Descubrimientos arqueológicos misteriosos

En los museos y archivos de algunas universidades alrededor del mundo se encuentran almacenados algunos artefactos arqueológicos cuyo origen sigue siendo un enigma.

baul secreto

El criptozoólogo Ivan Sanderson le dio el nombre de OOPA a estos misteriosos objetos, por las iniciales de “Out Of Place Artifact” (artefactos fuera de lugar). Y esencialmente se trata de objetos que fueron descubiertos en áreas o épocas que no corresponden a su existencia. En otras palabras, no podrían / ​​deberían existir, pero su descubrimiento descomponen y contradicen las nociones arqueológicas y antropológicas establecidas.

El término “out of place artifact” rara vez se utiliza por científicos y académicos de renombre, pero es una expresión bastante común entre los amantes de la criptozoología y los partidarios de las teorías de los “Dioses Astronautas“. Según estos teóricos sólo los individuos con una tecnología superior habrían sido capaces de construir estos artefactos cuya mera existencia desafía el conocimiento e intriga a los especialistas.

 

Hierro de Wolfsegg (Cubo Salzburgo)

Cubo Salzburgo

Este objeto fue descubierto en las proximidades de la ciudad de Wolfsegg en Austria, hacía el año 1886 durante las obras de exploración en una mina de carbón. El objeto es una masa de hierro de forma cubica, pesa poco menos de un kilo y mide aproximadamente 10 centímetros. El cubo se encontró en la capa terciaria que corresponde a un período geológico de entre 65 a 1.8 millones de años, en la Era Cenozoica.

En un inicio pensaron que el objeto era un meteorito, pero un análisis detallado terminó por desechar esta hipótesis. Según el análisis, aparentemente el metal fue moldeado con los métodos actuales.

Según los teóricos, el cubo de Salzburgo es un OOPA dada su antigüedad. Y sería una pieza de un motor o maquinaría de origen extraterrestre. Pero los expertos suponen que la pieza no es tan antigua como se piensa. En 1910, el Cubo desapareció del Museo de Salzburgo, un hecho que despertó la curiosidad publica respecto a este objeto. Años más tarde, fue localizado en el Museo Heimathaus en Vöcklabruck, Austria.

 

Piedras o discos de Dropa.

 discos de Dropa

La historia de las piedras de Dropa inicia en el año 1938, cuando una expedición arqueológica encabezada por Chi Pu Tei investigaba la remota región de las montañas de Baian-Kara-Ula, en la zona fronteriza entre China y el Tíbet. Estos arqueólogos descubrieron cavernas que mostraban signos de haber sido ocupadas por pueblos primitivos. Los objetos recuperados de estas cuevas son bastante extraños y controversiales. Las cavernas contenían una serie de tumbas y las paredes estaban decoradas con dibujos que mostraban a personas con cabezas alargadas e imágenes del Sol, la Luna y de las estrellas. Los arqueólogos también encontraron piedras redondas en forma de discos de unos 30 centímetros de diámetro, con un agujero al centro. En torno a estos discos se encontraban grabados algunos símbolos de origen desconocido que conformaban un intricado alfabeto.

Algunos rumores dicen que la Universidad de Beijing envió grupos de especialistas para estudiar el descubrimiento no confirmado de decenas de otros discos que constituyen una especie de biblioteca. Los artefactos habrían sido almacenados por la Universidad, pero robados por los japoneses durante su ocupación en la Segunda Guerra Mundial.

Durante la década de los 60 surgieron algunos documentos y fotos que mostraban a los misteriosos Discos de Dropa. Para algunos teóricos, estos discos contienen una narración completa de la caída de una nave espacial en el lugar hace unos 12,000 años. Los sobrevivientes a dicho accidente habrían sido venerados por los primitivos habitantes de la región a quienes heredaron una serie de avances tecnológicos. Los extraterrestres incluso se habrían mezclado con los humanos y utilizado la tecnología de aquella raza para grabar el piedras perfectamente cortadas su historia.

 

Fuente Magna.

Fuente Magna

La Fuente Magna es una especie de tazón de piedra descubierto en las inmediaciones del lago Titicaca, en Bolivia en los años 50. El objeto se encuentra decorado con multitud de inscripciones que algunos creen son de origen sumerio, proto-sumerio y mesopotámico.

El objeto estaba enterrado en una región habitada en el pasado por tribus que la consideraban como sagrada. Posiblemente esta vasija era utilizada en rituales religiosos como un cuenco de libación, empleada para limpiar las impurezas tanto del cuerpo como del espíritu.

Fuente Magna 2

Se cree que estas inscripciones son una prueba de que los pueblos antiguos ya habían hecho contacto entre sí. Para otros, la Fuente Magna tendría la misma función que la Piedra Rosetta, sirviendo para traducir idiomas. La parte central del objeto posee caracteres cuyo origen es totalmente desconocido.

