Cómo engañar al cerebro para crear un nuevo hábito saludable

¿Alguna vez has empezado una dieta o ejercicio, y la intención no duró más de una semana? Si eres como millones de otras personas, que sin duda tienen las mejores intenciones, pero no consiguen mantener el ritmo. Vamos mostrarte por qué la motivación y fuerza de voluntad por si solas no funcionan (y que funciona en su lugar).

Cómo engañar al cerebro para crear un nuevo hábito saludable

Cuando das comienzo a cualquier proyecto de salud, tu entusiasmo es alto y te encuentras motivado, ya sea por la búsqueda de un cuerpo perfecto o para librarte de alguna molestia. Pero, naturalmente, esta motivación tiende a disminuir con el tiempo.

Cuando la motivación se desvanece, pasas a confiar en la fuerza de voluntad. Mas desafortunadamente nadie posee una fuente inagotable de fuerza de voluntad – que pasa a ser un recurso escaso que deber cuidarse bastante. Cada vez que haces algo que no tienes muchas ganas de hacer, puedes echar mano de tu fuerza de voluntad. Es como si todas las tentaciones agotaran tus reservas de fuerza de voluntad. Por la noche, después de un día malo, puedes llegar a la conclusión de que simplemente no te queda más fuerza de voluntad. Es por eso que la mayoría de personas deja de lado la dieta en la noche después de haber comido saludable todo el día. Si la motivación y fuerza de voluntad no funciona para ti, no hay otra manera.

95% de nuestra vida es dictada por la mente subconsciente, la parte de nuestro cerebro que dirige nuestra vida en piloto automático. Es por eso que podemos hacer de todo, desde lavarnos los dientes hasta conducir un coche, sin poner demasiada concentración en hacerlo. Al decidir conscientemente crear un nuevo hábito, se puede aprovechar el poder del subconsciente para crear una nueva vía neural. Una vez que el nuevo hábito está establecido,  se vuelve fácil, prescindiendo de la motivación y la fuerza de voluntad.

Aquí están siete pasos para transformar cualquier nueva actividad deseada en un hábito. Una vez que el habito se establece, lo llevarás a cabo sin esfuerzo. Estas técnicas se pueden utilizar para cualquier hábito que se desees adoptar: cambiar de dieta, ejercicio, meditación, reducción del estrés, hábitos de sueño, etc.

Comienza con metas pequeñas.

Establecer metas grandes es emocionante, pero empezar con metas pequeñas, aunque sea aburrido, hace que sea más probable que las alcances con éxito. Un objetivo pequeño, por ejemplo, sería meditar durante 10 minutos, o reemplazar una merienda saludable por vegetales crudos, caminar 15 minutos al día, etc. Realizar estas pequeñas acciones funciona como engaños para tu cerebro. Tu subconsciente gusta de estar en la rutina – no le gusta el cambio, sobre todo los grandes. A menudo el subconsciente crea resistencia, pero puedes vencerlas establecimiento pequeños cambios a la vez.

Usa un factor motivacional.

Un disparador es algo que lleva automáticamente a hacer otra cosa. Muchos fumadores, por ejemplo, sienten la necesidad de fumar después de una comida. El disparador de esta situación puede ser que se comprometan a meditar siempre después del desayuno. Después de unas semanas, el pensamiento irá automáticamente hacia la meditación después de su comida de la mañana, olvidando el cigarrillo.

Lo mismo ocurre con el gimnasio. Dejar preparada la ropa del gimnasio durante la noche, antes de acostarte, te da una motivación para fomentar el ejercicio de la mañana.

Anticiparse.

Hacer ejercicio o meditar en la mañana, cuando la fuerza de voluntad es grande, ayudará a que coseches recompensas todo el día. Organiza una cena saludable con antelación para que no vuelvas a casa muerto de hambre sin nada que comer.

Preparate.

Asegúrate de tener todo lo necesario para garantizar tu éxito. Si desea iniciar un programa de caminatas, comprar zapatos cómodos y un podómetro.

Organiza un programa práctico.

Cuanto más difícil y tardado vuelvas el proceso de realización de una acción, menor es la probabilidad de que la hagas. Consigue todo lo que necesitas antes de lo previsto para que cuando llegue el momento de actuar, solo tengas que ir y hacerlo.

Disfrutalo.

Si no te gusta hacer nada, probablemente sigas así durante mucho tiempo. Encuentra maneras de hacer tu cambio de estilo de vida lo más agradable posible. Haz ejercicio con un amigo, aprende a cocinar alimentos saludables, o encuentra un programa de meditación que realmente te agrade.

No rompas la cadena.

Usa un calendario u otro tipo de marcador para anotar los días en que tengas que hacer algo programado. Al final del mes, cuenta las veces que faltaste a la programación, es decir, que no cumpliste con lo prometido. Utiliza esta técnica durante un mes y te darás cuenta de que se ha creado un nuevo hábito.

Utilizando estos pasos pare crear un nuevo hábito, estás engañando al cerebro para crear una nueva vía neural. Una vez que el hábito se ha formado, lo puedes utilizar como una puerta de entrada a grandes cambios – un viaje de mil kilómetros comienza con un solo paso.

Vía

Neurociencia, Trucos & Tips

Artículos Relacionados

  • MADD Ago 5, 2013

    llegaste justo a tiempo, en este momento se suponía que tendría que estar junto a mi perro caminando esto tiene que funcionar. maldita flojera

  • aioria Mar 3, 2016

    ese sistema de calendario me ayudara, estoy en la dieta con ejercicio y van casi dos semanas sin fallar, a darle atomos.

Formulario de comentarios

Send this to friend