4 datos siniestros sobre canibalismo

Está de más decir que el canibalismo es un tema en extremo polémico, y por esta razón es un tema recurrente en Marcianos. Por otro lado, esa fascinación que provoca el tema se debe precisamente al hecho de que la práctica sea considerada un tabú por la mayoría de las culturas.

canibales ilustracion

Según Phil Edwards del sitio Vox, desde hace muchos años historiadores, antropólogos y científicos vienen estudiando el canibalismo en un intento por comprender el motivo de la práctica, quiénes pueden verse afectados por esta y cuándo tiene lugar. En seguida descubrirás algunas curiosidades tan sorprendentes como siniestras de la práctica de comerse a otras personas.

 

1 – El origen del término.

Antropofagia Canibalismo

El término “caníbal” se deriva de la palabra “caníbales” – la forma en que los conquistadores españoles llamaron a los caribes, los pueblos que habitaban las Antillas Menores, cuando llegaron al lugar. Pues según los europeos, los nativos devoraban los cuerpos de sus enemigos en forma ritual, aunque existe cierta controversia sobre esta historia.

Algunos investigadores creen que los caribes no eran caníbales pero, como se mantenían en pie de guerra contra colonizadores de varios países europeos, el rumor posiblemente fue esparcido por los españoles para producir miedo entre los conquistadores “recurrentes”. Por otra parte, hay evidencia de que los caribes guardaban partes corporales del enemigo como trofeos de guerra, por este motivo, el canibalismo no puede ser descartado en su totalidad.

 

2 – Hoy por ti, mañana por mí.

Ilustración del canibalismo ritual de los Tupi

Ilustración del canibalismo ritual de los Tupi

Uno de los registros históricos más antiguos sobre el canibalismo proviene de finales del siglo XVI, y describe las prácticas del pueblo Tupi – en Brasil. Según el documento, la tradición de devorar cuerpos humanos había sido transmitida a través de varias generaciones, y muchas veces los nativos convivían con los cautivos durante varios meses antes de comérselos.

Y durante ese tiempo compartido, tanto prisioneros como “anfitriones” cantaban canciones en las que lanzaban provocaciones y amenazas sobre el futuro banquete. El contenido de estas provocaciones generalmente hacía referencia al hecho de que, así como el cautivo sería devorado por los miembros de la tribu, en otro momento podía suceder lo contrario. Una especie de moraleja del tipo “el cazador cazado”.

 

3 – Selección natural.

La mayoría de los seres humanos está evolutivamente programada para evitar el canibalismo, esto atiende a razones puramente biológicas. Según pudimos ver en el punto 3 del artículo 8 raras mutaciones genéticas, comerse a otros seres humanos, especialmente el cerebro, puede provocar una enfermedad conocida como kuru.

canibales

Este padecimiento es similar a la enfermedad de las vacas locas y sucede como resultado de la transmisión de priones, proteínas patógenas presentes en el cerebro de los enfermos capaces de interactuar con el material genético de los infectados. El kuru es incurable y los primeros síntomas son fuertes temblores corporales. El cuadro clínico empeora y termina con una inevitable y dolorosa muerte.

La enfermedad se identificó por vez primera en la década del 50 entre los miembros de la tribu Fore, de Papúa Nueva guinea. Una de las costumbres entre los miembros de la tribu era comer el cerebro de sus muertos como una forma de honrar al difunto y limpiar sus espíritus. Debido a esta práctica la infección de kuru se diseminó ampliamente entre los Fore a tal grado que, en determinado momento, casi no quedaban mujeres en la tribu (parece que la enfermedad tiene predilección por las féminas).

Lo positivo del tema es que algunos individuos de la comunidad han desarrollado una mutación genérica que les impide contagiarse de kuru. Esto significa que los Fore comenzaron a adaptarse genéricamente – a través de la selección natural – para comerse a otras personas. Afortunadamente, en los últimos años se han suscitado varios cambios sociales y políticos en el país, y la práctica de devorar los restos de los difuntos es cada vez más extraña.

 

4 – La última opción.

Resulta prácticamente inevitable pensar en el canibalismo y no sentir escalofríos al recordar las macabras historias que hemos conocido a lo largo de la historia. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existen pueblos que practican el canibalismo como una parte muy arraigada de su cultura – como los Fore, que describimos anteriormente –, pero también es verdad que, en determinadas circunstancias, algunas personas se han visto obligadas a consumir carne humana para sobrevivir.

En estos casos, los antropólogos argumentan que el término más adecuado es “antropofagia” – en lugar de “canibalismo”–, ya que no se trata de un hábito alimenticio, sino de una necesidad. Y existen diversos casos famosos a través de la historia de individuos que, en momentos de desesperación, tuvieron que saciar el hambre alimentándose de otros humanos.

sobrevivientes andes fuerza aerea uruguay

Uno de estos casos fue el de los sobrevivientes del vuelo 571 de la Fuerza Aérea de Uruguay que cayó en los Andes en 1972. La aeronave transportaba 45 pasajeros, y los que sobrevivieron a la caída y a las condiciones extremas del lugar, tuvieron que alimentarse de la carne de sus compañeros de vuelo muertos para sobrevivir durante los más de dos meses que estuvieron perdidos hasta que finalmente fueron rescatados.

Otro caso espeluznante fue el de la Expedición Donner, cuyos integrantes quedaron atrapados por la nieve en las montañas de la Sierra Nevada en los Estados Unidos – situada entre los estados de Nevada y California – durante casi un tercio de año. Todo tuvo lugar en 1846, con un grupo compuesto por 86 personas.

expedicion inmigrantes

Una vez que agotaron los suministros, los viajeros pasaron a alimentarse de los huesos hervidos de animales muertos e incluso de un perro domesticado, pero tuvieron que empezar a comerse la carne de los que iban muriendo. Tan solo 46 personas del grupo original sobrevivieron a la tragedia. Fuente Phil Edwards/Vox

Cultura General

Artículos Relacionados

  • hassan Jun 25, 2015

    tsss lo del Kuru si esta feo, hay videos en youtube de como los fore le decian el morir de risa o Kuru, el cerebro de las personas infectadas quedaba literalmente destruido, segun lei afectaba mas a mujeres y niños por que al comerse el cerebro, (ya que los musculos se lo reservaban los hombres), las mujeres y niños comian los cerebros y es ahi donde se hacia el intercambio de los misteriosos priones. Buen post Hery.

  • que te den Jun 25, 2015

    En la cuarta agregaría a los valientes soviets que tuvieron que alimentarse de sus familiares y conocidos para sobrevivir del asedio alemán.

  • bob ruiz Jun 25, 2015

    También agrega a los Psicópatas y asesinos seriales que devoran a sus víctimas. Excelente post, como siempre!

  • nene Jun 26, 2015

    tambien agrega a Hannibal Lecter del Silencio de los inocentes

Formulario de comentarios

Send this to friend