Abejas entran por primera vez a lista de especies en peligro de extinción

Una eventual aniquilación de las abejas no solo nos dejaría sin miel. Se estima que dos terceras partes de lo que el mundo consume en alimentos dependen del trabajo de estos insectos como polinizadores.

abeja-de-hora-de-aventura

Desde hace varios años se ha registrado una lenta disminución en la población de abejas. Y hay personas realmente preocupadas por lo que pueda suceder si estas pequeñas polinizadoras se esfuman de la Tierra, al punto que han propuesto soluciones poco ortodoxas como una abeja robot. Y aparentemente tienen razones de sobra, pues siete especies de estos insectos acaban de ingresar a la lista de especies en extinción del US Fish and Wildlife Service (FWS), la SEMARNAT de los Estados Unidos.

Sin abejas, no solo sufriremos el desabasto de miel. Y es que estas hacen las veces de órganos reproductores de muchas plantas. Una parte considerable del reino vegetal depende de las abejas para esparcir su polen. Sin abejas, prácticamente se castra a estas plantas. Y como consecuencia ellas también dejarían de existir, lo que es bastante malo, incluso para aquellos que odian a las abejas: al menos dos terceras partes de nuestros alimentos provienen directa o indirectamente de plantas que requieren de las abejas para reproducirse.

 

Siete especies en peligro de desaparecer.

Todavía no estamos entrando al apocalipsis. Aún existen 25 mil especies de abejas en el mundo. Y a la lista de especies en peligro de extinción entraron siete: Hylaeus longiceps, Hylaeus assimulans, Hylaeus anthracinus, Hylaeus hilaris, Hylaeus kuakea, Hylaeus facilis e Hylaeus mana, todas abejas de cara amarilla, muy similares a la abeja común que habita en México.

Todas estas abejas en peligro de extinción son nativas de Hawái, y la hipótesis que está manejando el FWS es que la causa principal ha sido la inclusión de especies de plantas y animales invasores, que provocaron un desequilibrio en la fauna local. Otro problema es la creciente urbanización en las islas, lo que favorece el turismo descuidado y la destrucción del hábitat natural de estos insectos.

Por supuesto, el problema no solo se ve en Hawái: desde el año 2006, apicultores del mundo entero han venido informando una disminución en las poblaciones del insecto. Tan solo entre el 2012 y 2013, se estima que 31% de las abejas en los Estados Unidos desaparecieron. En Europa, en ese mismo periodo, el porcentaje alcanzó un temible 53%.

Lo peor es que nadie sabe con certeza lo que está provocando esta catástrofe. Algunos científicos creen que se debe a la contaminación o al cambio climático, los apicultores suelen arrojar la culpa sobre los pesticidas y otros más culpan a las ondas de radio. Además, también existe un fenómeno conocido como Síndrome de Colapso de las Abejas o Colony Collapse Disorder (CCD), en el que las abejas simplemente dejan sus colmenas sin que, aparentemente, nada malo suceda en ellas. Dicho síndrome todavía es un misterio y ha dejado a los científicos con las manos atadas.

Biología

Artículos Relacionados

  • Arriba La Cahuamanta Oct 7, 2016

    Toma Chango tu Banana…

  • Alexia Lowster Oct 7, 2016

    Esto es terrible en verdad!

Formulario de comentarios

Send this to friend