El faro desierto: Misterio en las Islas Flannan

Al oeste de Escocia, a unos 18 kilómetros de la isla de Lewis, hay un grupo de islas conocidas como Flannans. La mayor de las islas Flannan, Eilean Mor (isla grande en lengua gaélica), tiene sólo 39 hectáreas de extensión, llegando a los 288 pies sobre el tormentoso Mar del Norte.

faro Eilean Mor

Este trecho fue traicionero para los navegadores, especialmente cuando las tormentas dejaban al mar agitado y las nieblas comprometían la visibilidad. Varios barcos terminaron por perder su curso chocando contra las rocas negras o la escarpada costa. Para ayudar a los marineros, se decidió construir un faro de 74 pies (22.5 metros) en la isla de Eilean Mor.

Era el año 1899. El faro debería lanzar un haz de luz cada 30 segundos emanando un haz de luz con una potencia de 140,000 velas a una distancia de 24 millas, para guiar a los barcos que cruzaban Cape Wrath y el camino de Pentland Firth. La construcción fue difícil, pero un año más tarde, el faro fue terminado y estaba en funcionamiento en la isla.

islas Flannan

Un equipo de tres guardas fue contratado para operar y mantener el equipo. Era un trabajo simple, marcado unicamente por largos períodos de aislamiento y soledad. Los hombres contratados para el servicio eran expertos en cumplir su trabajo correctamente. Tenían una casa, suministros y pasaban las noches jugando a las cartas, mientras mantenían la vigilia del faro.

El 15 de diciembre de 1900, apenas unos días después de terminar el primer aniversario del funcionamiento del faro, el capitán Holman del barco a vapor Archtor, en camino a Leith, Escocia, se dio cuenta de que la luz estaba apagada. El mar era fuerte, y furioso con el deshielo, Holman envió un mensaje a la sede de Cosmopolitan Line Steamers, la empresa responsable del servicio.

La central trató de ponerse en contacto con el sector marítimo de Galen Rock, para que averiguaran lo que había sucedido, pero una fuerte tormenta había cortado la comunicación. En las noches siguientes, los barcos que pasaban por la zona se dieron cuenta de que la luz se mantuvo apagada.

Un grupo se organizó para ir hasta el faro, el 20 de diciembre, pero las tormentas incesantes obstaculizaban la salida del puerto. Uno de los barcos que participaron en el grupo casi se dio la vuelta y se decidió renunciar a la misión hasta que el tiempo mejorara. El 21 de diciembre, algunas personas dijeron haber visto las luces del faro, pero por poco tiempo. Al parecer, el equipo se enfrentaba a un problema con el funcionamiento del equipamiento.

El día 26, justo después de la Navidad, la tripulación de un mercante que pasaba por la isla, sonó una bocina saludando al faro y luego disparó una bengala. Ninguno de los intentos de establecer contacto tuvo respuesta – aunque uno de los marineros que observaba la isla con los prismáticos dijo que vio movimiento en la playa rocosa. Al llegar a su destino, el capitán pidió que un equipo fuera enviado a investigar.

faro islas Flannan

El mar todavía estaba furioso, pero permitió el acercamiento de un bote a remo. Atracado en la costa, el farero Joseph Moore, quien formó parte del equipo, pero estaba fuera de servicio, encontró la puerta de la casa que servía de refugio cerrada por dentro. Dio una palmada y llamó, pero no obtuvo respuesta por parte de nadie en el interior. Preocupado, derribó la puerta con cierta dificultad, pues había una barricada improvisada impidiendo el acceso. En la cocina, Moore descubrió que la chimenea había quemado la madera sin parar. En la sala, percibió que el reloj de la pared se había detenido justo a las dos. En las habitaciones no había rastro de sus compañeros y las chimeneas estaban apagadas hacia tiempo. Los vigilantes James Ducat, Thomas Marshall y Donald McArthur simplemente habían desaparecido.

Sorprendido, Moore llamó a sus compañeros una vez más, pero no tuvo los “nervios” para caminar hasta el faro y ver si estaban allí. Decidió volver al barco y regresar más tarde con compañía. Un equipo de rescate compuesto por cuatro hombres y un capitán se organizó rápidamente en Galen Rock y fue a investigar.

El equipo escribió el siguiente informe sobre lo que encontró:

“… Las lámparas están limpias y el equipo en perfectas condiciones de funcionamiento. Había combustible para impulsar el faro y parecía estar listo para su uso. En la sala de operaciones, se encontró una silla caída cerca de la mesa. Había una baraja sobre el suelo y una botella rota.

En el alojamiento abrimos los armarios donde hemos encontrado la ropa que pertenece a los guardias. Dos impermeables y un par de botas de agua estaban faltando.

