Delincuentes e impostores históricos

La historia esta repleta de delincuentes e impostores encantadores quienes se las arreglaron para engañar a mucha gente, partiendo siempre de la ingenuidad de sus victimas y aplicando una amplia variedad de técnicas. Algunos eran tan famosos que sus historias y hazañas han sido llevadas al cine. Acompáñanos en esta recopilación de delincuentes e impostores históricos.

Frank Abagnale William.

Frank Abagnale William

Fue uno de los más grandes falsificadores de los que Estados Unidos tenga registro en su historia. La historia de su vida fue inspiración para la película “Catch Me If You Can” (Atrápame si puedes), basada en su biografía no oficial del mismo nombre. Su primer golpe fue utilizando cheques sin fondos, método que descubrió que era posible cuando se vio obligado a escribir cheques por más dinero del que tenía. Esto, sin embargo, funciono hasta el momento en que el banco le dejó de emitir más cheques, lo que lo llevó a la apertura de otras cuentas en diferentes bancos, con el tiempo se fue haciendo de nuevas identidades para lograr sus objetivos.

Durante un período de dos años, Abagnale se hizo pasar por el piloto de la aerolínea Pan Am “Frank Williams” con el objetivo de obtener vuelos gratis en todo el mundo por deadheading (los pilotos gana viajes gratis a ciudades de todo el mundo por otras aerolíneas como cortesía cuando necesitan vuelos a estas ciudades) en los vuelos normales. En el primero de estos vuelos no sabía donde estaba su asiento. Un anfitrión tuvo el privilegio de mostrar a Abagnale donde estaba su lugar. Se las arregló para falsificar una tarjeta de identificación de Pan Am a través de un modelo y una licencia de piloto de la FAA (Federal Aviation Administration). También consiguió un uniforme fingiendo ser un piloto de Pan Am que perdió su uniforme auténtico.

Frank también forjó otros títulos que hacían trabajar a sus 8 identidades, y muchos otros utilizados unicamente para falsificar cheques, cuyo volumen de desfalcos aumentaron a US $ 2.5 millones en 26 países. Con todo el dinero disponible debido a los golpes bajos, había creado un estilo de vida, enamorando azafatas, comiendo en restaurantes caros, comprando ropa exclusiva.

Frank fue arrestado en Francia en 1969, cuando una azafata de Air France reconoció su cara en un cartel de búsqueda y captura. Cuando la policía francesa lo detuvo, los 26 países en que cometió fraude pidieron su extradición. En 5 años, un joven neoyorquino de clase media se hizo pasar por un piloto de avión, médico, abogado y profesor. Pasó cheques falsos en casi todos los estados de EE.UU. y en más de 10 países. E hizo una fortuna de millones de dólares. Frank comenzó su carrera a los 16 años, cuando gastó más de $ 3,000 dólares en cheques sin fondos en las estaciones de servicio de su padre. Poco después, se convirtió en un profesional en el negocio. Comenzó a abrir cuentas con documentos falsos e imprimir sus propios cheques. Para levantar menos sospechas en el momento de retirar el dinero, fingió tener una profesión que le daba más prestigio en los años 60: piloto de línea aérea. Con menos de 21 años, Frank ya había acumulado más de medio millón de dólares. Pasó cinco años en prisión y finalmente fue liberado con la condición de ayudar al gobierno a prevenir el fraude con documentos. Actualmente preside el Abagnale and Associates, una empresa de consultoría contra el fraude financiero.

Victor Lustig.

Victor Lustig

El vendedor de la Torre Eiffel. En 1925, el elegante y mundano artista Austro-Húngaro Victor Lustig, quien se hacia llamar “Conde”, logró dar el “golpe de su vida,” vendiendo la Torre Eiffel a un chatarrero crédulo. Aprovechando que el capital del Parlamento se encontraba en graves dificultades financieras, que impedían incluso reparar el monumento oxidado, Lustig se instaló en la suite más elegante del Hotel de Crillon en frente de la Place de la Concorde, con una estupenda vista de su víctima. Gracias a un falsificador se hizo de varias hojas en blanco, sobres y estampillas con el sello del Parlamento de París y convocó por escrito a los cinco principales distribuidores de chatarra en el país para ofrecer un excelente negocio que requería de la máxima discreción.

