Porqué las comidas ricas en calorías nos dan felicidad

Debes ir sabiendo que tiene que ver con los recuerdos de tu infancia. Cuando has tenido un día pésimo en el trabajo, pocas cosas resultan más reconfortantes que dar una mordida a ese aperitivo grasoso y empanizado que venden en el camino a casa. Cuando sientes que ya no puede ser peor, el primer paso para intentar superarlo es devorar una barra de chocolate o un bote de helado. Pero, ¿por qué muchas veces recurrimos a la comida para escapar de los malos sentimientos?

tacos (2)

Según un estudio divulgado recientemente por la publicación Appetite, es un asunto de apego a los recuerdos de la infancia. Investigadores de Sewanee: The University of the South y de la Universidad de Búfalo, en los Estados Unidos, realizaron dos experimentos con voluntarios para comprender mejor porqué sucede esto. Primero, los “conejillos de india” tuvieron que responder cuál era su tipo de apego, es decir, si tenían habilidad para establecer lazos emocionales fuertes, una característica que se desarrolla durante la infancia bajo la influencia de los padres, o si eran más inseguros, con dificultades mayores para formar estos vínculos. A continuación, deberían relatar un episodio de conflicto que vivieron con un ser querido, y mientras lo hacían recibían algunos paquetes de frituras. Los que se aferraban más fácilmente a los sentimientos describieron los bocadillos como más deliciosos que el otro grupo.

En un segundo experimento, los voluntarios describieron en un diario si se sintieron solitarios, cuánto comieron y si consumían “comfort food” (“alimento de la comodidad”, en español). El resultado fue similar al del primer experimento: las personas con lazos emocionales más fuertes presentaron una tendencia a buscar alimentos de la comodidad cuando la soledad los afectaba.

Nota importante: para los autores de este estudio, el alimento de la comodidad no es sinónimo de comida chatarra, a no ser que hayas consumido porquerías en dosis mortales cuando eras un niño. De hecho, los alimentos de la comodidad son comidas que nos evocan sentimientos agradables de la infancia, por ejemplo, aquel mole rojo que tu abuela hacía para consentirte o la sopa de pollo que tu madre preparaba cuando te resfriabas. Se busca un consuelo, que puede venir de los sentimientos de la infancia, y también se debe a que estos alimentos son altamente gratificantes, ofreciéndonos una felicidad rápida, aliviando cualquier estrés, cansancio e incluso dolor.

tacos (1)

Por otra parte, un estudio publicado el año pasado en el periódico Health Psychology concluyó que el concepto de alimento de la comodidad no es más que un pretexto para consumir nuestra comida favorita. Los investigadores emplearon escenas de películas para provocar mal humor en los voluntarios y entonces ofrecieron su platillo favorito, una comida neutra o nada. El humor se mantuvo igual en todos los experimentos, o sea, el efecto de la comida fue nulo.

El budismo tiene un concepto denominado “mindful eating”, según el cual se debe estar presente en el ahora para tratar con el estrés, sin vivir la ansiedad del futuro o la depresión del pasado, concepto que también puede aplicarse a la hora de comer. Los estudios muestran que comer de forma consiente, atendiendo al hambre, degustando, oliendo y masticando provoca que la mente se escape de esa programación que muchos tenemos por comer rápido y de forma automática pensando en otros asuntos. Todo esto es un proceso para satisfacer el apetito y hacer una diferencia entre el hambre física, la de verdad, de las células, y el hambre emocional.

Como conclusión, cando vayamos a pedir aquella masa repleta de aceite, primero preguntémonos si estamos usando la comida como un pretexto o si simplemente nos sentimos solos. Si la respuesta es negativa, disfruta cada segundo de esa deliciosa comida. Vía TheAtlantic

Psicología

Artículos Relacionados

  • loco Abr 24, 2015

    Esos tacos se ven!!! Esquisitos!!!!

  • Luis Angel Abr 24, 2015

    Por eso la comida de nuestras mámás es la mejor, la de las taquerías de donde crecimos y eso que comíamos de chiquitos nos sigue encantando…¡¡

    Buenisimo post, ya hasta me dio hambre…¡¡

Formulario de comentarios

Send this to friend