Científicos descubren una forma de cocinar arroz y disminuir las calorías drásticamente

Las estadísticas dicen que un 90% de las regiones mundiales incluyen el arroz en su dieta. Pero a últimas fecha estos granos, esencialmente carbohidratos, se han convertido en verdaderos villanos de las calorías. Un plato de arroz cocido (puro, sin otros ingredientes empleados en su preparación como el aceite o la mantequilla) tiene unas 200 calorías. La mayor parte de esto viene del almidón, que es procesado por el cuerpo en forma de azúcar y, si se consume en exceso, es almacenado como grasa.

arroz

¿Pero, y si los hombres pudieran hacer del arroz un alimento más saludable y menos calórico?

Científicos de la Facultad de Química de Sri Lanka encontraron una forma de preparar arroz que puede reducir las calorías hasta en un 50%. Seguro te estás preguntando: ¿Cómo? Por lo general echamos el arroz en el agua y los hervimos hasta que se cocine. Sin embargo, antes de agregar el arroz al agua, los investigadores añaden aceite de coco en el líquido (la cantidad de aceite de coco usada requiere ser un 3% el peso del arroz a ser preparado). Una vez listo, los investigadores llevan al arroz al refrigerador durante 12 horas antes de recalentarlo para servirlo.

¿Cómo podría algo tan trivial reducir las calorías?

Ahí es donde se echa mano de la química. En los alimentos como el maíz, arroz y la papa existen diferentes tipos de almidón. Algunos son digeridos por el cuerpo, convertidos en glucosa y, posiblemente, en grasa – como se explicó con anterioridad. Otros son más resistentes y, como tardan más en ser procesados por el organismo, acaban siendo absorbidos en una menor cantidad o eliminados. Es decir, terminamos almacenando menos grasa.

Las investigaciones muestran que la manera en que se preparan los alimentos puede alterar la forma del almidón, transformándolo de una sustancia que es fácilmente absorbida por el cuerpo a algo más resistente. Es precisamente eso lo que el método de preparación del arroz propone.

Esto también sucede con otros alimentos. La papa, por ejemplo, se hace más fácilmente digerible cuando es cocida y transformada en puré – después, será transformada en grasa con mayor facilidad. Otras investigaciones revelan que enfriar un vegetal después de la cocción puede hacer que el almidón sea más difícil de absorber, como en el caso de los guisantes.

El arroz, al recibir un lípido (el aceite de coco) antes de su cocción y al ser refrigerado después del proceso, pasa por algunos cambios químicos, que cambian su composición en beneficio de nuestra salud. Usando este método, los científicos fueron capaces de reducir las calorías del arroz menos saludable en un 12% y del más saludable (el suduru samba) en 50%. Incluso con una reducción menos drástica, como el del primer caso, los científicos permanecen optimistas y creen que pueden transformar la dieta, principalmente de los países asiáticos, y hacer de su hábito algo más saludable. Y, por supuesto, este método puede extenderse a otros carbohidratos además del arroz – imagínate un pan que tenga 50% menos de calorías. Fuente: WP

Ciencia

Artículos Relacionados

  • master chief Abr 3, 2015

    mira ya se me antojo

    • Marlon Abr 3, 2015

      Oie cy

  • Marichú Abr 14, 2015

    Interesante… acá en México para preparar arroz seco, el grano se fríe antes de cocinarlo.
    Las cocineras experimentadas saben que el aceite debe estar muy caliente antes de agregar el arroz, y este antes debió ser remojado en agua caliente de preferencia por unos 10 minutos.
    ¿Por qué? Si el arroz no se remoja antes y está muy seco, explota como popcorn al tocar el aceite caliente.
    Y si no fríes el arroz antes de cocinarlo, la consistencia es pastosa y el grano se rompe, lo que acaba siendo algo así como una papilla nada agradable a la hora de comerla.
    Ahora probaré a comerlo de un día para otro…

Formulario de comentarios

Send this to friend