El suicidio en los animales

De un tiempo a la fecha es realmente notable la preocupación de los profesionales en el área biológica en relación con el instinto animal, todo el mundo argumentaba que la lucha por la supervivencia era la ley de la naturaleza, se preguntaban también cual sería la lógica de un suicidio animal y que beneficios tendría.

suicidio animal

Entre los animales la práctica del suicidio tiene sus orígenes en razones aun más desconocidas que las del propio ser humano, y tampoco es algo poco común, tenemos el caso principal de las ballenas que de forma intencional nadan hacia la orilla hasta que quedan varadas. Inmóviles e impasibles esperan que la muerte les sea breve.

Otro de los casos más famosos fue el del año 1997, en la costa australiana más de 600 delfines nadaron contra la corriente hasta que terminaron totalmente encallados, exhaustos y muertos, de toda la diversidad de suicidios de animales registrados por la historia, este llama especialmente la atención por la cantidad de animales muertos y por la especie que cometió el suicidio masivo.

Una historia peculiar y poco documentada dice que en 1870, durante una tormenta invernal, a plena luz del día, más de 10,000 búfalos americanos caminaron en fila hasta que se arrojaban a un acantilado de más de 1,000 metros de altura bajo la incrédula mirada de algunos cazadores. Sus cuerpos cubrían el fondo del desfiladero formando una mórbida pila de 300 metros de altura.

bufalos

Lo más impresionante es que esto ocurrió en un momento en que todos los búfalos del territorio estaban siendo exterminados como parte de una política de estado que estaba destinada a empujar las tribus indígenas cada vez más hacia el oeste matando a los búfalos, quienes durante miles de años fueron su principal fuente de alimento. Debido a esta nefasta política de estado, los indios americanos fueron sometidos y confinados en reservas al oeste que finalmente fueron conquistadas y ocupadas. ¿Y los búfalos? Bueno, a la llegada del hombre blanco al continente americano había alrededor de 60 millones de animales. En 1912 se redujeron a sólo 800 búfalos.

Algunos animales, como las aves y los mamíferos suelen mostrar signos evidentes de emociones como la felicidad, la emoción, pero también tristeza, depresión y soledad. Cuando se lleva a estos animales a los extremos terminarán con sus propias vidas ya sea por hambre, asfixia o golpes con objetos romos. El tipo más común de suicidio animal es aquel en el que un animal (como un perro) forma una unión muy fuerte ya sea con un ser humano u otro animal y entonces pierde esa unión. Muchos animales inteligentes muestran comportamientos que indican que son conscientes de la ausencia de su compañero. Por ejemplo, los perros en este tipo de situaciones a veces entra en depresión y rechazar la comida y la atención hasta que finalmente mueren. La inactividad causada por la depresión no es lo mismo que el suicidio, a pesar de que pueden conducir a la muerte. Si los perros participan activamente en el comportamiento que obviamente llevaría a su propia muerte, como arrojarse debajo de los coches o arrojarse a los acantilados, entonces esto podría indicar conciencia de la muerte y por lo tanto ser considerado como suicidio. Una explicación mucho más plausible para la inactividad fatal de los perros y otros mamíferos inteligentes es que están paralizados por sentimientos de dolor y pérdida. El comportamiento observado no sugiere que sean consientes de que su vida va a terminar.

ñus

Se ha sabido que los tarsios se dañan intencionalmente o llegan suicidarse debido a la infelicidad o el estrés de estar en un recinto cerrado. Por esta razón no se encuentran en los parques zoológicos. En cautiverio, el tarsero puede estar tan sumamente afligido que puede morir de trauma psicológico e incluso se han reportado animales que se aplastar la cabeza contra objetos que resultan en su muerte.

Algunos zoólogos han observado que los elefantes africanos deliberadamente recogen y dispersan los huesos de elefantes muertos. Esto podría ser tomado como una señal de que están conscientes de su propia mortalidad, pero los elefantes casi no se involucran en la gama de comportamientos que cabría esperar si fueran realmente conscientes de que podrían morir. La dispersión de huesos podría explicarse en una variedad de otras maneras. Podría, por ejemplo, ser un comportamiento simple supervivencia que oculta sus rutas de migración o patrones de alimentación.