El techo de la casa parece haber sido duramente golpeado por las tormentas y presentaba goteras en varios puntos. Los muebles habían sido movidos de su posición original, de acuerdo con Moore que estaba aquí en la víspera del 13 de diciembre. La pistola de bengalas no fue encontrada, ni los silbatos de señal.

El embarcadero fue seriamente dañado por la tempestad. El barco fue damnificado, las boyas estaban esparcidas por todo el lugar y el equipo que se mantuvo allí estaba hecho añicos. No hay ninguna señal de los empleados del faro. A pesar del desastre, no hay ningún indicio de lucha o desentendimiento”.

Inmediatamente se envió un telegrama a William Murdoch, el secretario responsable del funcionamiento de los faros de la zona – “Un terrible accidente ocurrió en Flannans. Los tres vigías del faro: Ducat, Marshall y el temporal (McArthur) desaparecieron. Se realizaron búsquedas en toda la isla y no se encontró ni rastro de ellos. Desaparecieron de la faz de la tierra!

La noticia se extendió rápidamente y la tragedia apareció en el Highland News con el titular: DESASTRES EN LAS ISLAS FLANNAN: OTRO MISTERIO SIN RESOLVER. Los periódicos se apresuraron a conectar el extraño suceso con dos tragedias que se han producido recientemente. En abril, un guardia había resbalado en las escaleras cerca del embarcadero y sufrió una caída que le rompió el cuello. En agosto, un bote de remos que se aproximaba a Eilean Mor se volteo y cuatro hombres se ahogaron en las heladas aguas.

periodico incidente islas Flannan

Pero la tragedia era aún más extraña, sobre todo porque nadie sabía lo que realmente había sucedido.

Según Moore, el último en ver con vida a sus compañeros, justo antes de salir del faro para sus vacaciones, todo estaba tranquilo. Dijo que sus compañeros estaban actuando de manera normal y el ambiente era bueno. Ninguno de ellos parecía molesto o triste.

Se especuló que James Ducat en su última visita a la costa, poco menos de un mes antes de la desaparición, se había quejado de su trabajo. Murmuró que no le gusta estar en Eilean Mor y afirmó que el lugar “no era bueno para sus nervios”. Para muchos, había tenido una especie de premonición de lo que iba a suceder. Ducat había enviado una petición a Robert Muirhead, el supervisor de los faros, para ser transferido a otra función. Sin embargo, Muirhead insistió que el empleado siguiera trabajando en el sitio, por lo menos hasta el próximo año hasta mientras encontraba un sustituto.

Para un vigía de faro, la vida tiende a ser solitaria y pacífica, pero para el equipo de la Isla en Flannan las cosas nunca fueron tranquilas. Para sobrevivir tuvieron que lidiar con un clima constantemente furioso, tormentas de viento y frío penetrante. Los hombres tenían provisiones, pero que tenían que pescar y cuidar de su propia siembra. También necesitaban llevar a cabo todos los días el mismo trabajo aburrido y repetitivo. Además, el espacio común que habitaban era pequeño y confinado.

Después de la desaparición, un nuevo equipo fue enviado a cuidar el faro, mientras se llevaba a cabo la investigación. Los indicios apuntaban a que una última persona se había quedado en la casa y se había refugiado en la cocina después de cerrar las puertas y colocar las barricadas. ¿Porqué habría estado escondido en este lugar y que quería mantener afuera?

En el cuaderno de anotaciones de Ducat, la última información información es del 15 de diciembre. No hay nada extraño: la lectura de la velocidad del viento y la temperatura se llevaron a cabo según lo dispuesto por el manual. Comentó que la luz fue apagada a las 9 horas del día 15, porque había luz suficiente para la navegación.

islas Flannan faro

La investigación encontró lo siguiente:

“… Se llevaron a cabo todas las tareas de rutina. Las grandes lámparas en la torre de vigilia estaban limpias y abastecidas para la noche siguiente. El mecanismo estaba en perfecto estado y había sido limpiado después de que la luz fuera apagada por última vez, lo que demuestra que el trabajo se está llevando a cabo perfectamente. Esto sugiere que lo que haya pasado, se llevó a cabo durante la mañana o hasta media tarde.

Dos centinelas escuchados durante la investigación llegaron a la conclusión de la siguiente secuencia de eventos: McArthur fue probablemente el último en permanecer en la casa porque él estaba en su turno de guardia en la tarde. Ducat y Marshall habrían ido a comprobar el equipo en el embarcadero dañado por la tormenta de la noche anterior. Desde su puesto de observación McArthur habría visto una serie de olas que formaron y corrió a avisar a sus compañeros del peligro. Cuando no escucharon sus advertencias, decidió ir al exterior y advertirles. Desafortunadamente no calculó bien el tiempo que tendría para llegar a ellos y volver antes de la llegada de las olas. Los tres terminaron alcanzados y arrastrados por el mar donde probablemente se ahogaron”.

