El derecho a la tristeza

Los niños tienen dos obligaciones. Una, saludable, es la obligación de crecer y dejar de ser niños. Y la otra, más complicada, es la de ser felices, o más bien, la de escenificar felicidad para los adultos. Estas dos obligaciones resultan un poco contradictorias, pues creciendo y abandonando la infancia las personas descubren, por ejemplo, que los helados no son gratis.

nino triste

Así, se hace más difícil dar brincos sonriendo por los parques a la espera de que la máquina fotográfica de papá inmortalice aquel momento. En resumen, si obedezco la obligación de crecer, desobedezco la obligación de ser feliz. El descubrimiento de esta contradicción puede llevar a un niño a desistir de crecer. Y puede traer tristeza (a veces desesperación) a la vida de cualquier pequeño, preocupado por ser, para la familia entera, el representante de la felicidad que los adultos pierden (por ser adultos, por qué que la vida es dura, por qué la espalda duele, por el cansancio y el estrés, o simplemente por qué ni siquiera sabemos bien a bien lo que queremos.)

La idea de la infancia como una época específica, muy distinta a la vida adulta, sin las cadenas de los deseos sexuales, sin la fulminante necesidad de ganarse la vida, es reciente. Tiene poco más de 200 años. Idealizar la infancia como una época feliz es una pieza central del sentimiento y de la ideología de la modernidad. Resulta crucial recordar esto en el momento en que se nos invita a echar un vistazo a los índices y signos de depresión en los niños.

Y es que esa invitación es irresistible, pues un niño deprimido contraría a nuestro deseo de verlo feliz. Un niño o una niña tristes nos privan de un espectáculo al cual creemos tener derecho: el espectáculo de la felicidad a la que aspiramos, por la que nos sentimos frustrados y que relegamos a los niños como una tarea. “Mi hijo, mi hija, sean felices por mí”. Basta escuchar a los adultos hablando de sus hijos tristes para constatar que la vida de un niño es sistemáticamente desconocida por aquellos que parecen preocuparse por la felicidad de su retoño. “¿Cómo es posible? Después de todo lo que hacemos e hicimos por ella” o “¿Cómo puede ser? si no tiene preocupación alguna, apenas es un niño”. Un niño triste es visto como una especie de desertor, como alguien que abandonó su lugar en la pieza de vida de los adultos, tiró su traje de payaso.

Un consejo a los adultos (padres, terapeutas, etc.): cuando un niño parece estar deprimido, lo más urgente no es reconocer los “signos” de una enfermedad e inventar formas de devolver una sonrisa de caricatura. Lo más urgente, por su bien, es reconocer que un niño tiene el DERECHO a estar triste, porque no se trata simplemente de un muñeco cuya euforia debe resarcir los daños y pérdidas de nuestra existencia; él tiene una vida propia.

Una observación más para evitar la precipitación. Aparentemente, en las últimas décadas, la depresión se ha convertido en una enfermedad muy común. ¿Acaso somos más tristes que nuestros padres y antepasados cercanos? Creo que no. Los rumores dicen que la depresión ha sido promovida como una enfermedad por la industria farmacéutica, cuando encontraron un remedio que podían comercializar para “curarla”. Pero esto sería lo de menos. Es más importante notar que la depresión se convirtió en una enfermedad tan relevante (por el número de enfermos y por la gravedad del sufrimiento) porqué se trata de un pecado contra el espíritu del tiempo. Quien se deprime no sale de pesca y mucho menos tiene el deseo de subirse a un tranvía andando. ¿Acaso lograremos transformar también la tristeza infantil en un pecado? Por supuesto que sí. De hecho, mañana, cuando tu hijo vuelva de la escuela, además de verificar que no tiene algún moretón, también revisa si no está deprimido. Y, si fuera el caso, castígalo, y es que, después de todo, ¿cómo se atreve? si le acabas de comprar el iPhone 6. Y si el castigo no basta, entonces pastillas y terapia. Cualquier cosa para evitar terminar admitiendo que la infancia no es un paraíso.

Un texto de Contardo Calligaris

Reflexión

Artículos Relacionados

  • Roberto Feb 23, 2015

    Los niños son personas como cualquier de los demás, ellos también tienen sus preocupaciones y miedos. El problema es que muchos adultos tienden a menospreciar los motivos por los cuales los niños se sienten de esa forma ya que no se ponen en su lugar y piensan un poco desde su perspectiva.
    Para aquellas personas que recibieron el don de ser padres, les sugeriría que nunca menosprecien los problemas de sus pequeños, piensen que en su pequeña y corta vida muchas cosas pueden ser traumáticas y en su inocencia una crisis mal comprendida puede dejarles cicatrices de por vida.

  • Jorge Feb 24, 2015

    Yo. Desde mi humilde opinión creo que en la vida moderna todo en lo que piensan como ganar dinero en que gastar ese dinero así que se dan a la idea de que lo que no tenga algo que ver con el dinero no es importante como las emociones ya que no somos máquinas o automatas sin conciencia.

  • maquinangel Feb 25, 2015

    Pues creo que se trata de equilibrio, por supuesto que se tiene derecho de estar triste, es parte, aunque no lo queramos, de esta vida. Pero solo por un momento o por un día, si se prolonga mas, pues ya se trataría de otra cosa. Creo que tambien se trata de cuando uno llora, y alguien dice: llorar no soluciona nada. Es cierto, solo se trata de tener esa emoción, no negarla, que llegue al climax, y despues pasar a lo siguiente. No negar los sentimientos, creo es la clave.

  • damaris Feb 1, 2016

    todos tenemos derecho a estar tristes, alegres molestos, a expresar nuestras emociones y caracter siempre y cuando no se vuelva algo patologico como andar triste todo el tiempo o querer andar feliz para complacer a los demás hay que ser y dejar ser

  • Gabi Morocha Jul 11, 2016

    Yo también fui una niña triste, de hecho y sin saber porque en contadas ocasiones intente suicidarme .
    Nunca recibí tratamiento ni me quedé clavada en ese episodio, pero hoy hacen a los niños más débiles y los exponen más a los prejuicios de los adultos mayores.
    Lo que yo recibía cuando lloraba era un abrazo y un beso de mamá diciendo que todo iba a estar bien, y si lo esta.
    Algunas veces no, pero no pasa nada es parte del show dijera mi viejo.

Formulario de comentarios

Send this to friend