 

Esferas Klerksdorp

Esferas Klerksdorp

Estos curiosos artefactos fueron encontrados en un depósito de pirofosfato y pirita que datan de 3 mil millones de años en Ottadal, Sudáfrica.

Se trata de peculiares esferas metálicas de 0.5 a 10 centímetros de diámetro que poseen ranuras laterales que circundan todo el objeto. Las esferas tienen una coloración entre castaña y avellanada, en un tono que es inusual para la hematita, sustancia de la que se constituyen estas esferas.

Los geólogos creen que estas esferas se fueron formando a través de la fisión de distintas capas de tierra. Pero son las ranuras laterales que despiertan el interés y la curiosidad de los expertos. Los seguidores de los OOPA creen que las esferas y los surcos desempeñaron un papel en algún tipo de máquina desconocida. Las ranuras habrían sido dejadas por un sistema de lectura alienígena, como un código de barras.

Esferas Klerksdorp 2

Los especialistas están convencidos de que la naturaleza puede producir ranuras similares, que aunque curiosas, no tienen nada de anormal. Las esferas fueron estudiadas a fondo y se encuentran en exhibición en varios museos tanto de Sudáfrica como de Europa y América.

 

Vaso de Dorchester

Vaso de Dorchester

El vaso o tarro de Dorchester es un objeto metálico recuperado en dos partes luego de una explosión en una mina en Dorchester, Massachusetts en 1852. Según los informes de la época recogidos por el Boston Transcript, las dos piezas fueron encontradas en medio de los escombros de la explosión. Aparentemente, el vaso estaba en el interior de la piedra en un pedazo solido de conglomerado y granito a aproximadamente 5 metros de profundidad.

El objeto en cuestión tiene una forma semejante a una campana con exactamente 11.5 cm por 16.5 cm de diámetro en la base y 6.4 cm de diámetro en la parte superior. El cuerpo del recipiente está hecho de una aleación de zinc en coloración plateada. Los testigos describieron símbolos curiosos alrededor del jarrón con motivos florales y marcas curiosas semejantes a arabescos que sugieren un extraño idioma. Los especialistas de la época afirmaron que el objeto tendía unos 100,000 años y fue mostrado como un descubrimiento sensacional.

Durante algún tiempo, el vaso estuvo en exhibición en el Museo de Historia Natural en Dorchester. Se creía que era una reliquia perteneciente a una civilización avanzada que lo había depositado en la roca para que fuera encontrado en un futuro distante. Los rumores de una extraña luminosidad y propiedades magnéticas rodearon al jarrón durante décadas.

Estudios posteriores informaron que el “vaso” no era tan viejo como se pensaba y que posiblemente no se trataba más que de un objeto de decoración (tal vez un simple candelabro) abandonado en el lugar hasta que fue desalojado por la explosión.

Los teóricos, sin embargo, creen que el jarrón de Dorchester es una clara evidencia de que una civilización avanzada, capaz de dominar técnicas complejas metalurgia, creó el objeto por alguna oscura razón y lo colocaron al interior de la roca.

Enigmas y misterios
  • DIEGO Ene 23, 2014

    MMM muchas cosas ya las habia visto
    pura imaginacion fantastica

  • José Luis R Ene 23, 2014
  • DRACULA Ene 23, 2014

    Pero por que no se ha encontrado nada que este hecho de un elemento desconocido en la tierra? Tan solo la basura dejada por los supuestos dioses extraterrestres bastaria como prueba irrefutable de su existencia.

  • Fernando Roman Ene 23, 2014

    Son civilizaciones avanzadas y nos dejan jarrrones, rocas talladas, tazos gigantes con sus dibujos, cubos al menos hubieran dejado un DVD no se vale venir a otros planetas a contaminar

    • SILAS Feb 12, 2014

      Wuajjajjajaja!!…buenisimo tu comentario!!

  • Filthy AniMaL Ene 23, 2014

    Hay que estar un poco más actualizados. Estas Maussanadas ya han sido desmentidad una y otra vez como fraudes o simples confusiones por verdaderos investigadores. Y la palabra correcta es “OOPART” no “OOPA”

  • Jaocagomez Ene 23, 2014

    Me gustan mucho este tipo de historias y artefactos pero varios ya estan desacreditados.

    aqui la lista actualizada
    http://es.wikipedia.org/wiki/Oopart

  • MARK69 Ene 24, 2014

    opino lo mismo de jaocagomez23 slds!!

  • burro Ene 24, 2014

    no se me hace extraño que en un universo tan grande y desconocido existan algun tipo de vida, tal ves ellos nos buscan a nosotros como nosotros a ellos!

  • pascal Mar 18, 2016

    si no comprendemos que debemos vivir en paz con toda la humanidad, no podemos integrarnos al espacio, de lo contrario si existieran guerras galácticas, el mismo seria un caos, es mas nuestra civilización involucionada seria destruida fácilmente por otras de mayor avance tecnológico.

Formulario de comentarios

Send this to friend