El síndrome de Koro: robo de genitales

Recientemente, la antropóloga Louisa Lombard, de la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.), describe un caso curioso que vio durante su visita a un pequeño pueblo de la República Centroafricana, que involucra a dos hombres que afirmaban que su pene había sido robado.

 

Así mismo. Parece que, un día antes, un viajero había visitado la ciudad y le había dado la mano a un vendedor de té, que inmediatamente dijo haber sentido una descarga eléctrica, y que a su vez hizo que su pene se encogiera. Él gritó al instante del acontecimiento, reuniendo a una multitud, entre la que se encontraba un segundo hombre que dijo que lo mismo había sucedido con él.

Usted y yo estamos pensando lo mismo: “esto es imposible”, o “esto es una broma”.

Pero no lo es. En realidad, es un trastorno psicológico real, llamado síndrome de Koro o simplemente koro.

En este síndrome, las víctimas (en su mayoría hombres, pero puede ocurrir en mujeres) llegan a creer que sus genitales se están encogiendo o retrayéndose hacia el interior de su cuerpo. La preocupación no es sólo por su sexualidad, sino también por su vida, ya que las personas creen que la enfermedad puede ser fatal si no es revertida.

Con el fin de evitar una mayor reducción, se han reportado casos de víctimas que atan firmemente sus penes con grapas, cuerdas o metal – a veces, incluso piden a los miembros de la familia que los ‘aseguren’ hasta que algún tratamiento se pueda llevar a cabo, por lo general por curanderos tradicionales o chamanes.

Síndrome extraño y sus mortales consecuencias.

La condición se ha descrito con mayor frecuencia en África en las últimas décadas, pero también ha sido ampliamente informada en Asia.

“En los últimos años, los medios de comunicación en varios países de África Occidental informaron de episodios periódicos de ‘pánico’ en los que hombres y mujeres son golpeados, a veces hasta la muerte, tras ser acusados de encoger o desaparecer con penes, senos y vaginas” escribió Vivian Dzokoto y Glenn Adams en un estudio publicado en 2005 en la revista Culture, Medicine and Psychiatry. “Al menos 56 casos separados de contracción, desaparición y robo genitales se registraron en los últimos siete años [1998-2005] por los medios de comunicación de siete países de África occidental.”

Las víctimas de koro en general creen que un toque, aunque sea accidentalmente, de un extraño provoca el robo, de la misma forma que un carterista puede robar una bolsa.

Mientras que algunos informes afirman que nadie ha muerto directamente de koro – la condición es puramente psicológica, es decir, los principales peligros de la enfermedad están relacionados con la ansiedad provocada por el miedo -, otros afirman que las medidas extremas tomadas por las personas para “extraer sus genitales” del cuerpo son conocidas por causar lesiones y hasta la muerte.

 

Indudablemente, la creencia en Koro puede tener consecuencias mortales: cientos de personas han sido acusadas de robar (o reducir) los genitales de otros, y decenas de personas murieron a causa de esto.

En muchos casos, las “víctimas” de koro gritaron y pidieron ayuda a los transeúntes para atrapar al “ladrón del pene” – este a menudo sorprendido y protestando inocencia – que terminaron por linchar al pobre en el medio de la confusión, como otros tantos episodios de “justicia callejera” que vemos por ahí.

Sistema de creencias.

Se especula que el término “koro” proviene del malayo. Supuestamente, la palabra se refiere a una cabeza de tortuga, ya que se “oculta” en el interior del caparazón. Considerando que el síndrome de Koro es la creencia de que los genitales están retrocediendo en el cuerpo, la metáfora es válida.

La aparición del síndrome es repentina. Según los médicos, los síntomas relacionados con la enfermedad son la distorsión de la imagen corporal, baja auto-estima, obsesión con las reglas y cintas métricas, medición frecuente de los genitales, inquietud, irritabilidad, depresión, pánico y ansiedad.

Cuando el síndrome era reportado casi exclusivamente en los países del Este de Asia, los científicos creían que se debía a alguna tendencia cultural intrínseca para un tipo de preocupación específica. También indagaban si el trastorno no había comenzado como un rumor o leyenda que fue interpretada literalmente en la región.

En Asia, los que desarrollan el síndrome suelen tener conflictos interpersonales, y son más vulnerables a las presiones socioculturales (que imponen tamaños ideales para los genitales). La exposición al frío, coito excesivo, conflictos interpersonales y las presiones socioculturales, son, en resumen, los factores que los científicos creen que pueden conducir al síndrome.

Sin embargo, hoy se sabe que la extraña condición se puede entender en una variedad de maneras. Desde el punto de vista psicológico, puede ser vista como un ejemplo de histeria colectiva o engaño, en el que una creencia cultural colectiva puede manifestarse en forma de experiencias personales – se esta experiencia objetivamente ‘real’ o no.

