Berserkers, los guerreros invencibles

En la historia nórdica son considerados literalmente como demonios, flagelos de los dioses, entre otros muchos nombres agradables por sus enemigos, estos hombres formaron uno de los grupos más temidos en los campos de batalla de la antigüedad. Los Berserkers eran guerreros bien conocidos en la literatura nórdica antigua, virtualmente se consideraban imbatibles en acciones aparentemente sin control, pero que causaban un gran daño al contingente enemigo, por lo que se tornaron en una excelente arma durante la guerra (que en ese momento se componía básicamente de combate cuerpo a cuerpo).

Berserkers

La clase guerrea Berserker es recordada y venerado hoy en día por su tremenda fuerza y ​​agresividad en los campos de batalla. Devotos de Odín, eran famosos por luchar sin armadura, utilizando sólo armas que no poseían defensa, como una espada y por abalanzarse ferozmente sobre cualquier oponente (así nos damos una idea de los “delicados” que eran estos guerrero). La palabra “berserker”, que se originó del berserk en Inglés, tiene dos significados: “piel de oso” o “camisa de oso” y “sin camisa” o “con camisa”. Aunque estos parecen significados contradictorios, los dos pueden ser plausible porque los berserkers estaban conectados con la naturaleza y los animales, especialmente los lobos y los osos. Estar sin camisa durante las batallas, era como si se tratara de animales libres para luchar.

En la sociedad vikinga, los berserkers eran admirados, respetados y buscados como mercenarios, piratas e incluso soldados reales. Eran lo mejor de lo mejor entre los guerreros, ya que eran valientes y se servían de estrategias de combate. Sin embargo, no todo el mundo aplaudía las acciones de los berserkers: agricultores, artesanos y otros pequeños propietarios les temían. Para ellos, estos guerreros representaban la locura y perversión sexual. De hecho, los Berserkers eran psicológicamente inestables, en diversos documentos, como la Saga de Egil, se demuestra que no se podían controlar en el campo de batalla. Egil, por ejemplo, mató a una mucama después de haber tenido un episodio de rabia sin motivo aparente.

Muchos historiadores han tratado de explicar por qué estas rabietas. Los botánicos en un principio decían que este estado de furia implacable se logró por el consumo de una planta que sirve como una especia en las bebidas alcohólicas. El problema era que esta planta aumenta el dolor de cabeza durante la resaca. En 1784, el sueco Samuel Ödman dijo que en realidad comían hongos alucinógenos antes de los combates; Ödman basó su teoría en las setas ascaris utilizadas por los chamanes siberianos.

Esta rabia, llamada berserkergang, se producía no sólo en el fragor de la batalla, sino también durante el trabajo duro. Los hombres que fueron aprendidos realizaban cosas que de otra forma parecían imposibles para el ser humano. En este estado, el guerrero empezaba a tener temblores, le castañeteaban los dientes, su cuerpo se enfriaba, y el rostro se hinchaba cambiando de color. Por lo general, estos síntomas se relacionan con una fuerte fiebre, en el pasado se relacionaba con la rabia desmedida, sobre la cual los guerreros aullaban como animales salvajes, cortando todo a su paso, sin discriminar amigo o enemigo. Cuando esta condición terminaba, era común que sintieran efectos de mareo y debilidad, que podían durar de uno a varios días.

Las teorías acerca de la causa del comportamiento frenético incluyen la ingestión de materiales con propiedades psicoactivas, procesos psicológicos y condiciones médicas. En 2004, un programa de la televisión británica, hizo una prueba con una planta alcohólica y hongos alucinógenos. Desafortunadamente esto sólo causó una reducción tanto en agilidad y fuerza, dando lugar a náuseas y vómitos. Se concluyó entonces que la furia de los berserkers provenía de su estado psicológico, suficiente para entrar en el estado frenético, esto podría ser una táctica para intimidar a los opositores. Por esta táctica de guerra, que incluso pueden ser etiquetada de “suicida”, fue que los berserkers hicieron historia.

