Jacques Sayagh, el sintecho fisicoculturista

Todo mundo sabe que el ejercicio físico hace muy bien al cuerpo y a la mente, y que es un bien realmente necesario en la vida de cualquier persona. Estamos cansados de escuchar que cualquier actividad es válida para mejorar la salud, pero más cansados estamos de la gente que dice no tener tiempo, no tener dinero, no tener con quién, entre otras disculpas recurrentes.

jaques

Si eres una de estas personas, conoce la historia de Jacques Sayagh, un sintecho francés que vive en las calles de Paris. Y aunque pase por algunas dificultades en su vida, nunca deja que su disciplina de ejercicio se vaya al caño. A los 50 años, el hombre no pasa un día sin entrenar. Sorprendentemente: es un fisicoculturista – popularmente conocido como bodybuilder.

 

La rutina de Jacques Sayagh.

A diario, Jacques desarrolla una rutina de entrenamiento y se asegura de no perder ni un solo día sin ejecutarla. Con mucho esfuerzo y determinación, este hombre recorre largas distancias por las calles de la ciudad y encuentra en cada esquina un dispositivo de musculación improvisado para desarrollar sus ejercicios.

Por ejemplo, hace flexiones en las baquetas por donde pasa, usa cinturones suspensos en postes de iluminación para hacer barra e incluso usa cuerdas elásticas atadas a los barandales para ejercitar los bíceps. A pesar de todas sus dificultades, el hombre no busca pretextos para no entrenar. Su cuerpo es impecable, una envidia para cualquier ratón de gimnasio.

 

El éxito en YouTube

El director Julien Goudichaud, que toda su vida ha vivido en Paris, conoció la historia de Jacques Sayagh y decidió hacer un pequeño documental sobre el incansable sintecho bodybuilder. El video fue publicado en YouTube el día 4 de diciembre del presente año y a la fecha ya supera el millón de visualizaciones. Una verdadera historia de motivación.

El cortometraje muestra la vida cotidiana de Sayagh, su rutina de ejercicios y como vive rodeado de varios botes de creatina en polvo, objetos que sirven para improvisar sus aparatos de entrenamiento y su inseparable perro. El hombre afirma ser muy feliz con su estilo de vida, y que no lo cambiaría por nada del mundo.

En el video, se puede ver a Jacques diciendo que no iría a vivir a un departamento, aunque este fuera pequeño. “Las personas no entienden el motivo por el que duermo en el suelo, pero les garantizó que nunca sentí frío”. Cualquiera que vea el documental – con sus 6 minutos y 13 segundos – adquiere una nueva visión sobre la fuerza de voluntad.

Hacer comentario

13 Reacciones