Los cinco interesados fueron al encuentro, y Lustig, en medio de aperitivos y copas de champán, les dijo que él había sido designado por las autoridades municipales para vender la Torre Eiffel al mejor postor. Mientras explicaba las dificultades financieras que obligaron al Parlamento a deshacerse del monumento, vio de entre sus cinco interlocutores al más ambicioso e ingenuo. 48 horas después de recibir cinco sobres sellados con ofertas de compra. Sólo se interesó por el que pensó que caería más fácilmente en sus manos. Él lo llamó al día siguiente para decirle que su propuesta había sido aceptada. “Pero usted sabe que en estos casos se acostumbra a hacerle llegar discretamente al presidente una cantidad en efectivo como forma de agradecimiento, gracias por su apoyo”, contestó Lustig al futuro nuevo “dueño” de la Torre quien aceptó inmediatamente. Un día después, el feliz comprador fue a verlo con un maletín lleno de billetes y acordaron reunirse de nuevo en la tarde para firmar la transferencia oficial. Cuál fue su sorpresa al descubrir que “el Conde” había hecho sus maletas, pagado la cuenta y había salido del hotel con rumbo desconocido.

Lustig era un maestro porque sabía engañar a los sinvergüenzas. Y que sinvergüenzas, cierta ocasión intentó defraudar a nada menos que Al Capone, le ofreció un plan para duplicar su dinero en dos meses con algunas inversiones. El mafioso le dio $ 50,000 dólares, junto con una descripción de lo que sucedería si lo engañaba. El buen Lustig simplemente guardo todo en la caja fuerte. Y dos meses después, se lo devolvió a Capone, disculpándose y diciendo que el plan de inversión había fracasado. Al Capone, en agradecimiento por la honestidad de Lustig, le dio $ 5,000 dólares como premio. Una prima que esperaba Lustig desde el principio. Otra estafa que aplicaba era la de vender máquinas de falsificación de dinero. Les contaba a los bandidos que tenia un dispositivo fantástico, capaz de copiar notas. “Solo lleva 6 horas tener un trabajo bien hecho”, le decía. Luego colocaba un billete de $ 100 en la máquina para la demostración. Seis horas más tarde, salia una “copia” perfecta (Lustig, por supuesto, había colocado previamente dos billetes similares). Después de recibir el dinero de la venta de la máquina, se alejó. Y el comprador sólo se dio cuenta del engaño después de 6 horas. En 1934, finalmente puso fin a su carrera. Lustig fue arrestado y enviado a Alcatraz, donde hizo compañía a su entrañable amigo Al Capone.

George Parker.

George Parker

George Parker fue uno de los estafadores más audaces de la historia americana. Se ganaba la vida vendiendo lugares públicos conocidos de Nueva York a los turistas desprevenidos. Su objeto favorito para la venta fue el puente de Brooklyn, que vendió dos veces por semana durante años. Convencía a los ingenuos clientes de adquirir el Puente de Brooklyn, diciéndoles que podrían hacer una fortuna controlando el transito, mediante el pago de peaje. Más de una vez la policía tuvo que retirar a los compradores ingenuos del puente tratando de erigir barreras. Otros lugares de interés público que “vendía” fueron: Madison Square Garden, el Museo Metropolitano de Arte, la tumba de Grant y la Estatua de la Libertad. George tuvo muchos métodos diferentes para llevar a cabo sus ventas. Incluso creó una falsa “oficina” para administrar sus propiedades. Sacó una cantidad enorme de impresionante de documentos falsos para probar que él era el propietario legítimo de cada propiedad que tenia en venta.

Joseph Weil.

Joseph Weil

Joseph “Yellow Kid” Weil fue uno de los estafadores más famosos de su época. A lo largo de su carrera, se cree que robó más de $ 8 millones de dólares. Sus amigos más cercanos dicen que su gran activo era estar muy familiarizado con la naturaleza humana. Su famosa frase: “Yo no doy golpes a gente honesta, sólo a aquellos que piensan que pueden obtener algo sin dar nada. Por eso, les doy nada a cambio de algo.” Weil también decía que la mayoría de la gente que conocía poseían lo que él llamó “lado animal” mucho más fuerte que su lado racional, y el concepto de “ganar algo sin dar nada” seducía a la mayoría de la gente: “Cuando la gente aprenda – y dudo que lo hagan – que no se puede obtener algo a cambio de nada, la delincuencia va a desaparecer y vivirán en una gran armonía“.

Bernard Madoff.

