El incendio de Peshtigo

El 8 de octubre de 1871, la pequeña ciudad de Peshtigo, ubicada en Wisconsin, EE.UU. fue consumida por uno de los incendios más graves y deplorables de los que se tengan registros en la historia humana.

Peshtigo incendio

Luego de un año cálido y seco, con apenas dos pulgadas de lluvia que se precipitaron entre julio y septiembre, los fieles estaban rezando por la tan necesaria lluvia. Los arroyos se habían secado, y el río Peshtigo, que muchos residentes utilizaban para el transporte y el agua, estaba peligrosamente bajo.

En medio de la noche de un domingo silencioso, el diminuto poblado fue aniquilado por completo, carbonizado por un incendio gigantesco que afectó a las construcciones, el paisaje, e incluso los propios ciudadanos. Hasta la actualidad las llamas poco conocidas de aquel incendio en Peshtigo tiene la distinción de ser el más mortífero fuego que se haya producido en los EE.UU..

Más de 2,000 personas se encontraban en la ciudad la madrugada del incendio. La población estaba abarrotada por los equipos de voluntarios, reclutados para luchar contra los incendios esporádicos que se fueron esparciendo por los alrededores. El humo de estos incendios flotaba en el aire, dificultando la respiración. Poco después de las 8:30 pm, un rugido sordo causo alarma en toda la ciudad. Las llamas de los incendios forestales dispersos habían azotado en un infierno ardiente debido a los fuertes vientos, colocando un incendio en un camino directo hacia Peshtigo. Los bomberos y los residentes se apresuraron a batallar con cubos de agua, pero rápidamente se dieron cuenta de la gravedad de la situación. Hicieron sus cubos a un lado, se dirigieron a casa para recoger a sus familias, y huyeron hacia la seguridad relativa del río Peshtigo.

Luego una oleada de llamas de de dos mil grados Fahrenheit alcanzó la pequeña comunidad. El calor extremo agitó el ambiente en una oleada de tornados sobrecalentados y vientos con fuerza de huracán. Se precipitó una lluvia de brasas, mientras la arena incandescente salpicaba los escombros de la ciudad. Los tejados fueron arrancados de las casas, y las chimeneas derrumbadas.

Peshtigo para evitar el incendio.

Ciudadanos huyendo al rio Peshtigo para evitar el incendio.

A medida que el fuego se acercaba a los ciudadanos desesperados, hicieron todo lo que pudieron en un intento desesperado por escapar. Muchos saltaron hacia los pozos, esperando que el agua pudiera ofrecerles protección, sólo para darse cuenta de que serian hervidos vivos. Como la gente necesitaba inhalar el aire sobrecalentado, cayeron muertos, sus pulmones se calcinaron. Hombres, mujeres y niños corrieron hacia el puente que cruzaba el río Peshtigo, pero este no había escapado a la carnicería del incendio indiscriminado. A medida que la gente del pueblo cruzaba, el puente sucumbió a los abusos de las llamas y se desplomó en un cúmulo mortal. Muchos se habían precipitado en el río mismo, esperando que el agua pudiera protegerlos de la amenaza del infierno, pero el fuego bombardeó a la gente con los restos en llamas. De pronto el río estaba cubierto con cuerpos sin vida.

El Peshtigo Eagle, un periódico local, informó sobre el incendio:

El frenesí de la desesperación se apoderó de todos los corazones, hombres fuertes se inclinaron como cañas antes de la explosión de fuego, las mujeres y los niños, como fantasmas que revolotean asustados en la horrible oscuridad, fueron arrastrados como hojas de otoño. Multitudes corrieron para el puente, pero el puente, al igual que todo lo demás, estaba recibiendo su bautismo de fuego. Cientos se congregaron en el río, el ganado se hundió con ellos, y se acurrucaron juntos a la confusión del momento, muchos de los que habían tomado al agua para evitar las llamas se ahogaron. La gran mayoría estaban en el puente en llamas cuando cayó. Los restos de la ciudad ardiente fueron arrojados sobre las cabezas de los que estaban en el agua, matando a muchos otros y mutilando a otros tantos que se dieron por vencidos en la desesperación y se hundieron en una tumba de agua.

Los vientos super calientes y los tornados sacaron el aire hacia arriba, lo que permitió qu el aire frío de Canadá y el oeste de Estados Unidos se apresura a llenar el vacío. Al principio, estos vientos alimentaron con más oxígeno al fuego, hasta que finalmente la fuerza de aspiración era lo suficientemente fuerte como para causar un cambio importante en la dirección del viento. El fuego se elevó por sobre sí mismo, y pronto murió de hambre por falta de combustible. Tan sólo noventa minutos habían pasado desde la llegada del infierno, pero toda la ciudad de Peshtigo había sido reducida a escombros humeantes.

Al día siguiente, la tan necesaria lluvia había llegado, tomando los restos ennegrecidos de la ciudad en ruinas.

