5 razones por las que el matrimonio tradicional sorprendería a nuestros antepasados

Desde que la igualdad en el matrimonio se convirtió en un tema nacional de debate, surgió el término “matrimonio tradicional”. Entre las personas que están en contra del matrimonio homosexual, parece existir esa idea de que si simplemente pudiéramos continuar con la forma en que se casaban en el pasado, el mundo sería un lugar mucho mejor. El problema es que la mayoría de nuestra suposiciones sobre cómo era el matrimonio en el pasado están totalmente erradas.

matrimonio

Nota: antes de sumergirnos en el tema, es necesario puntualizar que el matrimonio en un asunto cultural, que cambia según las tradiciones y lugares. La mayoría de los puntos de esta lista se concentran en el mundo occidental. Gracias a la colonización europea, también nos concierne esta influencia. Aunque si bien es cierto que existía el matrimonio en las culturas nativas de México, terminó convirtiéndose en algo totalmente diferente después de la llegada de los españoles.

 

5 – Las personas no se casaban a una edad temprana.

Seguramente has escuchado la idea conservadora de que debes conocer a tu futura pareja cuando aún estés en la escuela y casarte, como mucho, cuando termines la universidad. A pesar de que las cosas están cambiando, aún están quienes creen que tener 21 años y no tener pareja es “quedarse a vestir santos”.

pareja jovenes

Además, muchos asumen que todos nuestros antepasados se casaban muy jóvenes. En parte, esta idea fue influenciada por los famosos matrimonios históricos de la realeza.

El matrimonio real ciertamente difería del resto de la población. Cuando aún eran niños, príncipes y princesas prácticamente ya sabían que tenían tan solo dos o tres potenciales compañeros con los que se iba na casar. Esto porque generalmente los usaban como moneda de cambio en tratados o alianzas. Así, con la llegada de la pubertad, tenía sentido desde el punto de vista político “engancharlos” con alguien.

En el pasado, aunque las personas se casaban jóvenes, muchas veces no vivían juntas, y ni siquiera tenían relaciones sexuales durante muchos años.

En general, la edad del matrimonio en Europa Occidental ha permanecido constante. Registros ingleses que datan del 1600 muestran que las novias tenían entre 23 y 24 años y los novios 26 y 27. Cuando los colonos en América comenzaron a casarse un poco más jóvenes, se consideró un fenómeno bastante extraño. La edad del matrimonio en América posteriormente volvió a la normalidad y, en 1890, la mayoría de las parejas se juraban amor eterno en a la mitad o el final de los 20 años.

Aunque han existido circunstancias extremas donde niños en el final de la adolescencia comenzaron a casarse regularmente – como después de la Peste Negra y la Segunda Guerra Mundial, debido a la destrucción en la demografía – en general, las personas siempre procuran aplazar este compromiso a lo largo de sus vidas hasta que están realmente seguras.

 

4 – Los matrimonios eran cortos.

Actualmente, el grupo demográfico con mayor probabilidad de divorcio son las parejas que han estado unidas durante más de 30 años. ¿Por qué nuestros antepasados lograban quedarse toda la vida juntos, mientras que hoy las personas parecen tener una determinación por acabar con sus matrimonios?

divorcio

Pensamiento equivocado. Las personas siempre han terminado sus relaciones.

Primero porque en el pasado las personas morían más jóvenes. Muchos matrimonios no solían extenderse más allá de los 4 a 12 años, pues alguno de los dos ya se pudría bajo tierra en ese punto. Nadie sabe cuántas de esas parejas se divorciarían después de pasar 30 largos años juntos, escuchando las mismas historias aburridas.

Además, no era necesario esperar 30 años. Las parejas no estaban obligadas a permanecer en matrimonios infelices. No sé por qué las personas tienen pánico a que el divorcio arruiné la sociedad, si casi siempre ha sido legal en el mundo occidental. En Grecia y Roma antiguas, el divorcio era permitido. El divorciado más famoso de todos los tiempos es Enrique VIII, cuya PRIMERA separación (de muchas) tuvo lugar en 1534. John Milton, un famoso poeta inglés, también escribió cuatro libros sobre la forma en que era el divorcio en los años de 1640.