Las víctimas de este pánico de encogimiento los genitales se pueden recuperar en cuestión de horas o días después de haber sido convencidos de que la “enfermedad” fue curada o que nunca existió, si ningún problema psicosexual resultante.

En estos casos, más comunes en África, la ilusión es posible gracias a la creencia subyacente en la brujería o la magia negra. Una encuesta de Gallup en 2010 encontró que la creencia en la magia está muy extendida en toda África subsahariana, con más de la mitad de los encuestados diciendo que personalmente creen en la brujería.

Los estudios realizados en 18 países de la África subsahariana muestran que esta creencia es muy variable, pero en promedio, el 55% de los encuestados cree en la magia.

Como la mayoría de los occidentales no creen en la magia y la brujería – o al menos no en la variedad que tiene el potencial de reducir o robar los genitales de alguien – sin un sistema de creencias subyacente el koro no se vuelve plausible y, por lo tanto, no existe un informe de la enfermedad aquí.

Sin embargo, según algunos médicos, conforme el síndrome ha sido conocido en algunos de los países occidentales, casos esporádicos se han ido reportando. La diferencia es que estos casos tienden a asociarse con otros trastornos psicológicos, mientras que en otros lugares el síndrome con frecuencia se diagnostica en personas perfectamente sanas.

“Es un recordatorio oportuno de que nadie es inmune a los delirios de las masas y que la influencia de la cultura y de la sociedad en el comportamiento individual es mucho mayor de lo que a la mayoría de nosotros nos gustaría admitir. Cualquier ilusión es posible si la falsa creencia que la subyace es plausible “, escribe Robert Bartholomew y Benjamin Radford en el libro “Hoaxes, Myths, and Mania: Why We Need Critical Thinking” (en español, algo así como “Engaños, mitos, y Manias: ¿Por qué necesitamos el pensamiento crítico “).

En el caso de la creencia en la magia, “tratamientos” con los curanderos pueden ser suficientes para aliviar el sufrimiento de la “víctima”. En caso de un trastorno mental más grave, el tratamiento psicológico es la mejor opción. Los médicos dicen que la psicoterapia puede resolver los síntomas y reajustar emocionalmente al enfermo. La terapia con frecuencia incluye también medicamentos contra la ansiedad o antipsicóticos, para ayudar al paciente a recuperar una visión objetiva.

livescience.com

Bizarro

Artículos Relacionados

  • koy Mar 26, 2013

    suena ridiculo, pero no dudo que existan plantas desconocidas en medio oriente, que mezcladas, produzcan un efecto de reducción en el pene.

  • Gustavo Ramirez Mar 26, 2013

    Después van a decir que mientras leían este post su pene fue robado.

  • CHURPIAS Mar 26, 2013

    YO TENGO QUE CONFESAR QUE TENGO EL SINDROME DE OROK, MI P*E*N*E CADA VEZ QUE ALGUIEN DEL SEXO FEMENINO ME TOCA SIENTO UNA DESCARGA ELECTRICA Y SE AGRANDA SIN MOTIVO APARENTE…. PUDIERA ALGUIEN EXPLICARMELO

    • Pilin Mar 26, 2013

      Pues eso tiene una explicacion muy sencilla, eso significa que en lugar de que te esten robando el pene, te lo estan metiendo, no se por donde pero te lo estan metiendo.

      • Rowenna Mar 27, 2013

        ja ja ja

      • SIUNGATOMUERE Feb 9, 2016

        JAJAJAJAJAJAJAJAJA BUENA. AHORA SI TE LA JALASTE

  • ulises Mar 26, 2013

    Recuerdo como se extendio el panico con la gripe mexicana(o como le hayan puesto) no podias salir a la calle sin antes pensar que las vez no regresarias, o regresarias enfermo.

    Poniendo en peligro la vida de tu familia, no ayudo en nada que suspendieran las clases y por la tv solo pasaran noticias que te alarmaban, en cualquier estornudo ajeno sentias la muerte.

    Solo rogabas que el empleado que te atendia no estubiera infectado.

    Menuda pendejes, eso fue histeria colectiva, estar asustado asi era angustiante.

    Pd. Me jodieron el dia del niño(Fue en abril).
    2Pd. no creemos en la magia negra pero vaya que somos borregos

    • Alana Mar 26, 2014

      Pensé en el mismo ejemplo, psicosis masivas, que vulnerables somos

  • Mimi Mar 27, 2013

    Por que no habra un sindrome en el cual sientas que te estan robando la grasa y la lonja, jejeje

  • OMS Mar 31, 2013

    En Occidente también existía esta creencia, la cual atribuía a las brujas la capacidad de robar el pene de las personas durante el Medievo

  • Javier Ene 23, 2016

    ¡Y yo que creía que sólo en Estados Unidos había desquiciados y que sólo en mi México lindo y querido linchaban a la gente por la sospecha de ser sospechoso! Vivir para ver… y eventualmente, tratar de entender.

Formulario de comentarios

Send this to friend