Madoff

Si Charles Ponzi fue el padre de fraude financiero más consagrado por los delincuentes en todo el mundo, Madoff es responsable de las sofisticadas pirámides financieras. El estafador se presentaba como un experto inversor y filántropo Judio en los Estados Unidos. En 1960 fundó una compañía de inversión que se había convertido en la favorita de los trajeados de Wall Street. Pero el genio de las finanzas, Bernard Madoff no tenía nada. Él formó una pirámide especulativa gigante, de la misma forma que su gurú Charles Ponzi. El mentiroso simplemente utilizó el dinero invertido por nuevos inversionistas para pagarle a los viejos. Al igual que cualquier pirámide, cuando la sociedad de inversión dejó de recibir nuevos miembros, el esquema fue desmantelado. En total, el valor del fraude es de más de 50 mil millones de dólares, todo un récord. Los grandes bancos como HSBC y Santander perdieron dinero debido a Madoff, quien fue elegido como uno de los símbolos de la Crisis Económica Global. El mentiroso, en la actualidad, se encuentra en prisión, tras ser condenado a 150 años en los Estados Unidos.

Charles Ponzi – El Rey de Boston

Charles Ponzi

Charles Ponzi (también conocido como Carlo Ponzi, Charles Ponei, Charles P. Bianchi y Carl) fue el italiano que se convirtió en uno de los mayores estafadores de la historia de los Estados Unidos. Sus primeros años en América fueron incómodos. Él comenzó trabajando en un restaurante, pero fue despedido pronto por utilizar trucos para engañar a los clientes. Él emigró a los EE.UU. en 1903 y desde el principio tuvo problemas con la ley por falsificación de cheques y delitos menores (falsificación, hurto, etc.) Tanto los EE.UU. como en Canadá, donde vivió por un tiempo. En 1918, en Boston, se casó con otra inmigrante italiana y al año siguiente comenzó, siempre en Boston, su esquema de fraude más famoso: las pirámides.

La idea era genera ingresos absurdamente altos para sus inversores, financiados por nuevos inversores, sin que se hayan producido nuevos ingresos por cualquier empresa real. En los últimos años, el estadounidense Madoff fue millonario a través de un plan fraudulento basado en el “esquema Ponzi”. Durante algunos meses, mientras duró el fraude, fue una de las personas más admiradas de Boston y uno de los pilares de la comunidad. Se mudó a una mansión y asistía a obras de servicio. Fue a la cárcel varias veces en Canadá y los EE.UU.. En 1934, cuando salió de la prisión fue deportado a Italia, donde intentó con nuevos esquemas, pero sin éxito. Finalmente se trasladó a Brasil, donde trabajó como representante de una compañía aérea italiana, hasta que cerraron a causa de la guerra. Pobre, enfermo y olvidado, murió en enero de 1949 en un hospital para indigentes en Río de Janeiro.

Eduardo de Valfierno.

Valfierno

El italiano Vincenzo Perugia es quizás el único pintor de paredes en entrar en la historia del arte. Su hazaña se produjo en 1911, cuando se robó nada menos que la pintura más famosa del mundo, la Mona Lisa, el Museo del Louvre, París. El ladrón fue sorprendido in fraganti mientras trataba de vender la obra maestra de Leonardo da Vinci y fue condenado en 1914. El autor intelectual del crimen fue un artista llamado Eduardo de Valfierno. En los años en que la obra estuvo desaparecidos, Valfierno vendido seis cuadros duplicados en 300,000 dólares cada uno. El Louvre asegura que recuperó el original de Da Vinci.

Robert Hendy-Freegard.

Robert Hendy-Freegard

Las víctimas de Robert Hendy-Freegard, de 34 años fueron convencidas de que estaban en riesgo de muerte por estar relacionadas con él y se vieron obligados a vivir huyendo aterrorizado. Según el diario británico “The Times”, mientras las escondían para protegerse de una falsa amenaza, aprovechó para darse una vida de lujos, comprando automóviles valuados en más de 250,000 libras. La policía le dijo al periódico que existe la sospecha de que hay otras víctimas que no fueron mencionados en el juicio. Su trayectoria de farsante comenzó cuando trabajó como camarero en un bar de la ciudad de Newport. En esa época, principios de los 90, hubo mucha actividad del grupo radical irlandés IRA en esa región. Este combustible ayudó a la ficción creada por Hendy-Freegard. Se encontró con tres jóvenes estudiantes de familias ricas (dos mujeres y el novio de una de ellas) y los convenció de que era un oficial del MI5 que investigaba una célula IRA con planes para hacer explotar una bomba en la universidad.

Christophe Rocancourt.

Christophe Rocancourt

Christophe Rocancourt no mató a nadie, ni siquiera robó bancos o fue terrorista, pero él estaba en la lista de los más buscados por la policía estadounidense. ¿Su delito? Engañar a la gente de la alta sociedad de Nueva York y Los Ángeles. Nacido en Francia en 1967, al embaucador le gustaba decir que se llamaba Christopher Rockefeller y que era un descendiente francés del magnate americano. Pero esta fue sólo una de sus 12 identidades falsas.