A diferencia de los elefantes, todas las culturas humanas conocidas indican su conciencia de la muerte de muchas maneras diferentes. A pesar de que las culturas del mundo tienen ideas diferentes acerca de lo que sucede a un individuo después de que la vida termina, todos coinciden en que un cambio dramático de estado se produce en el momento de la muerte. Por otra parte, cada cultura indica su conciencia de la mortalidad a través de una combinación de rituales, tabúes, mitos y expresiones lingüísticas. Con el fin de concluir que una especie es consciente de la vida o la muerte, sino que también debe exhibir una amplia gama de comportamientos indicativos. Ningún animal conocido se involucra en una gama de conducta suficientemente amplia que podría indicar el conocimiento de la vida o la muerte. Sin esta conciencia, los animales no se puede decir que se suicidan a pesar de que pueden, pero (quizá) involuntariamente, se suicidan.

También se ha observado que, en las circunstancias adecuadas, los escorpiones se picaran así mismos en la cabeza en repetidas ocasiones. Estas circunstancias, generalmente, están relacionadas con situaciones de muy alta temperatura. Este comportamiento es probablemente un intento del escorpión de usar su toxina neural para aliviar su malestar actual. Debido a que los escorpiones no muestran otros signos de estar conscientes de que tal cosa como la muerte existe, no tenemos ninguna razón para llamar a esto suicidio.

Algunos animales mueren a causa de sus propios actos, pero es difícil de clasificar como suicidio. Cuando las abejas pican pierden su aguijón y mueren a causa de esa lesión. Hay poca evidencia que sugiere que las abejas saben que el uso de su aguijón puede dar lugar a su propia muerte.

Todos estos ejemplos indican que los animales pueden matarse en ciertas circunstancias, pero que lo hacen sin darse cuenta. Incluso los animales deprimidos que están claramente sufriendo un gran dolor emocional, no parecen ser conscientes de que su inactividad dará lugar a su propia muerte.

Se dice que los lemmings también se quitan la vida. En vista de que estos pequeños roedores gordos no sabe nadar, se hunden. Así que cuando saltan en el agua olvidan por que diablos lo hicieron y terminan irremediablemente ahogados.

De forma sencilla pareciera que los motivos que impulsan el suicido en el mundo salvaje son los mismos que lo hacen en el ser humano. Pero, ¿en realidad saben que sus actos llevaran a su propia muerte? o ¿estamos destruyendo el planeta hasta el punto de que incluso los animales ya no lo pueden aguantar?

Curiosidades, Entretenimiento

Artículos Relacionados

  • Yo soy ixtapa zihuatanejo Nov 13, 2012

    Supongo que eso lo llevan haciendo muchos, años y son parte de su comportamiento no habitual

  • Zorrito Nov 13, 2012

    Es como el Cricetinae (Hamster) que come hasta morir.

  • Hunter Nov 13, 2012

    YOLO

  • Robert Nov 13, 2012

    Muy buen articulo, felicidades

  • Andres Jul 12, 2013

    Se olvidaron mencionar del Condor, al perder a su pareja dicha criatura se suicida tirandose en picado por un acantiliado para golpear el suelo y terminar con su vida.

  • kukuteku Jul 13, 2013

    La “Guinea” (gallinas de Guinea, guineos, gallinetas o pintadas)tienden a suicidarse golpeando la cabeza contra el suelo cuando son mantenidas en cautiverio.

  • jervis donoso Nov 24, 2014

    también, fui testigo que en dos ocasiones algunos picaflores volaban en picada y a propósito se estrellaban contra una pared y morían de contado…
    la razón por la que se suicidan los animales y seres humanos es por motivos afectivos y emocionales.

Formulario de comentarios

Send this to friend