La ciencia ha estudiado este comportamiento, aunque la explicación es solamente parcial. El frenesí alcanzado por berserkers aún se pueden ver hoy en día. No son raros los casos en que una persona en una situación de gran estrés ha hecho cosas espectaculares consideradas imposibles. A modo de ejemplo, el caso de una madre de Atlanta, Angela Cavallo, 65 kg, 51 años, 1,76 metros de altura, ajena al mundo del entrenamiento (ella hacía unicamente levantamiento de pesas, no vayan a pensar que era una simple mujer de edad), sin embargo, demostró una extraordinaria fuerza un viernes de 1982, cuando su hijo estaba atrapado bajo el Chevrolet Impala que estaba reparando. El gato que sostenía el coche falló y el coche se derrumbó dejando al niño inconsciente atrapado en la rueda, que había retirado previamente. Angela no vaciló, por lo que puso sus brazos por debajo del coche y cogió el parachoques de metal brillante. El Impala pesaba 1m500 kilos, pero se las arregló para levantarlo unos centímetros con la intención de “aliviar la presión” sobre su hijo, que salió debajo del vehículo sin un rasguño.

Berserkers lobo

En 1960, dos científicos de Chicago analizaron los músculos del antebrazo de un número de personas que habían sufrido una presión psicológica importante. Ellos descubrieron que el poder flexor podía aumentar de 26 a 31% con ciertos estimulantes como las anfetaminas y la adrenalina. Los científicos han concluido que los seres humanos por lo general no hacemos uso de la mayor parte de nuestro poder como resultado de diversas inhibiciones adquiridas a través de la evolución. Los científicos creen que esto es el resultado del ‘apagón’ del mecanismo de protección del cuerpo humano. Investigaciones posteriores revelaron que nuestra fuerza muscular nunca alcanza el máximo posible. La razón es muy simple: considerando al cuerpo humano como una máquina. Si una maquina trabaja al 100% de su potencia, todo el tiempo, no va a tomar mucho tiempo para que necesite de mantenimiento, y esa forma agresiva de trabajo le restaría vida funcional. Durante nuestra evolución y ante todos los trucos diseñados para hacer la vida más cómoda, nuestro cuerpo automáticamente entendió que no era necesario el uso de la fuerza muscular completa, reduciéndolo paraa conservar la masa muscular y la energía. Así que hemos reducido drásticamente nuestra capacidad física. En la actualidad, no tenemos ninguna idea correcta de cómo usamos nuestro potencial, se estipula que está entre el 40% y el 50%.

Como es difícil estudiar los efectos generados por los berserkers presentes en el campo de batalla, apenas estudiando los hechos históricos, la ciencia no sabe si decir que fue una especie de trastorno mental colectivo provocada por el grupo o adrenalina y estrés provocados por la sensación de guerra, si se trataba de una técnica que estos hombres habian aprendido hasta el punto de conseguir desbloquear el “mecanismo de protección” del cuerpo o si fue realmente una hierba o seta, ingerida antes de la batalla la que causaba este efecto.

Otra explicación de este frenesí se centró en el aspecto religioso, se dice que a través de la posesión espiritual, el berserker puede convertirse en un animal. En la religión vikinga, la alma de un ser humano puede convertirse en un animal. Muchas historias sobre berserkers dicen que algunos de ellos se convertían en osos en el campo de batalla, mientras su cuerpo real descansaba en casa.

La historiadora Hilda Ellis-Davidson establece un paralelismo con los berserkers en la mención hecha por el emperador bizantino Constantino VII (905-959 dC), en su libro De cerimoniis aulae byzantinae (“Libro de las ceremonias de la corte bizantina”). En él, Constantino cita una “danza gótica”, realizada por los miembros de su Guardia Varangian (guerreros nórdicos que trabajan en el servicio del Imperio bizantino), quienes asistían vestidos con pieles de animales y máscaras: ella cree que este baile pudo haber estado relacionado con ritos Berserker.

Hoy es posible encontrar rastros de ira típicos de berserkes en las diversas culturas y libros. Un ejemplo es la Ilíada, donde los guerreros son “poseídos” por los dioses, recibiendo poderes sobrehumanos. Tal vez el Berserker vikingo más famoso de la historia es Egil Skallagrimsson. Su vida fue narrada en el libro Saga de Egil, supuestamente la más grande epopeya islandesa jamás escrita.

Enigmas y misterios

Artículos Relacionados

  • yanimeacuerdo Feb 8, 2013

    exelente articulo Hery manuel muy bien redactado…
    faltan 05:14:12 horas para las marcianadas

  • charles Feb 8, 2013

    el tipico guerrero de los MMORPG xD

Formulario de comentarios

Send this to friend