El desastre de Halifax

En la mañana del 6 de diciembre de 1917, dos trenes de pasajeros en ruta a la ciudad portuaria de Halifax, Nueva Escocia fueron detenidos en respuesta a un breve y encriptado mensaje telegráfico enviado desde la estación de Halifax: “Munition ships on fire. Making for Pier 6. Goodbye“. La nave descrita en el mensaje era el buque francés de municiones Mont-Blanc, que estaba a la deriva en el puerto de Halifax, ardiendo y cargado con casi 2,700 toneladas de explosivos destinados a ser utilizados en la Primera Guerra Mundial que entonces asolaba a Europa.

Halifax

A ambos lados del puerto, cientos de curiosos que desconocían el peligro se habían reunido en la orilla a ver el espectacular incendio. La nave en llamas se desvió lentamente al muelle en el lado oeste, donde las llamas se propagaron hacia la tierra. El departamento de bomberos llegó en su primer coche de bomberos motorizado, y comenzó el despliegue de las mangueras en un intento de sofocar las llamas, pero sus esfuerzos fueron inútiles. En cuestión de minutos, la carga de TNT altamente explosiva del Mont-Blanc, el ácido pícrico y el combustible benzol finalmente llegaron a un punto de inflexión, y la nave estalló en una bola de fuego y energía más poderosa que cualquier explosión que el hombre haya provocado antes.

La mañana había empezado como tantas otras, con los barcos entrando y saliendo del puerto a través de los estrechos antes de la apertura de las redes antisubmarinas para el día. El Mont-Blanc, capitaneado por Aimé Le Médec, estaba entrando a través del canal de la derecha a unos tranquilos cuatro nudos cuando otro barco, el SS Imo, fue visto acercándose desde la dirección opuesta a la trayectoria del Mont-Blanc. El Imo viajaba en la dirección equivocada para el canal en que estaba, y se movia a casi siete nudos, que excedía el límite de velocidad del puerto. El estrecho dejaba poco espacio para maniobrar.

Mont-Blanc en llamas en Halifax

El Mont-Blanc sopló su silbato una vez, la señal estándar para afirmar el derecho de paso, esencialmente ordenando al Imo que entrara en el canal correcto. El silbato del Imo cantó dos veces en la respuesta, lo que indicaba que el capitán del Imo tenía toda la intención de mantener su curso. Ambos capitanes se negaron a rendirse, de forma que se desató una guerra se silbidos apresurados ente el uno y otro a través de la bruma de la mañana, hasta que en el último minuto ambos capitanes ordenaron acciones para tratar de evitar la colisión. El Mont-Blanc viró duro a la izquierda, y el Imo puso todos los motores en plena marcha atrás, lo que provocó que se desplazara hacia el centro. La proa de Imo golpeó el lado de estribor de la otra nave, y los cascos de acero se rasparon entre sí, una lluvia de chispas voló encendiendo los vapores de los barriles de combustible benzol en la cubierta del Mont-Blanc.

Su tripulación, consciente del peligro que representa su carga, abandonó rápidamente la nave mientras las llamas crecieron rápidamente, alimentándose del benzol. Mientras remaban para apuntalar gritaban advirtiendo a la gente reunida allí para ver las brillantes llamas y el humo negro aceitoso en erupción desde el Mont-Blanc. Pero ninguno de los franceses hablaba inglés, por lo que sus advertencias nunca fueron comprendidas.

Las personas vieron la forma en que el barco en llamas lentamente flotó hasta la costa, para finalmente detenerse en el muelle 6, incendiando por completo los pilotes de madera que construían al muelle. Un remolcador cercano, que había encallado para esquivar al Imo, dirigió su manguera de fuego contra las llamas, y trató de remolcar al Mont-Blanc lejos del muelle sin éxito. Los bomberos de la ciudad también comenzaron a llegar para combatir aquel infierno.

