Gesina Gottfried, el ángel caído de Bremen

Gesina, junto a su hermano gemelo Johann Timm Junior, nacieron en el seno de una familia pobre. Sus padres, Johann Timm y Gesche Margarethe Timm, mostraron una predilección por el varón desde que los niños eran muy pequeños.

Gesina Gottfried 2

Las razones que llevaron a Gesina Gottfried a cometer sus crímenes permanecen en la oscuridad, y han sido ampliamente discutidas a los largo de los años. La privación emocional que sufrió durante su infancia y su modus operandi hacen creer que sufría de “síndrome de Munchausen por poderes”, una enfermedad bastante común entre las mujeres asesinas en serie.

En la adolescencia Gesina comenzó a llamar la atención de los hombres. El pelo rubio y sus ojos azules eran como un señuelo para todos los adolescentes. A los 20 años se casó con el más grande de sus admiradores, Johann Miltenberg, un empresario exitoso de la localidad.

 

Carrera criminal.

Sin embargo, Johann era tan bueno en ganar dinero como en perderlo. Gastaba gran parte de sus ingresos en borracheras y prostitutas. Cuando llegaba a casa, generalmente en estado de ebriedad, Miltenberg acostumbraba a golpear a su esposa. Gesina sabía que su madre utilizaba arsénico para matar a las ratas, y decidió usar lo mismo para poner fin a la vida de su esposo. Comenzó a probar el veneno en Miltenberg mezclándolo con su cerveza. En la Europa del siglo XIX, el arsénico era un producto popular de venta libre, comercializado en diversos formatos y empleado para aplicaciones varias, tales como pesticida o cosmético. Sin embargo, mezclado con la comida o bebida de alguien, tenía efectos letales.

El matrimonio de Gesina y Johann duró ocho años y produjo tres hijos: Adelheid, Johanna y Heinrich. Otros dos hijos murieron después del parto. Johann pereció el 1 de octubre de 1813, y se convirtió en la primera víctima de una mujer de 28 años que empezaba una larga carrera como asesina serial.

Las víctimas de Gottfried incluyen a sus padres, dos esposos, un novio y sus hijos. Antes de convertirse en sospechosa y ser condenada por los asesinatos, se hizo de una gran simpatía entre los habitantes de Bremen, pues muchos de sus familiares enfermaban y morían al poco tiempo. Debido a la dedicación en el cuidado de los enfermos en sus momentos de sufrimiento, terminó siendo conocida como “el ángel de Bremen” hasta que sus crímenes se descubrieron.

 

Modus operandi.

Gesina Gottfried empleó un veneno para ratas llamado “Mäusebutter” muy común en la época, que consistía de pequeños copos de grasa animal mezclada con arsénico. Gesina solía mezclar pequeñas dosis en las comidas de sus víctimas. Eventualmente, comenzaban a enfermar y una Gottfried “amigable, altruista y resignada” se ofrecía a cuidar de esas personas durante el periodo de enfermedad, mientras seguía envenenándolos.

Durante el lapso de su actividad criminal, Gesina Gottfried era considerada una ciudadana ejemplar, y era muy querida por toda la comunidad. La pérdida de tantos pacientes hizo a la comunidad creer que la amigable Gesina era perseguida por una especie de maldición. Sus vecinos, motivados por el celo y la resignación con la que la mujer cuidaba a sus seres queridos enfermos, le dieron el mote de ángel.

 

Las víctimas:

  • 1 de octubre de 1813: Johann Miltenberg (primero esposo)
  • 2 de mayo de 1815: Gesche Margarethe Timm (madre)
  • 10 de mayo de 1815: Johanna Gottfried (hija)
  • 18 de mayo de 1815: Adelheid Gottfried (hija)
  • 28 de junio de 1815: Johann Timm (padre)
  • 22 de septiembre de 1815: Heinrich Gottfried (hijo)
  • 1 de junio de 1816: Johann Timm (hermano)
  • 5 de junio de 1817: Michael Christoph Gottfried (segundo esposo)
  • 1 de junio de 1823: Paul Thomas Zimmermann (novio)
  • 21 de marzo de 1825: Anna Lucia Meyerholz (profesora de música y amiga)
  • 5 de diciembre de 1825: Johann Mosees (vecino, amigo y consejero)
  • 22 de diciembre de 1826: Wilhelmine Rumpff
  • 13 de mayo de 1827: Elise Schmidt
  • 15 mayo de 1827: Beta Schmidt (amiga y empleada doméstica)
  • 24 julio 1827: Friedrich Kleine (amigo y acreedor)