En los Estados Unidos, el censo de 1870 reveló un elevado número de divorcios. Alrededor de 1920, era algo tan común que la sociedad estaba convencida de que el matrimonio no tardaría en ser una práctica obsoleta, y aquí estamos, casi 100 años después, queriendo amarrarnos a alguien (pero soltarnos cuando sea conveniente).

 

3 – Las familias sin un padre o mixtas siempre fueron normales.

Todos esos divorcios y muertes significaban que, en el pasado, muchas personas en el rango de los 20 a 30 años se encontraban solteras, pero con hijos. La mayoría quería casarse nuevamente. Por eso, las familias mixtas siempre fueron algo común.

familia

Algunos historiadores creen que los padrastros e hijastros eran casi más comunes que las familias originales en el periodo tardío del medioevo. Incluso los terceros matrimonios no eran algo raro, y los hijastros se consideraban tan hijos de una persona como sus propios hijos biológicos. Eso no significa que todos los nuevos matrimonios eran miel sobre hojuelas, por supuesto. La idea de madrastra se remonta a, cuando menos, la Antigua Roma.

Y, si los montones de viudos no optaban por casarse de nuevo, criaban a sus hijos solos. Otro problema supuestamente “moderno” que arruinará a la próxima generación – padres solteros – en realidad es algo que siempre existió.

Los homosexuales son el principal objetivo de esta idea ridícula de que todos los niños tienen que ser criados por un padre y una madre o de alguna manera se desviarán. Según estos argumentos, los viudos deberían ser obligados a casarse nuevamente. Además, muchos de nuestros antepasados eran unos desviados. En el pasado, podías considerarte afortunado si llegabas a la adultez con ambos padres aún con vida. Incluso en el 1900, uno de cada cuatro niños perdía a uno de sus padres antes de alcanzar los 15 años.

 

2 – La procreación nunca fue el único objetivo del matrimonio.

Muchos creen que el matrimonio tiene como único fin la procreación. Dado que solo se necesita un óvulo y un espermatozoide para hacer un bebé, la conclusión de esta idea es que el único tipo aceptable de matrimonio es entre un hombre y una mujer.

madre

Personas inteligentes han señalado lo ridículo que resulta este argumento. ¿Y las parejas en que uno de los miembros es infértil?, por ejemplo.

Además, incluso en el matrimonio entre hombres y mujeres totalmente fértiles, las parejas han intentado impedir la llegada de bebés desde los albores de los tiempos.

En la Edad Media, algunos llevaban esto al extremo. Hombres y mujeres católicas podían enfrascarse en “matrimonios josefinos” donde vivían juntos como marido y mujer, pero nunca tenían sexo.

Y aquellos que deseaban tener relaciones sexuales siempre buscaban alguna forma de control de natalidad. En los casos más tristes y extremos de un pasado sin mucho conocimiento del área, dicho control implicaba “accidentalmente” matar a un bebé recién nacido.

A medida que pasó el tiempo, las familias fueron teniendo cada vez menos hijos (o incluso ninguno) y la planeación familiar se convirtió en un tema de suma importancia – dado que nadie dejó de tener sexo.

 

1 – El matrimonio homosexual siempre existió.

Ser homosexual no es una moda. Los homosexuales han existido desde siempre. El matrimonio homosexual era no era nada raro en la Antigua Roma. El emperador Nerón casó públicamente a por lo menos dos hombres. Durante la dinastía Ming, en China, no era raro que los hombres más viejos se casaran con hombres jóvenes o que los llevaran a sus familias como “ahijados”.

novias

Y aunque el cristianismo siempre desaprobó el matrimonio entre hombres, en el pasado había una forma de evadir este tabú. La Iglesia Ortodoxa y la Católica permitían una especie de “unión de hermanos” en la que dos hombre solteros (totalmente heterosexuales, por supuesto) participaban en una ceremonia oficial donde decían a todos que, como eran tan buenos amigos se irían a vivir juntos, de una forma totalmente decente.

