Jóvenes naufragaron por calientes

Los tres adolescentes que pasaron 50 días a la deriva en un bote diminuto en el Pacífico Sur decidieron embarcarse para buscar a una chica de una isla vecina que impactó a uno de ellos luego de una competencia deportiva.

Habitantes del atolón Atafu, en nueva Zelanda, del que son originarios los jóvenes, aseguraron que en octubre hubo un torneo en el que participaron chicas del atolón vecino, Fakaofo. Una de ellas atrapó su atención, tanto que decidieron ir en su búsqueda.

Samuel Pelesa, Filo Filo, ambos de 15 años, y Edward Nasau, de 14, bajo el influjo del alcohol decidieron tomar la embarcación pasada la medianoche, sin embargo se perdieron en el océano, quizá por una falla mecánica, informó el diario Stuff.

Sus familiares preocupados los reportaron como desaparecidos y las fuerzas aéreas de Nueva Zelanda iniciaron una búsqueda por mar. No se encontraron señales del diminuto bote y el poblado de 500 habitantes del que provienen celebró actos de luto en su recuerdo, sin esperar ver de nuevo a los adolescentes con vida.

Sin embargo, los tres fueron rescatados el miércoles por un barco de pesca. Estaban deshidratados, mal nutridos y fuertemente quemados por el sol. El barco reportó que la zona donde fueron rescatados está muy lejos de cualquier ruta comercial normal.

Los adolescentes acabaron a mil 300 kilómetros de distancia desde donde zarparon, en la isla de Tokelau, una área bucólica llena de coral al norte de Samoa y que pertenece al territorio de Nueva Zelanda.

Una patrulla de Fiji se reunió con el barco de pescadores el viernes y lo escoltó al puerto de la capital, Suva. Los adolescentes se reunieron con funcionarios consulares de Nueva Zelanda y fueron llevados a un hospital. Muy delgados, los tres caminaron sin hablar con los periodistas.

Tai Fredricsen, que se encontraba el barco pesquero, dijo que un compañero suyo divisó el diminuto bote en alta mar al noreste de Fiji el miércoles.

”Sabíamos que era una situación un poco rara”, dijo.

Cuando fueron rescatados, los adolescentes sólo decían: ”Muchas gracias por parar”, dijo Fredricsen.

El Universal

Bizarro, Curiosidades, Entretenimiento, Noticias

Artículos Relacionados

Formulario de comentarios

Send this to friend