Homúnculo cortical: cómo nos ve nuestro cerebro

Si te miras en el espejo, verás cómo luce tu cuerpo por fuera. El homúnculo cortical, por otro lado, representa la forma cómo nuestro cerebro ve nuestro cuerpo desde el interior.

homúnculo cortical

En la década de 1930, el neurocirujano Wilder Penfield operaba a pacientes con epilepsia. Ya que tenía a su disposición un cerebro vivo en la mesa de operaciones, aprovechó la oportunidad para “husmear” un poco. El médico recogió datos con el fin de descubrir qué partes de la corteza cerebral controlaban los movimientos corporales voluntarios y de las sensaciones. Lo que descubrió fue un cuerpo humano muy distorsionado: el homúnculo cortical.

El homúnculo cortical representa importancia de las diversas partes de su cuerpo, determinadas según el cerebro.

Por ejemplo, hay poca necesidad del cerebro para saber qué está pasando en los brazos y las piernas. Todo lo que esos miembros tienen que hacer es mantenerse alejados del fuego y poner las manos y los pies en los lugares correctos.

Las manos, la lengua, los genitales y las características faciales son muy importantes porque dan a la gente un montón de información sensorial. Como resultado de ello, ocupan mucho espacio “de atención” en el cerebro.

Aunque el homúnculo cortical es una curiosidad, la obra de Penfield en la cartografía de la relación del cerebro con el cuerpo fue inestimable.

Penfield

Graduado de la Universidad de Princeton, pasó varios años de formación en la Universidad de Oxford, en España, en Alemania y en Nueva York (EE.UU.), antes de convertirse en el primer neurocirujano en Montreal, Canadá.

En 1950, Penfield intentó tratar a los pacientes con epilepsia intratable. Antes de un ataque, él sabía que los pacientes experimentaban un “aura”, una advertencia de que un ataque estaba a punto de ocurrir.

Penfield probó si podría causar esta aura con una suave corriente eléctrica en el cerebro, para localizar y destruir o eliminar la fuente de la actividad. Mientras los pacientes estaban plenamente conscientes, aunque anestesiados, abría sus cráneos y trataba de localizar el origen de la epilepsia.

Su técnica era a menudo exitosa, pero las cirugías experimentales lo llevaron a un descubrimiento aún más dramático.

La estimulación en cualquier parte de la corteza cerebral trajo respuestas de un tipo u otro, y encontró que sólo de la estimulación de los lóbulos temporales (las partes inferiores del cerebro de cada lado) podía obtener respuestas significativas e integradas, como la memoria, incluyendo el sonido, movimiento y color.

Esos recuerdos eran mucho más claros que los de la memoria común, y a menudo eran sobre cosas que no recordaríamos en circunstancias normales. Sin embargo, si Penfield estimulaba la misma zona de nuevo, la misma memoria aparecía – una canción en particular, la vista de una ventana, etc – es decir, encontró una base física para la memoria.

Con el tiempo desarrolló un mapa del cerebro, a menudo representado como un dibujo animado llamado homúnculo motor o cortical (o ser humano en miniatura miniatura) con características diseñadas de acuerdo a la cantidad de espacio que ocupan en el cerebro.

El homúnculo.

El lugar en el cerebro donde toda la información sensorial es procesada y llevada a la conciencia se llama corteza somatosensorial primaria.

Lo que es fascinante en esta área del cerebro es la distribución topográfica de los territorios sensoriales, cuya área ocupada es directamente proporcional a un mayor o menor grado de sensibilidad a un estímulo en ese territorio. No es de extrañar que la gran extensión de las áreas corticales relacionadas con la sensibilidad al nivel de la cara, las manos, los dedos, los labios, la lengua, etc.

La corteza motora primaria situada en el giro precentral, sigue la misma lógica de representación topográfica, donde el área cortical es mayor cuanto mayor es el grado de movimiento que proporciona la región anatómica correspondiente.

Esta diferencia es especialmente notable cuando se analiza la extensión de la zona cortical responsable de los movimientos finos de la mano, los dedos y los músculos de la cara, lo que representa casi tres cuartas partes de la corteza motora primaria.

El homúnculo, entonces, es el espejo de la riqueza sensitiva / motora de cada territorio de nuestro cuerpo.

Fuentes: 1, 2

Neurociencia

Artículos Relacionados

  • andres davila May 3, 2013

    como siempre muy interesantes articulos, nuevos datos para conversaciones inetersantes, gracias

  • jose john May 3, 2013

    y no hay un modelo de una mujer? (que chichotas tendría jajaja)

    • El_Ruffles May 6, 2013

      JAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJJAJA

    • Cell May 6, 2013

      Ciertamente, pero como está censurado, pues el modelo masculino no tiene unos blanquillotes

  • maquinangel May 4, 2013

    Que bueno que ya estas de vuelta, esperemos que ya todo se normalice. Saludos!

  • Cell May 6, 2013

    Que bien, estaba tratando toda la semana pasada de acordarme cómo se llama el monigote este

Formulario de comentarios

Send this to friend