El personal del puerto, conscientes de la carga explosiva de la nave y del peligro que representaba para la ciudad, trató de organizar una evacuación. Los trabajadores de los negocios frente al mar fueron ordenados para evacuar, y los trabajadores de los Intercolonial Railway de Canadá también fueron advertidos para que guardaran la distancia. Un hombre, un despachador de trenes llamado Vincent Coleman, se dio cuenta de que dos trenes de pasajeros aún estaban entrando a Bedford, y regresó a la oficina de telégrafos para indicar a la estación de Rockingham que detuviera a cualquier tren entrante a Halifax. Él envió la advertencia de forma exitosa, pero fue lo último que hizo

restos explosion en hallifax

A las 9:04 AM, después de haber resistido el infierno durante veinte minutos, la carga masiva e inestable del Mont-Blanc, finalmente explotó. La explosión resultante fue enorme. Un kilómetro cúbico de aire fue consumido por la terrible explosión, cuya fuerza fue suficiente para aniquilar al Mont-Blanc y desplazar al mar, exponiendo el suelo del puerto por un instante. Se estima que unas 1,000 personas murieron en el acto por la explosión, que arrancó edificios en pedazos e hizo añicos todas las ventanas a menos de cincuenta kilómetros. Las esquirlas de vidrio y madera astillada causaron numerosas y terribles lesiones en toda la ciudad a medida que la onda de presión destrozaba muchas de las estructuras de madera. Las puertas fueron abiertas, y las estufas de madera fueron derribadas, lo que desató incendios por toda la ciudad. El intenso calor de la explosión causó ciclones alrededor del puerto, causando más destrucción aún.

Inmediatamente después de la explosión inicial, los restos retorcidos y al rojo vivo del Mont-Blanc comenzaron a llover sobre Halifax, así como en la ciudad de Dartmouth al otro lado del puerto. La gente que había sobrevivido a la explosión inicial pronto se aferraban a lo que podían mientas un tsunami de agua se precipitaba sobre la costa y por el astillero. El mar rebasó dieciocho metros por encima de la marca de marea alta, derribando chimeneas y desgarrando edificios de sus cimientos con una nube de hongo adornándolo por encima.

Dos y medios kilómetros cuadrados de Halifax fueron completamente arrasados por la explosión. Muchos pensaron que la ciudad había sido atacada por Alemania, pero había poco tiempo para considerar la causa de la destrucción. Manzanas enteras fueron incendiadas, y un sinnúmero de personas resultaron heridas o atrapadas entre los escombros. El área de Halifax a lo largo de la costa – lo que se conoce como Richmond – estaba formado por asentamientos que pronto llegarían a ser conocidos como la zona devastada.

pobladores halifax

Un hollín negro y aceitoso llovió de la nube en forma de hongo, los sobrevivientes encontrados en las calles de Halifax estaban cubiertos con brazos cortados, piernas, cabezas y torsos mutilados de sus vecinos. Un gran número de personas había recibido heridas de escombros y vidrio, sobre todo en la cara y los ojos debido a la gran cantidad de gente que había estado observando el fuego a través de sus ventanas. Los hospitales rápidamente se llenaron más allá de la capacidad, donde los médicos comenzaron a utilizar métodos de triaje, enviando a las personas con lesiones que no amenazan su vida lejos de los hospitales a los puestos de socorro. Las instalaciones médicas estaban tan llenas que era difícil moverse, y algunos sobrevivientes maltratados se despertaron y se encontraron con que fueron dados por muertos en habitaciones traseras. Los médicos locales realizaban cirugías en sus propias mesas de cocina, usando hilo de algodón normal para suturar y sus propias camisas destrozadas como vendaje.

Dos barcos americanos que acababan de salir Halifax regresaron cuando vieron la explosión y la nube de hongo, y ofrecieron la ayuda de sus médicos enfermeras y camilleros. Los bomberos de las ciudades vecinas llegaron antes de la noche para ayudar en el esfuerzo de apagar las estructuras en llamas, pero muchas de las bocas de sus mangueras eran de diferentes tamaños, y no pudieron conectarse a las tomas de Halifax.

