Bomba del Zar, la bomba más poderosa de la historia

Un 30 de octubre de 1961, el arma más poderosa jamás construida por el hombre fue detonada sobre la isla de Nueva Zembla, en el Océano Ártico. El nombre clave del dispositivo fue “Iván”, y se trataba de una bomba de hidrogeno en varias etapas desarrollada en tan solo quince semanas por ingenieros soviéticos, empleando componentes nucleares disponibles en el mercado convencional.

nube hongo bomba tsar

El arma se pensó como una forma de exhibir la superioridad de la URSS durante un periodo de bastante tensión entre soviéticos y estadounidenses. Los rusos habían levantado un muro que dividía a Berlín tan solo dos meses antes, y acaban de llegar al final de una inestable suspensión de tres años sobre pruebas de armas nucleares en la atmósfera. Antes de Iván, la explosión más grande que la humanidad había creado era de increíbles 15 megatones, un evento que dio origen a una nube con forma de hongo de 5 km de ancho. La explosión desatada por Iván fue tres veces más poderosa, pese a que se limitó de forma deliberada el dispositivo para que no liberara todo su potencial.

tsar bomba

El arma en su totalidad tenía un peso de 27 toneladas, y aunque técnicamente era desplegable desde el aire, era demasiado grande como para entrar en la bodega de un bombardero soviético de la época, típicamente el Tu-95. Como consecuencia, un Tu-95 tuvo que ser especialmente adaptado para la tarea, entre estas adaptaciones estaba la remoción de las puertas de la bodega para permitir que la bomba sobresaliera de la aeronave, así como una cubierta de pintura reflectante para minimizar el daño que podría haber causado la bola de fuego. Iván también iba atada a un paracaídas para evitar un descenso brusco, proporcionando al bombardero tiempo suficiente como para salir del rango de la explosión.

zona destrucción bomba tsar

Debido a la premura del proyecto, una gran parte del análisis matemático fue completamente omitido, sustituyéndose por simples estimaciones. Esto generó un cúmulo de incertidumbre sobre el desempeño del sistema, y algunas modificaciones tuvieron que hacerse en el último instante. Pese a las dudas e incertidumbres, el 30 de octubre de 1961 el Tu-95 modificado liberaba a Iván a una altitud de 34,500 pies sobre una región de pruebas nucleares en bahía Mityushikha, Nueva Zembla. Los sensores barométricos instalados en la bomba detonaron a aproximadamente 13,000 pies a las 11:32 a.m.

A pesar de que había un cielo nublado, el destello se hizo visible hasta una increíble distancia de 1,000 km, aunque el sonido de la explosión no iría más allá de los 49 minutos, en una forma inconfundible de sacudida fuerte. La bola de fuego infernal se alzó desde el nivel del suelo hasta los 34,000 pies en el aire, liberando 3800 veces más energía explosiva que la bomba de Hiroshima – el equivalente a cincuenta millones de toneladas de TNT. A una centena de kilómetros a la redonda desde la zona cero el calor habría provocado quemaduras de tercer grado. La perturbación atmosférica produjo áreas de destrucción a cientos de kilómetros desde el punto de detonación, estructuras de madera completamente destruidas y algunas ventanas rotas en Finlandia. La onda de choque atmosférica de la explosión viajó tres veces alrededor de la Tierra antes de disiparse por completo.

La nube con forma de hongo fue terriblemente gigantesca. Se extendió hasta sesenta kilómetros en el cielo, y tenía un diámetro aproximado de cuarenta kilómetros. La ionización producida por la explosión interrumpió las comunicaciones de radio durante casi una hora.

Tu-95 Bear

Tu-95 Bear

Algún tiempo después de la explosión, un equipo especial fue despachado a la zona cero para obtener evidencia gráfica. Uno de los testigos informó: “la superficie de la isla ha sido nivelada, barrida y lamida de una forma que se asemeja a una pista de patinaje. Lo mismo sucedió con las rocas. La nieve se ha derretido y sus caras y aristas son brillantes. No hay ningún rastro de desnivel en el suelo… todo en esta área ha sido barrido, derretido o soplado”. Los análisis de la explosión revelaron que el área completa de destrucción alcanzaba un radio de veinticinco kilómetros desde la zona cero.

Como era de esperarse, los Estados Unidos no tardaron en mostrar su indignación, y respondieron acelerando su producción de armas nucleares. En cuestión de unos pocos meses Estados Unidos ya seguía el ejemplo de la bomba del Zar con una extensa serie de pruebas nucleares.

Iván – generalmente referida como “Tsar Bomba” o “Bomba del Zar”– estaba originalmente diseñada para generar una explosión de 100 megatones, pero los soviéticos determinaron que algo de ese calibre representaba un riesgo demasiado alto de lluvia radiactiva, y una probabilidad casi inminente de que la aeronave de lanzamiento no pudiera alcanzar una distancia segura tras la detonación. Antes de la prueba, los ingenieros reemplazaron una porción del uranio radiactivo con un pisón de plomo, reduciendo el potencial explosivo a la mitad, a “meros” 50 megatones. Análisis posteriores revelaron que una explosión de 100 megatones habría dado lugar a niveles letales de lluvia radiactiva sobre áreas enormes.

nube hongo mexico

De haber estallado en el Distrito Federal, este sería el rango de la nube posterior a la explosión.

tasr bomba mexico

Y así se verían los efectos de la detonación, con un total estimado de 11,993,030 muertes y 6,493,420 heridos.

Incluso con su potencia a medias, Iván fue tan poderosa que era completamente impráctica. Gran parte de la energía de la explosión radiaba hacía el espacio, y aquello que no hizo fue tan excesivo, que emplear el dispositivo en cualquier objetivo poblado del planeta habría llevado efectos adversos a los intereses rusos. La bomba del Zar sirvió nada más como una demostración de fuerza, y en este sentido cumplió perfectamente con su propósito. Afortunadamente, ninguna otra arma con el poder destructivo de la Tsar Bomba volvió a ser construida.

Historia

Artículos Relacionados

  • chav Ago 5, 2015

    de que sirve lanzar tremendo explosivo, si ya no va quedar nada del territorio del cual aprovechar recursos.

    • yanimeacuerdo Ago 5, 2015

      la idea es que en caso de ataque esa bomba te le echarian encima al enemigo no en tu propio pais

    • rubens Ago 6, 2015

      a esta gente que no lee, que no vez al final del post explica que su uso es impractico como arma de defensa

  • Elber Gun Ago 5, 2015

    Es una buena manera de exterminar a los chilangos!

    • Anselmo Costecho Ago 6, 2015

      Empezando por ti

  • Peter Ago 5, 2015

    Vaya manera de hacerle daño a nuestro planeta, que mal 🙁

  • yo Ago 5, 2015

    Dejo este enlace para que prueben los efectos de esta y diversas bombas nucleares en sus ciudades.
    http://www.nuclearsecrecy.com/nukemap

  • angel Ago 5, 2015

    No queremos a los chilangos raza inferior, pero no es para tanto je je je.

    • pablo Ago 7, 2015

      racismo en el mismo país, por eso estamos como estamos…saludos

  • DRACULA Ago 5, 2015

    ESTO ME RECUERDA QUE EL GOBIERNO CHINO ESTA PENSANDO SERIAMENTE EN USAR UNA BOMBA NUCLEAR PARA DESTRUIR EL SUPER TIFON QUE SE LES APROXIMA.

  • kppador Ago 24, 2015

    A todos los que opinen sobre la entrada, los norteamericanos las tiraron sobre ciudades.

Formulario de comentarios

Send this to friend