Historias Fascinantes 5

historias fascinantes

41. El origen de la palabra “jabón” (”sapone” en italiano), procede, según la leyenda, del nombre del monte Sapo, situado en Roma. Hace siglos y según los rituales, era habitual practicar sacrificios de animales en lo alto de la montaña. A su vez, las mujeres de entonces acudían a la falda de la colina, regadas por las aguas del río Tíber, para lavar allí sus prendas. El río trasladaba hasta esa zona una sustancia formada por cenizas y grasas de animales que asociaron con la espuma y con los beneficios de la misma para lavar la colada.

42. Los candidatos del partido comunista albanés a la presidencia del gobierno obtuvieron en 1982 el 99,999938% de los votos emitidos, al encontrase en el recuento un voto en blanco. Más absoluta fue la victoria del Partido Obrero de Corea en las elecciones celebradas en Corea del Norte en 1962: obtuvo el 100% de los votos emitidos y lo más curioso en que votó el 100% de los convocados a las urnas.

43. Para encontrar el significado de la expresión “mandar a alguien a tomar morcillas”, hay que remontarse al siglo XIX, cuando para eliminar a los perros callejeros se empleaba la técnica de darles morcillas envenenadas con estricnina. Cuando a finales del mismo siglo aparecieron las perreras, se abandonó esa costumbre.

44. El bolígrafo fue inventado en 1938 por los hermanos Ladislao y George Biró. El motivo que les impulsó a ello no deja de ser curioso, fueron los lloros de la hija de Ladislao, quien se quejaba porque sus compañeros de escuela le ensuciaban las trenzas con el contenido de los tinteros. El diseño de los hermanos Biró consistió en una bola de acero colocada en la punta de un cilindro lleno de tinta, que bajaba por efecto de la gravedad y se secaba instantáneamente al contacto con el papel.

45. Las siete notas musicales proceden de las primeras letras del canto de las segundas vísperas de San Juan que dice así:
UT quaent laxis
REsonare fibris
MIra gestorum
FAmulituorum
SOLve polluti
LAbii reatum
Sancte Ioannes.
Su traducción del latín sería: “para que las maravillas de tus obras puedan resonar en la voz serena de tu siervo, limpia el pecado de su labio manchado oh San Juan”. Posteriormente los propios monjes transformaron el “Ut” por “do”.

46. La palabra “muchos” no existe en todos los idiomas, algo que ha dado lugar a curiosos malentendidos. Sin ir más lejos, en arameo, lenguaje en el que estaba escrita la antigua Biblia, carecía de una forma para decir “muchos” o “muchas”, por lo que se empleaba el número 40. Así, la frase “por 40 días” equivale a “por muchos días”. Lo mismo pasa con el Diluvio Universal o la leyenda de los 40 ladrones, que no eran 4 decenas, sino “muchos”.

Curiosidades, Entretenimiento

Formulario de comentarios

Send this to friend