Christophe también se presentó como un pariente de la actriz Sophia Loren, el diseñador de modas Oscar de la Renta y el cineasta Dino De Laurentiis. El golpe principal era convencer a la gente de que le dejara una buena cantidad de dinero para supuestamente invertirlo en un esquema altamente rentable. La garantía era el apellido Rockefeller, y un hermoso rostro que lo ayudó como “pase de confianza”. En otras ocasiones, prometía prestar grandes sumas de dinero por las que recibía una gratificación adelantada.

En 2001, Rocancourt fue arrestado. En el juicio, fue acusado de defraudar a 19 personas y condenado a 4 años de prisión. Él estima que, en su vida de estafador, recaudó al menos $ 40 millones de dólares. Y no quedó duda: cuando fue arrestado, el frances tenían dos Ferraris, un jeep que había sido de Inglés multimillonario Dodi al Fayed, era dueño de un departamento en el Regent Beverly Wilshire Hotel, en el barrio más exclusivo de Los Ángeles, y caminaba con una seguridad de remolque. Por otra parte, el “Rockefeller” se casó con la modelo Pia Reyes, una ex conejita de Playboy.

No está mal para alguien que nació en un pequeño pueblo en la campiña francesa. Hijo de un pintor y una prostituta, que a los 9 años de edad fue abandonado en el orfanato. Cuando salió de allí a los 16 años, se fue a París para tratar de modelar e incluso apareció en la portada de Vogue Italia. Pero luego descubrió que podía ganar dinero de forma fácil. Él comenzó a falsificar cheques y participó en el asalto a una joyería suiza. Pero la policía nunca demostró su implicación en estos crímenes. A pesar de ese historial, Rocancourt jura nunca haber robado a nadie. En una entrevista con la cadena de televisión CBS de EE.UU. en 2003, se justificaba diciendo. “Rompí una promesa, ¿eso me convierte en un ladrón? De hecho, me hicieron un préstamo, pero no tome, ni robe nada “.

Milli Vanilli.

Milli Vanilli

El mundo de las artes está lleno de mentirosos. En la música, ningún fraude fue tan devastador como el del dúo Milli Vanilli. En los comienzos de los años 90 éxitos como “Blame it on the Rain” y “Girl You Know it’s True”, no podían dejar de sonar en la radio. Se vendieron millones de discos con sus dos álbumes, publicados en 1988 y 1990. La pareja llegó a ganar un Grammy en 1990 como Mejor Artista Revelación. Pero Milli Vanilli no era real. Quiero decir, Fab Morvan y Rob Pilatus bailaban y tenían buen aspecto, pero no cantaban. Quién en realidad cantaba los discos en nombre de Milli Vanilli nunca apareció delante de las cámaras. El diabólico plan para conquistar el mundo por radio fue concebido por el productor Frank Farian que cansado de no poder tener éxito, decidió montar a esta falsa pareja. Poco a poco, los medios comenzaron a sospechar de Milli Vanilli. En 1989, durante una presentación para MTV, la cinta del playback se enroscó y la dupla de mentirosos pasó vergüenza delante de 80 mil personas. En noviembre de 1990, Farian reveló finalmente el fraude. Milli Vanilli tuvo que regresar los Grammys que ganó. Años más tarde, los dos músicos lo intentaron de nuevo, esta vez de verdad cantando. En 1998, Pilatus fue encontrado muerto de una sobredosis en un hotel de Frankfurt. Morvan tuvo más suerte y hoy trabaja como músico y locutor.

Historia

Artículos Relacionados

  • yanimeacuerdo Oct 24, 2012

    si recuerdo lo de villi vanilli, pero ya no supe que onda con los que de verdad cantaban o sea los que ponian la voz, podrian haber salido a la luz y formar el verdadero grupo

    • edgar Oct 24, 2012

      salio se llamaron lthe real Milli Vanilli

    • DiosCuervo Oct 24, 2012

      Buscalos en youtube como “The Real Milli Vanilli”, dude…

  • Alexandro Oct 24, 2012

    Que interesantes estas historias la que mas me gusto fue la de Victor Luistig, espero mas notas de este tipo que resultan muy interesantes! X)

  • Domador de Animales Oct 25, 2012

    Yo creo que aquí faltó poner de política, y para muestra un botón, aquí en México sobran casos, para no irnos tan lejos con el borracho caldeRON , y el p*to de peña… Y podría seguir….

  • Milli Vanilli Oct 26, 2012

    Investigue lo de Milli Vanilli y efectivamente es cierto 🙁 vengo ire a cortarme el pene 🙁

Formulario de comentarios

Send this to friend