El esfuerzo de rescate no fue fácil. La mayoría de los servicios habían sido arrasados del pueblo por la explosión, y muchas de las personas que trabajan para salvar a sus compañeros ciudadanos fueron heridas. El pánico se despertó después de los rumores de una inminente segunda explosión, obligando a que muchos trabajadores de rescate se retiraran a tierras más altas. La segunda explosión no llegó, pero la distracción fue un importante revés para los esfuerzos de rescate. Al día siguiente, la ciudad ya maltratada fue alcanzada por una tormenta brutal que causó más complicaciones. Pero los equipos médicos estadounidenses empezaron a llegar 48 horas después de la explosión, ofreciendo importante alivio para los agotados médicos, enfermeras y trabajadores de rescate.

Halifax explosion

En total, cerca de 2,000 hombres, mujeres y niños fueron asesinados ese día, y unos 9,000 resultaron heridos. Morgues fueron improvisadas para dar tratamiento a los cadáveres que llegaban por docenas. Los trenes iban y venían de la ciudad, trayendo hombres y mujeres para ayudar en los esfuerzos de rescate, y llevándose a los muertos, a los heridos y a los que se habían quedado sin hogar. Dartmouth sufrió un golpe menos duro, pero lejos de salvarse del desastre. Alrededor de un centenar de almas murieron allí, y muchos de sus edificios fueron dañados por la explosión.

muertos halifax

Ese día, la explosión de Halifax fue la explosión más poderosa que jamás había sido creada por el hombre. Como resultado de la explosión, el Imo fue encontrado varado en la orilla de Dartmouth, llevado hasta allí por el maremoto masivo. Uno de los cañones del Mont-Blanc fue lanzado tres y media millas, y su anclaje de 1/2 tonelada más tarde fue encontrado a dos kilómetros en la dirección opuesta. El evento tuvo el récord como la explosión más poderosa provocada por el hombre durante los próximos veinte y ocho años cuando fue derrotado por la primera prueba de la bomba atómica en 1945.

Especiales, Historia

Artículos Relacionados

  • Perro Aguayo Sep 27, 2013

    soyez le premier :B

  • yanimeacuerdo Sep 27, 2013

    verg…a eso no me lo sabia henry ahora si muy buen articulo

  • Fernando Roman Sep 27, 2013

    Buena historia, aunque no fueron asesinados, solo fallecieron por la explosion

    • Zeida Dic 15, 2013

      Excelente observación.

  • adrian Mar 26, 2014

    Gran mentira esta explosión yanki las explosiones criminales y genocidas de hiroshima y nagasaki fueron mucho mas grandes mortíferas y venenosas que las producidas en esa explosion es mas hasta el día de hoy algún que otro radioisotopo de esas explosiones nucleares produce alguna muerte directa a trabes del cáncer no tienen que tenerle lastima al imperio del mal sus obras malignas siempre que no sea robo o violación siempre fueron de muerte.

    • puesyo Nov 26, 2014

      @adrian: Gran mentira esta explosión yanki las explosiones criminales y genocidas de hiroshima y nagasaki fueron mucho mas grandes mortíferas y venenosas que las producidas en esa explosion

      El texto dice:

      Ese día, la explosión de Halifax fue la explosión más poderosa que jamás HABIA sido creada por el hombre.

      El evento tuvo el récord como la explosión más poderosa provocada por el hombre durante los próximos veinte y ocho años cuando FUE DERROTADO por la primera prueba de la bomba atómica en 1945.

      Y así las personas demuestran cuanto leen.

  • facebook Abr 23, 2014

    esos animales ya no existen

  • X! Jun 13, 2014

    Voy a creer, qué capitanes tan idiotas!

Formulario de comentarios

Send this to friend