La Estrella de la Muerte y cómo NO diseñar un archivo digital

Si tienes por ahí, en una carpeta cualquiera de tu disco duro, archivos que determinarán el futuro de la galaxia, toma esta recomendación: no sigas el ejemplo del Imperio en Rogue One. Al menos así lo apunta Preservica, una empresa especializada en tecnología de preservación digital, consultoría e investigación.

Su equipo de especialistas hizo un análisis bastante curioso sobre el método de almacenamiento digital empleado por la organización fascista en el nuevo capítulo de la saga Star Wars. ¿La conclusión? Es un método poco práctico para fortuna de la Alianza Rebelde.

Aunque el firewall fue desactivado por vías muy extremas (y el tema de la velocidad de descarga sea un problema real), la verdad es que si Darth Vader y compañía hubieran invertido un poco más en una metodología más correcta para la gestión y preservación de sus datos, quizá contratando a un profesional de ciencias de la información, el destino de los héroes intergalácticos podría haber sido muy distinto.

En una graciosa lista de lo que no se debe hacer cuando el tema es el almacenamiento digital (especialmente cuando eres una organización del mal en un universo con tecnología súper avanzada), los especialistas de Preservica apuntan la importancia de la preservación y seguridad de bibliotecas virtuales y el complejo trabajo hecho tras bastidores por aquellos que comprenden bien el tema.

A continuación te presentamos algunas de las fallas identificadas por los especialistas.

– El Imperio cometió un error imperdonable al no replicar datos críticos en un sitio remoto (hubiera sido ideal hacerlo en una galaxia muy lejana).

– No contaban con ningún tipo de seguridad refinada a la vista, una vez que se ingresaba al sistema era posible hacer de todo.

Falta de criptografía: la información puede ser extraída y leída en otros dispositivos (además, el Imperio y la Alianza Rebelde usaban el mismo software).

– Total ausencia de metadatos que comprobaran el origen de los planos. ¿Cómo asegurarse de que las fuerzas rebeldes tenían en las manos los verdaderos planos de la Estrella de la Muerte?

– Es obvio, pero pasó totalmente inadvertido para las fuerzas del mal: nunca es buena idea colocar la información completa en un dispositivo extraíble permitiendo que sea removido de una forma no recuperable.

La información crítica debe mantenerse en un lugar anónimo, lo que significa que usar una torre como un archivo lo vuelve un objetivo fácil.

Por mucho que se señalen los errores del lado oscuro de la Fuerza, el análisis resalta que no solo en esta entrega se han visto problemas de este tipo, sino en toda la saga. “En Star Wars: Episodio II – El ataque de los clones, se nos presentan los Archivos Jedi. Se presume que este acervo antiguo tan estimado es una referencia de las mejores prácticas de archivo en esta galaxia, incluso hay un fragmento donde se asegura que ‘si no está en el archivo, no existe’. Entonces, descubrimos que la información sobre un sistema planetario entero fue excluida y que no existe ningún tipo de vestigio sobre esta actividad. La débil auditoria y los controles de seguridad permitieron la creación del ejercito de clones sin que se disparara ninguna alerta”, mencionan en la publicación. En resumen, hablamos de una galaxia muy lejana en lo que respecta a la seguridad digital.

Quizá te interese:

Curiosidades
  • Cristian Ene 3, 2017

    Buen año Henry!!!!!!

  • Francisco Ene 4, 2017

    Buen año Henry!!!! A darle duro

  • DRACULA Ene 5, 2017

    Buen año Henry!!!!!

    • Hery Emmanuel Ene 5, 2017

      Buen año Vlad.

Formulario de comentarios