 

La agonizante muerte por envenenamiento de arsénico

La muerte por ingestión de arsénico es, por sí sola, horrible. La primera señal de envenenamiento por arsénico es una sensación de irritación en la garganta. Después surgen las náuseas, cada vez más insoportables. Entonces comienza el vómito y sigue mucho tiempo después que el estómago está totalmente vacío, hasta que las víctimas vomitan un líquido fétido y blanquecino con manchas de sangre. La boca se reseca, la lengua de inflama, la garganta se contrae. La víctima es atacada por una terrible sed. Cualquier cosa que beba, sin embargo, solo hace que el vómito empeore.

envenanamiento arsenico

Después se presenta una diarrea incontrolable – casi siempre con sangre y acompañada de dolores abdominales insoportables. Las víctimas experimentan una intensa sensación de quemazón que se extiende desde la boca hasta el ano. La orina se hace escaza y de un color rojizo. A medida que pasa el tiempo, el rostro de la víctima adquiere una tonalidad azulada. Los ojos pierden el vigor. La piel se empapa de sudor, que produce un hedor terriblemente fétido. La respiración de la víctima se vuelve difícil e irregular, las extremidades del cuerpo se enfrían, el pulso se hace débil. Puede haber convulsiones en los miembros y terribles calambres en los músculos de las piernas.

Despendiendo de la cantidad del veneno consumido, este tormento puede durar de cinco a seis horas o varios días. La muerte, cuando finalmente llega, es un acto de misericordia.

 

Se descubre a la asesina.

Johann Christoph Rumpff, que sería la próxima víctima de Gesina, desconfió tras descubrir pequeños gránulos blancos en su comida. Comida que Gesina “gentilmente” le había preparado. Se lo contó a su médico el Dr. Luce que, además, ya había atendido a varias de las víctimas anteriores. Rumpff entregó al médico la sustancia que había encontrado y Luce descubrió que se trataba de arsénico e inmediatamente avisó a las autoridades. En ese corto periodo Gottfried ya se había cobrado dos víctimas más y se había mudado a Hannover, donde terminó con la vida de su última víctima, Friedrich Kleine.

 

Prisión.

Tras la denuncia del Dr. Luce, la policía se dispuso a atrapar a la ahora criminal Gesina Gottfried. La noche del 16 de marzo de 1828, el día en que cumplía 43 años, Gesina fue detenida.

Durante los interrogatorios hechos por la policía, Gesina confesó haber envenenado a un total de 30 personas, de las cuales dieciséis terminaron muertas.

La condenaron a muerte por decapitación y su sentencia fue ejecutada públicamente el 21 de abril de 1831. Fue la última ejecución pública en la historia de Bremen. La ejecución contó con un público asistente de 35 mil personas. Una máscara mortuoria de Gesina fue hecha para poder estudiar los patrones faciales de las mujeres criminales. Esto era objeto de estudio de la ahora obsoleta frenología.

gesche gottfried mascara

La cabeza cortada de Gesina fue puesta en alcohol y exhibida en el museo Domshof. Su esqueleto se mantuvo en un armario del Instituto de Patología del Hospital Municipal de Bremen. Fue destruido durante un incendio en la Segunda Guerra Mundial. La cabeza de Gesina desapareció en 1913, quizá la destruyeron, o quizá fue a parar a las manos de algún coleccionista morboso.

Gesina Gottfried 1

La foto de arriba muestra la Spuckstein, o piedra de escupir. Esta piedra está situada en el sitio donde Gesina fue decapitada, y la población local acostumbra a escupir sobre esta piedra como una forma de demostrar el desprecio para la asesina que murió allí.

Historia

Artículos Relacionados

  • Kaiser Diavolo Mar 26, 2015

    interesante historia…

  • master chief Mar 26, 2015

    Es de los asesinos seriales es siempre muy impactante

  • elpistoludo Mar 26, 2015

    ay wey, como siempre excelentes historias, felicidades Hey por la página. saludos

  • DraX Mar 26, 2015

    Por eso nunca hay que comer nada cocinado por una mujer, nunca sabes si tiene veneno

    • elchilakas Mar 26, 2015

      inche drax dices cada p-e-n-d-e-j-a-d-a….

  • titus Mar 26, 2015

    seguramente no comes o comiste lo que tu madre te cocinaba jajajajajjaaja

  • hassan Mar 27, 2015

    que loca, muy buena historia.

  • Cavendish Mar 30, 2015

    Muy buena historia, excelente

Formulario de comentarios

Send this to friend