Encuentran cerebro y cráneo dentro de ovario en una joven

Sucedió en Japón. Durante una cirugía para la remoción del apéndice, el equipo médico encontró un teratoma que contenía un cerebro en miniatura creciendo al interior del ovario de una joven de 16 años de edad.

Durante la operación para extirpar el apéndice, los médicos se encontraron con un tumor de aproximadamente 10 centímetros. Al cortarlo, distinguieron cúmulos de grasa y cabello enmarañado en su interior, también pudieron identificar una especie de estructura cerebral de unos tres centímetros de ancho revestida por una delgada capa de hueso craneal.

Un análisis más detallado reveló que se trataba de una versión reducida del cerebelo – normalmente ubicado en una región por debajo de los hemisferios cerebrales. Una masa en uno de los laterales asemejaba a un tronco cerebral, la estructura que normalmente se une a la médula espinal.

 

Son monstruos.

Se estima que uno de cada cinco tumores ováricos presenta tejidos extraños en el interior (hablamos de dientes, cartílago, músculos y grasa). Generalmente benignos, estos tumores son llamados teratomas; un término derivado del griego “tera”, que significa monstruo.

Aunque se desconocen las causas que provocan estos teratomas en los ovarios, una teoría dice que aparecen cuando células inmaduras en el óvulo se vuelven rebeldes (rogue cells), produciendo diferentes partes de la anatomía humana. A menudo los teratomas ováricos presentan células cerebrales, pero es algo sumamente raro que se desarrollen al punto de formar estructuras cerebrales propias, afirma Masayuki Shintaku del Shiga Medical Centre for Adults en Japón, quien estuvo a cargo del análisis del tumor.

“Elementos neuronales similares al sistema nervioso central se forman de forma frecuente en los teratomas ováricos, pero estructuras semejantes a un cerebro adulto son raras”, dice Angelique Riepsamen de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia.

Este cerebro en miniatura se desarrolló al punto en que podía transmitir impulsos eléctricos entre neuronas, como lo hace un cerebro normal, dice Shintaku.

 

Confusión inmunitaria.

La adolescente no experimentó ningún síntoma relacionado con el sistema inmunológico, neurológico o de alguna otra índole. Sin embargo, hay numerosos informes alrededor del mundo de mujeres con teratomas ováricos que presentan cambios en la personalidad, pensamientos de paranoia, agitación, confusión, convulsiones o lagunas mentales.

Algunos de estos síntomas pueden presentarse como consecuencia de que el sistema inmune reconozca las células cerebrales en el ovario como intrusas y lance un ataque generalizado, provocando que las células reales en el cerebro de la mujer también terminen siendo atacadas, dando lugar a una inflamación.

Generalmente los síntomas cesan una vez que se elimina el tumor. La joven japonesa de 16 años salió con éxito de la operación y se recuperó de forma favorable.

Referencia: 10.1111/neup.12360

8 Reacciones

Hacer comentario

Send this to friend