El informe no menciona en ningún momento el hecho de Moore haya encontrado la puerta cerrada y una barricada montada dentro de la casa. Sin mencionar que el reloj se detuvo o el hecho de que el fuego había sido encendido en la cocina, mientras que la sala de estar y las habitaciones parecían no haber sido utilizadas durante varios días. El testimonio de Moore fue considerado exagerado e incluso la integridad del empleado se colocó en jaque durante la investigación.

De hecho, en la tarde del 14 de diciembre hubo una fuerte tormenta con olas muy altas, pero el día 15, la fecha de la última anotación en el diario, no se menciona ningún problema. Además, está la cuestión de que los vigías tenían cierta experiencia. Ellos no cometerían el error de abandonar el faro durante una tormenta con fuertes olas a punto de barrer la isla.

Pero hay otras teorías. Según algunos, uno de los tres guardias se volvió loco y mató a los otros dos mientras dormían. Él habría arrastrado los cuerpos hasta el mar y atado a las piedras para hundirse. Por último, descontrolado y arrepentido de su acto, el asesino habría saltado a las aguas turbulentas, donde también murió. Algunos incluso dicen que hubo algún tipo de lucha en el que la puerta fue cerrada y trabada, pero aún así, la violencia estalló de tal manera que todos terminaron muertos. Las sospechas sobre Donald MacArthur fueron levantados, y algunos incluso dicen que tenía problemas mentales y había pasado varios años bajo la tutela de un manicomio. Nada de esto, sin embargo, ha sido probado.

Y hay rumores más extraños que mencionan a los ovnis, serpientes de mar y hasta un legendario pájaro gigante del folklore escocés que habría atacado el faro y sus secuestrado a sus ocupantes para alimentar a sus crías.

Históricamente las Islas Flannan siempre han sido famosas por las supersticiones que se refieren a la época anterior a que han recibido su nombre en honor a San Flan. Dicen que todos los que colocaban un pie en la isla tenían que repetir una oración al santo con el fin de dejar el lugar, de lo contrario, una muerte terrible les esperaba. También hay historias siniestras de fantasmas que atrajeron a los hombres a los acantilados y vientos repentinos que los arrojaron las grises y frías aguas.

Sea como fuere, pasaron más de 70 años sin incidentes hasta que en 1971, el faro fue modernizado y automatizado, eliminando la necesidad de guardias permanentes en la isla.

Hoy en día, el faro solitario de Eilean Mor sigue proyectando su luz sobre el océano, posiblemente buscando señales de sus guardias desaparecidos cuyo paradero nunca fue descubierto.

Enigmas y misterios

Artículos Relacionados

  • Cavendish Jun 6, 2013

    muy buena historia,excelente pagina, la mejor!!!!!!!!!!

  • Fco. Tobareñas Jun 6, 2013

    está interesante, a lo mejor se fueron a pistear los weyes…

  • EL PONYDOR Jun 6, 2013

    Buena historia, pero falto un poco mas de teorías o en su caso mas explicaciones… Carnal

  • yanimeacuerdo Jun 6, 2013

    buena historia…jueves de msterios misteriosos de las cosas extrañas en marcianos…

  • Red&Blu Jun 6, 2013

    Genial! muy buena historia 😉

  • Jaocagomez Jun 6, 2013

    Buena

  • Mau Jun 7, 2013

    Me agradó! mmmm Mi propia teoría debibo a esta información proporcionada, sin conocer el lugar, ni a los trabajadores, podría ser quizás que el trabajador con nervios sensibles, quizo por su propia fortuna alejarse de la isla, abandonando el trabajo. Y al ver esto los otros dos compañeros lo quisieron detener y se perdieron los 3 en el mar. O puede ser que los 3 simplemente abandonaron la isla por que no se sentían satisfechos con la vida y el trabajo que tenían y se perdieron en el mar o se fueron a otra tierra.

  • cesar Jun 7, 2013

    Sin duda un relato muy curioso, creo que son los que más gustan porque uno puede imaginar lo que pudo haber ocurrido

  • Matias Nieto Jun 10, 2013

    Copado….

  • ARMANDO Mar 22, 2015

    LOS RUSTICOS HABITANTES DE ESAS ISLAS ESTABAN CONVENCIDOS DE ALGO: LOS DUENDES DEL FARO CONVERTIDOS EN TRES ENORMES PAJAROS ARREBATARON DEL FARO A LOS INFORTUNADOS HOMBRES.

  • sebastian May 18, 2015

    muy buena info!! la historia mas completa que encuentro sobre este suceso… se agradece!

Formulario de comentarios

Send this to friend