En las consecuencias de la catástrofe, la noticia de un gran fuego en el Medio Oeste fue salpicada en los titulares de todo el país. Lamentablemente, ninguna de las historias en cuestión hablaba de Peshtigo: toda la atención se centró en uno de los asentamientos más grandes de la región, Chicago, que había sufrido su propio fuego terrible, el mismo día matando a cerca de 250 personas. Más de 1,200 almas habían perecido en el incendio de Peshtigo, aunque la cifra real no se conocerá nunca debido a que los registros de la ciudad quedaron destruidas en el incendio. El fuego destruyó todos los edificios de la ciudad, excepto un edificio de madera recién construido demasiado verde para quemarse. Más de 1.25 millones de acres de bosque y pradera se quemaron antes de que los vientos se calmaran y el fuego se apagara, causando millones de dólares en daños. Más de 350 víctimas del incendio fueron enterradas juntas en una fosa común, sus restos estaban demasiado carbonizados para ser identificados.

Los sobrevivientes hablaron de sus experiencias, a menudo recordando el terror del momento.

Había sido una temporada muy seca, y recuerdo a mi madre diciéndonos varias veces del fuego durante unas dos semanas antes de que el sol se oscureciera, la ropa de la línea parecía tan gris, y una especie de sensación de presentimiento de que algo estaba a punto pasar se cernía sobre la ciudad. Ella dijo que el fuego llegó tan de repente que la única manera de describirlo es que los cielos se abrieron y llovió fuego. Creo que el hecho de que estuvieran en las afueras de la ciudad era lo único que los salvó … Mi padre ayudó a recoger los muertos y a hacer cajas rudimentarias ya que no habían suficientes ataúdes. Puso un máximo de cinco de una familia en un ataúd, eran sólo huesos. También encontraron a personas que no fueron quemados en absoluto, sólo se se sofocaron“.

Otro relato habla de las muertes horribles experimentadas por las víctimas.

A estas alturas el aire estaba literalmente en llamas, esparciendo su agonía por todo el pueblo, hombres, mujeres y niños, vestidos con camisones y gorras, chillaban con horror al ver a sus seres queridos quemadose vivos. La ciudad entera era un infierno en llamas..; sólo había un escape, el río! Miles de personas … presas del terror en sus ojos, fueron más allá en el río, donde permanecieron el día y la noche siguientes. Las familias fueron separadas; pequeños niños trataron desesperadamente de obtener igualdad en el río sucio … pero el río no eran aún seguro, los escombros, chispas y trozos de fuego cayeron del cielo, eliminando en llamas a todos los cuerpos con un barrido inmediato

tumba

Una fosa común marca la ubicación de más de 350 de las víctimas del incendio.

La noticia de la tragedia en Wisconsin tomó días para llegar al público, siendo eclipsada por la del gran incendio de Chicago, a sólo 240 millas al sur. Sin suministros de socorro o ayuda de camino a la ciudad, el gobernador de Wisconsin emitió una proclamación especial para desviar la ayuda de Chicago a Peshtigo. Con alivio, y pronto, más de 150,000 dólares fueron destinados a reconstruir la ciudad.

El incendio fue atribuido oficialmente a las condiciones de sequía severa, pero nadie puede estar seguro de lo que provocó la destrucción. El año excepcionalmente seco había convertido efectivamente el campo, y gran parte de la ciudad, en una extensión gigante de leña. Los humedales de la zona se habían secado por completo, sin dejar humedad en la tierra. Esto proporcionó una condición perfecta para un fuego colosal.

Una teoría especula que un meteorito golpeó el campo cerca de la ciudad. Historiadores del tiempo, utilizando los registros y archivos, han ofrecido una teoría plausible para esto. Los meteoritos que caen en otoño son bastante comunes en la región superior de los Grandes Lagos, en ocasiones provocando incendios en los campos de secano y zonas boscosas. En los últimos años estas lluvias han dejado quemar trozos de meteorito esparcidos por toda la región, a veces lo suficientemente grandes como para romper a través de los techos de las casas. Con un clima tan seco cerca de Peshtigo, habría sido un lugar perfecto para un fuego que después se había fijado al suelo en llamas.

Aunque la verdadera causa del incendio no pueda ser conocida, lo cierto es que el 8 de octubre nunca será olvidado. Aunque el poblado de Peshtigo había sobrevivido al fuego, todavía lleva las cicatrices de uno de los incendios más terribles de la historia.

Enigmas y misterios, Historia

Artículos Relacionados

  • Tanina Dic 17, 2012

    Buen artículo, aunque me queda una duda, donde dice “provocando incendios en los campos de secano” ¿a qué se refiere? Igual es un error de traducción o algo que producían que no conozco, gracias.

    • Hery Emmanuel Dic 18, 2012

      Los campos de secano son los campos de temporada, no se riegan más que con la lluvia de cada año. De ahí que la falta de lluvia ese año los hubiera convertido en trozos de leña gigantes.

Formulario de comentarios

Send this to friend