Las mujeres solteras que vivían juntas siempre fueron más aceptadas, pero eso no significa que intentaban esconder sus relaciones. A finales de 1800, algunas relaciones entre mujeres eran conocidas como “matrimonios de Boston” en los Estados Unidos. En por lo menos un caso, Sylvia Drake y Charity Bryant fueron consideradas “una familia” por la ley para fines fiscales. En España, en 1901, Elisa Sánchez Loriga fingió ser un hombre para casarse con Marcela Gracia Ibeas. Sin embargo, una vez que se descubrió el engaño, su matrimonio fue anulado.

Es decir, por más que digan que el matrimonio homosexual es algo inadmisible, la verdad es que las personas solo comenzaron a incomodarse con el tema en el pasado reciente (en la misma época en que adquirieron gusto por controlar la vida de otros y lo que hacían o no en la cama). Vía Cracked

Cultura General

Artículos Relacionados

  • Mónico May 8, 2015

    No quisiera parecer quisquilloso, pero: 5, 4, 3, 4, 1.

    • Roberto May 8, 2015

      jajaja cierto!

  • hassan May 8, 2015

    de todo lo dicho aqui me quedo con esto: la verdad es que las personas solo comenzaron a incomodarse con el tema en el pasado reciente (en la misma época en que adquirieron gusto por controlar la vida de otros y lo que hacían o no en la cama) ya ni que hablar de que en el pasado se podia tener varias esposas en la mayoria de las culturas o esposos. buen aporte Hery

    • X May 8, 2015

      Personalmente creo que es mas que nada un tema de respeto mutuo,
      Ya que las personas de la comunidad LGBT exigen respeto pero no se respetas las creencias de catolicos, cristianos, testigos, mormones y cualquiero otra que se me pase, se mofan de lo tontos e idiotas que son por sus creencia, de igual manera el resto de la sociedad no religiosa se burla de sus creencias pero al momento de que un “religioso” dice que la homosexualidad es un pecado dan de brincos y comienzan a criticarlos pero cuando estos predican o hablan en sus creencias solo los ridiculizan, creo que es mas respeto y una conciencia de llevarnos bien con los demas, como dirian los religiosos amar al projimo.

      • Roberto May 9, 2015

        querido, no confundas las cosas.

        el dia en que una comunidad de homosexuales prohíba el matrimonio heterosexual, ataque públicamente las misas, destruya las biblias de algún creyente que pasaba por ahi o apedree iglesias RECIÉN AHI PUEDES HABLAR DE INTOLERANCIA MUTUA. así como los cristianos hablan de los homosexuales como aberraciones es lógico pensar la respuesta a la ignorancia de esta idea. ademas el decir que es ignorancia contradecir las cosas que ya comprobamos son ciertas no es intolerancia mientras no se obligue con violencia a aceptar las cosas. no busques argumentos light para manifestar tu rechazo a los homosexuales, que la homofobia no es solamente apedrear a un homosexual en una plaza publica.

  • que te den May 8, 2015

    Es curioso que al evocar al pasado, solo se argumente lo beneficioso y no el amplio espectro de lo que implica el pasado.

    • DraX May 8, 2015

      Es un post de propaganda a fin de cuentas, no esperes imparcialidad

  • NABUCODONOSOR May 8, 2015

    ¿Y las Marcianadas, ‘apá?

  • yanimeacuerdo May 8, 2015

    al final no debemos juzgar a los jotos, ya seran juzgados cuando ardan en las llamas del infierno…..
    xdxdxdXDXDXD sorry no pude evitarlo…el que entendio entendio de donde lo saque

  • Ana May 9, 2015

    Por eso yo no hago caso a las tradiciones. Es como eso del vestido de novia blanco; que surgió como una moda debido a que la reina Victoria se caso de blanco.

  • parsdv2 May 11, 2015

    jaja la humanidad C-A-G-A-N-D-O-L-A desde el pricipio de los tiempos

Formulario de comentarios

Send this to friend