Arqueólogos creen haber descubierto la tumba perdida de Aristóteles

En un simposio reciente, arqueólogos griegos sorprendieron a la comunidad científica al revelar que habían descubierto la tumba perdida de Aristóteles, el famoso filósofo helenístico cuyas ideas han influenciado la historia intelectual de Occidente durante más de dos milenios.

aristoteles con un busto de homero

Aristóteles con un busto de Homero.

Según el arqueólogo Kostas Sismanidis, los investigadores demoraron dos décadas para cavar las ruinas en la ciudad de Estagira, en Macedonia y, finalmente, afirmaron tener “casi” total certeza de que una de las construcciones del lugar corresponde a la tumba de Aristóteles, construida hace aproximadamente 2,400 años.

Entre la evidencia que respalda que la tumba encontrada es la de Aristóteles está el hecho de que nació en Estagira y la versión más aceptada sobre el destino del filósofo apunta a que sus restos mortales fueron depositados en el lugar donde fue engendrado y criado.

Además, Sismanidis relató a los asistentes del simposio que la tumba se ubica en un sitio apartado, con el entorno vacío, pudiendo ser vista desde todas las direcciones. En aquella época, estos lugares tan exclusivos estaban reservados para personalidades públicas. El equipo de Sismanidis también estudió los escasos registros de defunción de la época y concluyó que ninguna figura de la talla de Aristóteles murió en torno al 322 a.C., año en que se afirma dejó de existir el filósofo.

La importancia de Aristóteles no solo fue reconocida tras su muerte. En vida, fue alumno de nada más y nada menos que Platón e instruyó al rey macedonio Alejandro Magno. Aristóteles también fue responsable por la existencia del Liceo, escuela responsable por discutir algunas de las principales bases de la filosofía occidental. El filósofo estudió, debatió y escribió, entre otras disciplinas, sobre física, metafísica, poesía, retorica, música, política, lógica y biología.

 

Detalles de su morada eterna.

Según lo reportó el periódico británico The Guardian, el sitio donde se descubrió la tumba perdida del filósofo fue descubierto cuando un grupo de arqueólogos estudiaba la región, previo a la construcción de un museo de arte en el lugar, evento que terminaría con las posibilidades de hacer un hallazgo histórico. Dichas investigaciones arrancaron en 1996 y, debido a la importancia de lo que allí se encontró, el museo de arte tuvo que irse a otro lugar, pues la región adquirió un estatus de sitio arqueológico.

El arqueólogo Sismanidis contó un poco sobre la tumba al portal Greek Reporter: “es una tumba abovedada, con pisos de mármol comprobadamente del periodo helenístico. Está situada en Estagira, cerca de Agora. Encontramos vestigios de que una primera construcción fue hecha a las carreras y, posteriormente, la tumba adquirió una apariencia mucho más solemne y honrosa”.

Fuera de la tumba existe un altar. En el interior, la cima de la cúpula está a diez metros del suelo y hay una torre bizantina en miniatura. También en el interior encontraron productos cerámicos hechos por las oficinas del gobierno de la época y cincuenta monedas acuñadas en la época de Alejandro Magno.

Historia

Artículos Relacionados

  • Tobías Galli Jun 1, 2016

    Ninguna foto? 🙁

  • Quirino Hadur Jun 2, 2016

    Seria el descubrimiento del año! Imaginense! Buena nota Hery!

Formulario de comentarios

Send this to friend