La ciencia detrás de la meditación

¿Funciona la meditación científicamente hablando? En la última producción de AsapSCIENCE se investiga la evidencia para comprobar si el hecho de meditar literalmente cambia la configuración de nuestro cerebro, así como los tipos de onda cerebrales que emite.

meditacion

Ciertamente la meditación no es algo nuevo, desde cualquier punto de vista, y existe una razón científica por la que se ha mantenido vigente durante tanto tiempo.

Según el último video de AsapSCIENCE, las imágenes cerebrales tomadas a personas meditando revelan un incremento de actividad en áreas del cerebro directamente relacionadas con la disminución de la depresión y el aumento de la tolerancia al dolor. Una de estas áreas se conoce como default mode network (DMN), que se activa cuando nuestra mente está en reposo y sin distracciones sobre lo que sucede a nuestro alrededor. Cuando nuestra DMN se encuentra en un estado elevado de actividad se cree que mejora nuestra capacidad para acceder a los recuerdos, incrementa nuestra autoconciencia, e incluso podría estar vinculada a las explosiones de creatividad si se deja que los pensamientos se vayan esfumando.

Otro posible beneficio de la meditación es que se hace más fácil ser amable, paciente y más humano. Cuando los científicos llevaron a análisis los cerebros de los monjes budistas, que meditan una gran parte de su vida, y los cerebros de meditadores novatos, descubrieron que la región del cerebro asociada con la empatía es mucho mayor en los monjes.

“También modifica, literalmente, tus ondas cerebrales, y podemos medir esas frecuencias”, dice AsapSCIENCE. “Las personas que meditan poseen niveles más altos de ondas alfa que, se ha demostrado, reducen los sentimientos de negatividad como la tristeza, la tensión y la ira”.

Y no solo eso, sino que aparentemente la meditación también influye en la configuración y el tamaño del cerebro. Observaciones en personas que meditaron durante ocho semanas revelaron que la materia gris – que facilita un procesamiento más eficiente – era más densa en áreas asociadas con el aprendizaje, la formación de la memoria y regulación de las emociones. Pero en la amígdala, que está directamente relacionada con el estrés, el miedo y la hipertensión, la materia gris disminuyó.

Y eso es solo en el cerebro. Los estudios también apuntan a que la meditación puede tener un efecto en todo, desde la salud del corazón hasta el sistema inmunológico de una persona. Dale un vistazo al video de AsapSCIENCE a continuación.

Neurociencia

Artículos Relacionados

  • Gano Ene 20, 2015

    Ahora a meditar.

Formulario de comentarios

Send this to friend