Árbol bíblico que germinó de una semilla de 2 mil años genera descendientes en Israel

Apodado “Matusalén”, la palmera datilera de Judea que germinó en 2005 a partir de una semilla de 2,000 años de antigüedad, recientemente se convirtió en papá – el polen del macho polinizó a una palmera salvaje (moderna) y, en efecto, puede reproducirse.

palma datilera judea extinta

Con 10 años de vida, Matusalén ya puede producir frutos. Wikimedia Commons

En los tiempos en que Jesús caminó por la tierra, un tipo particular de palmera abundaba por todo el territorio del actual estado de Israel. La planta se cultivó durante siglos dado que se le atribuían propiedades medicinales, al punto de que se convirtió en todo un símbolo de la región. Esta admiración atendía a razones muy evidentes: todas sus partes eran aprovechables, pero lo más destacable eran sus nutritivos frutos. Como una forma de desestabilizar la economía local, se cree que la palmera de Judea fue extinta por los romanos. Pero en 2005, un equipo de investigadores israelíes logró germinar una antigua semilla de la especie y, casi una década después, el árbol (un macho) está saludable y ya produce descendientes.

“Ahora es un muchacho”, dijo a la National Geographic Elaine Solowey, directora del Instituto de Estudios Ambientales Arava, en Kibbutz Ketura, Israel. Fue Solowey quien tuvo la idea de plantar una de las semillas encontradas en 1973 durante unas excavaciones arqueológicas. Una vez que las trasladaron de la fortaleza de Massada, en los márgenes del Mar Muerto, quedaron almacenadas durante más de tres décadas en el cajón de un investigador en Tel Aviv. Las pruebas confirmaron que tenían 2,000 años de edad – hasta 2005, Matusalén ostentaba el record del árbol germinado con la semilla más antigua, lastimosamente perdió el título cuando otros investigadores lograron germinar semillas de 32,000 años de antigüedad.

Tras una década de vida, la clásica palmera crece llena de salud. “Tiene aproximadamente tres metros de altura, tiene algunos vástagos, flores y su polen es bueno. Lo empleamos para polinizar una hembra salvaje (modera) y, sí, puede producir palmeras”, relató Solowey. Pero el resultado fue una especie de palmera “hibrida”, ya que la hembra no es una palmera de Judea.

Matusalen palma datilera judea

Una fotografía de Matusalén tomada en 2008. ARAVA Institute, EPA

 

Antes de pasar a estudiar las supuestas propiedades medicinales, la investigadora también pretende, algún día, plantar un bosque original, igual a los que existían hace miles de años. Para conseguirlo, requiere cultivar una hembra tan “vieja” como Matusalén, para que sea su pareja. Hasta ahora, la científica logró germinar dos hembras a partir de otras semillas antiguas encontradas en excavaciones próximas al Mar Muerto. “No sabemos el tipo de palmeras que comían en aquellos días y cómo eran. Eso sería muy emocionante”, dijo.

Curiosamente, el árbol también evoca la leyenda de que las palmeras llegaron a Israel con los hijos del Éxodo, traídas desde Egipto. Las pruebas genéticas indicaron que la planta tiene una relación más cercana con una variedad de palmera egipcia. “Queda claro que Matusalén es una palmera occidental del norte de África, y no de Irak, Irán o Babilonia”, explica Solowey. “Pero evidentemente, no puede confirmar la leyenda”.

Biología

Artículos Relacionados

  • Juan Abr 17, 2015

    Difícil de creer, Prácticamente imposible pero que mas da…!

  • Jorge Ene 5, 2016

    pues ademas de antigua se ve muy bonita me gustan mucho las palmeras y esta mas. – por cierto hay virus que se les puede concentrar y secar hasta hacerlos pastilla y al mojarlos vuelven a ser tan infecciosos como antes

Formulario de comentarios

Send this to friend