr nada por si sola.

Y en este punto es donde los virus complican las cosas. Básicamente éstos son cadenas de ARN o ADN en una carcasa pequeña que necesitan de las células para lograr hacer cualquier cosa. No sabemos si hay que considerarlos vivos o muertos. Aun así, hay 225 millones de m3 de virus en la Tierra. Y parece que no les importa en lo más mínimo lo que pensamos de ellos.

Incluso hay virus que invaden células muertas y las reaniman para que así los puedan albergar, lo que hace a la delgada línea entre la vida y la muerte algo mucho más tenue.

O las mitocondrias. Éstas son pequeñas fuentes de energía de las células más complejas y alguna vez fueron células independientes que formaron un tipo de sociedad con células mayores. Aún conservan su propio ADN y se multiplican por sí solas, pero no están vivas: están muertas. Cambian su propia vida para la subsistencia de su ADN, lo que significa que formas de vida pueden evolucionar a cosas muertas siempre y cuando resulte en un beneficio para el código genético.

Así, quizá la vida sea una información que transporta la garantía de que haya una existencia continua.

 

¿Y la inteligencia artificial?

Por definición común, estamos bastante cerca de crear vida artificial en nuestras computadoras. Es una cuestión de tiempo para que nuestra tecnología llegue hasta ese punto. Y no se trata de ciencia ficción, hay una considerable cantidad de personas trabajando para que así sea.

También podríamos argumentar que los virus de computadora están vivos, pues se reproducen para mantener su información.

 

¿Qué es la vida entonces?

¿Cosas, procesos, ADN, información? Esto puede volverse confuso muy rápidamente. Pero hay algo cierto: la idea de que la vida es fundamentalmente diferente de las cosas muertas porqué contiene algún elemento no físico o es gobernada por principios diferentes a los de los objetos inanimados resulta totalmente errónea.

Antes de Darwin, los humanos solían poner un límite entre ellos y el resto de las formas de vida. Existía una especie de magia en nosotros que nos hacía especiales. Cuando tuvimos que aceptar que somos como cualquier otra forma de vida, un producto de la evolución, pasamos a establecer un límite diferente.

Pero cuanto más aprendemos de lo que las computadoras pueden hacer y de cómo funciona la vida, más nos aproximamos a crear la primera máquina que se adapte a nuestra definición de vida, y aquí es donde la imagen de nosotros mismos vuelve a estar en riesgo. Esto sucederá tarde o temprano.

Y aquí está la pregunta del millón: ¿Si todo en el universo está hecho de la misma cosa, significa que todo en el universo está muerto o que todo en el universo está vivo?

 

Una pregunta compleja.

¿Esto significa que nunca moriremos porque, en primer lugar, nunca estuvimos vivos? ¿Es la vida y la muerte una cuestión irrelevante y nunca nos dimos cuenta? ¿Es posible que seamos una parte mayor del universo de lo que imaginamos? Nadie tiene una respuesta para eso. Se trata simplemente de preguntas para reflexionar. Después de todo, ese tipo de reflexiones son las que nos hacen sentir vivos y nos ofrecen un poco de consuelo.

via Gizmodo

Hacer comentario

11 Reacciones